LA JOVEN JANE AUSTEN (2)

  29 Enero 2008

 lajovenjaneausten0.jpg

Título original:

Becoming Jane

País, año:

España/Gran Bretaña/Francia, 2007

Dirección:

Julian Jarrold

Intérpretes:

Anne Hathaway, James McAvoy, Maggie Smith, Julie Walters, James Cromwell, Ian Richardson

Guión:

Kevin Hood, Sarah Williams

Producción:

Ecosse Films

Fotografía:

Eigil Bryld

Música:

Adrian Johnston

Montaje:

Emma E. Hickox

Duración:

120 minutos

Factoría Disney
Escribe Gloria Benito

A finales de 2007 se estrenó en las salas españolas La joven Jane Austen, dirigida por Julian Jarrold, con años de experiencia en la televisión y escasa filmografía (Kinky books, 2005). La película pretende ilustrar un dato aportado por Jon Spence, el biógrafo de Jane Austen, sobre las relaciones amorosas, tan reales como intensas, entre la escritora y el joven irlandés Tom Lefroy.

lajovenjaneausten3.jpgEste hecho aspira a convertirse en el núcleo generador de esta pseudobiografía centrada en un aspecto parcial de la vida de la autora y con pretensiones de enriquecer la visión de los aficionados a la lectura de sus obras. La historia se desarrolla en los verdes e idílicos paisajes ingleses, donde habita la burguesía rural victoriana de los comienzos del siglo XIX, y donde  una Jane Austen juvenil comparte felices veladas con su familia y amigos. Allí conocerá a Tom Lefroy y, tras superar cierta antipatía inicial debida a la fuerte personalidad de ambos, surgirá un amor sin futuro posible, dada la falta de recursos económicos del novio.

En este argumento reconocemos uno de los temas más recurrentes en las novelas de Jane Austen: la contradicción entre la necesidad de los matrimonios por conveniencia y la reivindicación de la libertad del amor. El problema de la película es que está construida sobre un guión reduccionista, que gira alrededor de la anécdota amorosa y descuida otros aspectos psicológicos y sociales muy necesarios para comprender en profundidad la vida y la época en que vivió la autora.

Se trata, pues, de una visión amable y muy comercial,  que trivializa la circunstancia de la que arranca, y traslada al espectador  una idea muy simple sobre una sociedad llena de emociones y matices. El guionista Kevin Hood, también procedente de la televisión, sobrevuela los conflictos pero no penetra en ellos, picotea en los temas pero no plantea a fondo ninguno.

lajovenjaneausten1.jpgSalvo esta superficialidad, la película no carece de otros méritos. Como en otras ocasiones, la fotografía y los actores salvan el filme, que se deja ver sin tedio ni sobresaltos. Tanto Anne Hathaway (El diablo se viste de Prada) en el papel de Jane Austen, como James McAvoy (Las crónicas de Narnia, El último rey de Escocia) como Tom Lefroy, encarnan sus personajes con sensibilidad y verosimilitud.

Hay también dos ideas interesantes, que lamentablemente no llegan a desarrollarse plenamente: una es la relación entre literatura y vida mediante la inserción de algunos diálogos procedentes de Orgullo y prejuicio; y otra es la ironía de la autora como parte importante de su vida y de su obra. Este último aspecto es fundamental para entender las novelas de Jane Austen, escritora plenamente consciente del final de un romanticismo hiperbólico y desmesurado y su actitud irónica ante el mismo. En este sentido, Orgullo y prejuicio sería una gran broma, un guiño divertido en el que las tramas amorosas acaban felizmente porque en la vida no sucede así. Algo de esta idea se apunta en la película, pero como otras, no tiene relieve especial en el argumento, por lo que al espectador poco atento le pasa desapercibida.

lajovenjaneausten2.jpgEchamos de menos a directores como Ang Lee (Sentido y sensibilidad) e incluso añoramos la serie de la BBC de 1955.  Joe Wright no los alcanzó en su reciente versión de Orgullo y prejuicio a pesar de su dominio de los planos secuencia y los travellings, de los que abusa en la última y oscarizable Expiación...

Estaremos atentos a Miss Austen regrets, la serie que prepara la BBC para este año. Ojalá podamos disfrutarla.