¡Piratas! (3)

  21 Agosto 2012
Una divertida aventura para toda la familia 

Piratas-1Siempre me ha fascinado la magia tan especial que destila la animación fotograma a fotograma y, en esta era de prodigios técnicos generados por ordenador, me parece francamente admirable que todavía haya personas dispuestas a invertir la enorme cantidad de tiempo, esfuerzo y medios que requiere un largometraje en stop-motion. Y es que no hay que olvidar que cada segundo de animación implica 24 cambios apenas perceptibles con sus 24 fotografías, una gran cantidad de talento y la paciencia de un santo.

Aardman Animations, compañía fundada en 1972 por Peter Lord y David Sproxton, ha conseguido modernizar, a base de mucho trabajo, la vieja técnica de la animación fotograma a fotograma aplicada especialmente a modelos de plastilina (claymation). Sus creaciones representan la quintaesencia de Gran Bretaña y su última producción, ¡Piratas! (The Pirates! In An Adventure With Scientists, Peter Lord y Jeff Newitt, 2012), no es una excepción.

También saben que lo que forma parte de su esencia, tan británica, resulta peligroso desde el punto de vista comercial. Debe ser por esto que han cambiado el título original (una aventura con científicos) para su estreno en Estados Unidos, donde los piratas se convierten en “una banda de inadaptados”.

El éxito en taquilla determinará la realización de una secuela y quizás han querido poner de relieve/advertir al público de ese todopoderoso país que se van a enfrentar al excéntrico sentido del humor de la isla. Al parecer, a pesar de los Oscar recogidos por Wallace & Gromit, el público estadounidense sólo responde bien si existe un personaje importante americano, como Mel Gibson en Evasión en la granja (Chicken Run, Nick Park y Peter Lord, 2000). Así de triste.

¡Piratas!, que ha llevado cinco años completar gracias a la labor de 525 personas, incluyendo 33 animadores, avanzó a razón de cuatro segundos de acción a la semana. Es la primera vez que los estudios Aardman, basados en Bristol, emplean la tecnología 3D y parece estar cosechando un éxito considerable en los países en los que se ha estrenado aprovechando las vacaciones de Semana Santa. Sin duda, resulta atractiva tanto para los niños como para sus progenitores. Su salida en España, prevista para el 20 de julio, será una excusa perfecta para refugiarse durante una ingeniosa hora y media en una sala con aire acondicionado.

Piratas-4

Basada en la novela corta de Gideon Defoe, también autor del guión, la historia es muy simple: un entusiasta pero inepto capitán pirata (llamado Capitán Pirata, Hugh Grant sacado de su retiro) y su desafortunada tripulación deciden, a pesar de lo que se levanta en su contra, ganar el codiciado premio al Pirata del Año, para lo cual deben reunir el mayor botín. Tras varios estrepitosos fracasos, dan con Charles Darwin (“Dr Who”, David Tennant), quien convence al pirata de que su amado “loro” Polly es la clave para conseguir riquezas inimaginables. A pesar de las sospechas del segundo de a bordo (“Watson”, Martin Freeman), se lanzan a una aventura que los conduce a las nebulosas aguas del Londres victoriano. Cuando las verdaderas intenciones de Darwin y de la malvada reina Victoria (Imelda Staunton) quedan al descubierto, Capitán Pirata deberá escoger entre la gloria que tanto ha soñado o permanecer fiel a sus valores y a su tripulación.

Aunque cuando era un veinteañero se ganaba la vida poniendo “voces tontas” en anuncios publicitarios, se trata de la primera incursión de Hugh Grant en el mundo de la animación. Como él, todos los actores que prestan sus voces a los muñecos de plastilina realizan una labor encomiable, si bien a varios de ellos no se les ofrecen tantas oportunidades para brillar como hubiera resultado deseable.

Queda la sensación de que nos hubiera gustado que algunos de ellos se hubieran desarrollado más, como Martin Freeman o Ashley Jensen y su Pirata sorprendentemente curvilíneo. También cabe destacar que la música, muy bien elegida, huya de tópicos, desde The Clash a The Flight of the Conchords, Strauss y Supergrass.

Además de una producción cuidadísima con una increíble atención al detalle y el humor absurdo tan típicamente inglés, surreal y descabellado, ¡Piratas!, como todas las creaciones de los estudios Aardman, amalgama géneros y referencias. Aquí, por ejemplo, vemos a Polly paseando por la mesa en una clara alusión a la famosa escena del banquete de La parada de los monstruos (Freaks, Tod Browning, 1932), cuando Koo Koo baila sobre la mesa con un traje de plumas; y la imagen de John Merrick, el hombre elefante, tan unida al Londres victoriano en la fantástica película de David Lynch. Menos familiar para el público internacional resulta la insignia del programa infantil de la BBC Blue Peter que luce uno de los piratas.

Piratas-3

No deja de resultar ligeramente subversivo jugar con la versión de la historia comúnmente aceptada. Darwin, respetado padre de la ciencia moderna, aparece aquí como un joven inseguro de motivaciones discutibles y oscuras intenciones. La reina Victoria, lejos de su imagen de matriarca al servicio de su vasto imperio, queda retratada como una mujer detestable. Y esto en un año en el que se celebra el aniversario de otra monarca que va camino de desbancarla en el reinado más largo de la historia británica.

Incluso podríamos ir más lejos y leer esta película como una lección sobre los peligros del capitalismo, una visión donde la civilización humana es una banda de piratas en una aventura con científicos sin escrúpulos abocada a acabar con el planeta; o una crítica a los gobernantes del mundo, más interesados en mantener sus ridículos privilegios y modos de vida ligados al elitismo de las sociedades secretas que en velar por el bien de su pueblo.

Si bien son muchas las virtudes de esta película y el desafío técnico es para quitarse el sombrero, sus 88 minutos resultan demasiado largos para lo que se narra. Echo de menos, y mucho, la presencia de Nick Park, con su notorio sentido del ritmo en las escenas de acción y unos guiones mucho más ajustados. Es, sospecho, lo que le hubiera proporcionado a ¡Piratas! el empuje que necesita y lo que hace que no esté a la altura de las historias protagonizadas por Wallace & Gromit o las gallinas de Evasión en la granja.

Se trata, en cualquier caso, de un producto recomendable y conviene prestar atención a los créditos finales, una oportunidad para apreciar algunos de los detalles y bromas más sutiles que nos pueden haber pasado desapercibidos. Ah, y la necesaria aclaración final: “Ningún Dodo resultó extinto durante la realización de esta película”.

Escribe Lucía Solaz Frasquet

Piratas-5

Título ¡Piratas!
Título original The pirates! Band of misfits
Director Peter Lord y Jeff Newitt
País y año Reino Unido y USA, 2012
Duración 103 minutos
Guión Gideon Defoe
Diseño Norman Garwood
Música Theodore Shapiro
Distribución Sony Pictures Relasing de España
Doblaje original Hugh Grant, Brendan Gleeson, Jeremy Piven, Salma Hayek, Martin Freeman, David Tennant, Ashley Jensen, Imelda Staunton.
Fecha estreno 17/08/2012
Página web http://www.sonypicturesreleasing.es/watch/piratas