NOCTURNA (3)

  17 Enero 2008
 nocturna0.jpg

Título original:

Nocturna, una aventura mágica

País, año:

España-Francia, 2007

Dirección:

Víctor Maldonado, Adrián García

Intérpretes:

Imanol Arias, Carlos Sobera, Natalia Rodríguez (doblaje)

Guión:

Adrián García, Víctor Maldonado

Producción:

Castelao Producciones, Bren Entertainment

Fotografía:

Dibujos animados

Música

Nicolás Errera

Montaje:

Félix Bueno

Duración:

80 minutos

Imaginación y fantasía en la animación española
Escribe Daniela T. Montoya

Las películas de animación están en clara desventaja frente a las producciones con personajes de carne y hueso. Ya no sólo porque el proceso (y coste) de producción se prolonga fácilmente varios años, sino también porque el público tiende a asociar este tipo de realizaciones con películas dirigidas al público infantil. De esta forma, las posibilidades de distribución quedan muy limitadas y, con ello, las opciones de recuperar la inversión realizada.

nocturna1.jpgPero éste no ha sido el caso de la película de factura española Nocturna (2007). Con su paso por Venecia, y su posterior inauguración de Animadrid, Nocturna ha tenido la opción de demostrar su calidad llegando a proyectarse por todo el territorio español y buena parte del extranjero. Aunque la fecha de estreno, semanas antes de las vacaciones navideñas (período de especial afluencia de público), seguramente ha mermado sus posibilidades.

El planteamiento narrativo de Nocturna parte de la idea de viaje como proceso de cambio. El jovencito Tim se sumerge en una aventura especial que conllevará, una vez superadas las pruebas y, por tanto, conseguido el objetivo, modificar su percepción del mundo. Situados en un colegio o un internado de cualquier urbe europea, la historia transcurre en una noche. Una concisa introducción diurna, en la que un accidente jugando con la pelota desvela el miedo paralizante de Tim, nos sirve para diferenciar al protagonista del resto de niños. Enseguida llega la hora de dormir, pero, a diferencia de sus compañeros, Tim ha de realizar sus rituales para aplacar su miedo. Así, desmarcándose del ritmo del resto de compañeros, descubre algo inverosímil. Un hecho apocalíptico. Las estrellas están desapareciendo. Y, si todas las estrellas se apagan, entonces se hará la oscuridad absoluta.

nocturna3.jpgCo-producción hispano-francesa, Nocturna se enmarca en la tradición clásica del dibujo de línea para recrear el extraño y fantástico mundo de la noche. Personajes desproporcionados, que nos remiten a Bienvenidos a Belleville (Les triplettes de Belleville, 2003), son imaginados por los dos jóvenes directores de la película, Víctor Maldonado y Adrià García. Ambos reconocen la influencia en su trabajo de Hayao Miyazaki.

Y seguramente sea este significativo referente el responsable indirecto de la carga simbólica de Nocturna. En ella, Tim, deberá traspasar los límites de lo convencional para llegar a comprender el funcionamiento de la realidad. Con la excusa de hacer frente a su miedo a la oscuridad, será precisamente adentrándose en este mundo paralelo, cuando descubrirá todo un elenco de seres pintorescos dedicados en cuerpo y alma a que funcione la “maquinaria” que genera la noche. El pastor de gatos, el señor Moka, los señores bombilla, las despeinadoras de sueños, la orquesta de sonidos, etc. Todos ellos conforman un orden fascinante que da una explicación fantástica al mundo desconocido de la noche.

nocturna2.jpgPelícula poética, cuya complejidad simbólica la hace adecuada tanto para adultos como para niños, sobresale de los convencionalismos de las producciones de animación (e incluso sobrepasa la banalidad de numerosas películas filmadas). Alejada de las moralinas y las coreografías musicales que caracterizan las películas de Walt Disney, Nocturna sitúa su fuerza emotiva en el diseño estético. El predominio de colores fríos y el uso de una iluminación expresionista son los recursos básicos para generar dramatismo. Mientras que la caracterización de los personajes fluye entre la candidez, la simpatía y la rebeldía, quedando la “maldad” representada por una masa informe.

Porque la oscuridad, y lo que en ella acontece, no es especialmente escabrosa ni terrorífica, como ocurre en los dibujos góticos de Tim Burton. Sino que es un mundo mágico. Es sólo su desconocimiento, el no saber qué está ocurriendo o qué genera tal ruido, lo que produce temor (¿lectura infantil del mito de la caverna de Platón?). Los personajes que Tim encuentre en su deambular por los tejados y las calles le ayudarán, le guiarán, le impulsarán para que él sea el héroe de su particular aventura.