VIRGEN A LOS 40 (1)

  17 Enero 2008
 virgen_1.jpg
Título original: The 40 year-old virgin
País, año: Estados Unidos, 2005
Dirección: Judd Apatow
Intérpretes: Steve Carell, Catherine Keener, Paul Rudd, Romany Malco, Seth Rogen, Elizabeth Banks, Leslie Mann, Jane Lynch, Gerry Bednob, Shelley Malil, Kat Dennings
Guión: Judd Apatow, Steve Carell
Producción: Judd Apatow, Clayton Townsend y Shauna Robertson
Fotografía: Jack Green
Música Lyle Workman
Montaje: Brent White
Duración: 116minutos

El drama de la crítica española
Escribe Mister Kaplan

virgen_2.jpgDurante la segunda mitad del año 2007, un movimiento pareció invadir las revistas cinematográficas “serias” de nuestro país: continuos artículos ensalzando al nuevo rey de la comedia, al sucesor de Blake Edwards, al hombre que ha roto moldes (y taquillas) en Estados Unidos. El gran Judd Apatow.

Alarmados por nuestra ceguera crítica y ante la inminencia de la reaparición de Encadenados en el mercado de las revistas (¿serias?), nos hemos visto obligados a ponernos al día. Al igual que el boss ha visto Supersalidos (je, je), este cronista jubilado, por orden del boss, se ha visto obligado a rescatar de las estanterías más polvorientas (en todos los sentidos) de un videoclub su anterior obra maestra: Virgen a los 40

Y la sorpresa se ha consumado.

virgen_3.jpgVeréis, no es tan mala como el título indica. No es tan lamentable su argumento como su título hace presagiar. De hecho no es una comedia. Es un drama muy serio, eso sí, muy mal hablado y con algunos gags históricos (unos por lo malos que son, otros porque sí, hacen reír). También cuenta con un monolítico y televisivo Steve Carell (¿también el nuevo rey de la comedia en sustitución del cada vez más desorientado Jim Carrey?), que ya ha dado el gran "salto" a cosas más serias de la mano de Sigo como Dios (otra que tal).

Pero de ahí a decir que este señor es un genio...

Apatow cuenta a su favor con haber tenido éxito no ofreciendo lo que los más vulgares ofrecen a los jovencitos descerebrados norteamericanos que llenan las salas de cine (es decir, más jovencitos descerebrados corriendo tras las bragas de alguna tetona no menos descerebrada). De hecho, Apatow ofrece aquí una reflexión sobre la “dureza” de las relaciones humanas (en todos los sentidos), sobre la presión del entorno a la hora de mantener una imagen de “hombre” (en casi todos los sentidos) y sobre la dificultad de ser coherente con uno mismo (y con su “circunstancia”).

Correcto. Hay algo más que una comedia descerebrada. Pero muy poco más. Porque los elementos de esas comedias fáciles, carentes de gracia, desmedidas, machistas, torpes y concebidas para un consumo rápido (y un olvido aún más rápido) siguen estando presentes, aunque no exclusivamente. Es muy poca la diferencia, aunque la hay. Y eso dota de cierta gracia a la propuesta, pero poco, muy poco más.

Aunque sí, hay una sorpresa, y tiene gracia.

virgen_5.jpgLa mayor verdad y lo único que tiene gracia (y no es una comedia, sino un auténtico drama) es comprobar el nivel de la crítica cinematográfica en este país: ya no hay análisis, ya no hay estudio... todo se limita a valorar sin más un título o un director, y afirmar sin ningún rubor que está al nivel de, pongamos, Blake Edwards, con el cual coincide en cierto estudio de la falta de madurez masculina frente a la mujer, sobre todo llegada la “cuarentena” (que como todo el mundo sabe se produce cuando el hombre llega a los cuarenta). Y ya está, como hay una coincidencia temática con un “grande”, pues ya tenemos a otro “grande”.

Eso sí que es imaginación.

Habría que hacer un estudio serio sobre esos señores que aporrean teclas y degustan martinis en las premieres sin alcanzar a distinguir la diferencia entre unos y otros, sólo así se entiende que Judd Apatow pueda ser considerado el nuevo rey de la comedia.

Un auténtico drama.