Jane Eyre (4)

  02 Diciembre 2011
Contenida e inteligente adaptación de una historia universal 

janeeyre00La novela de Charlotte Brontë, publicada bajo pseudónimo en tres volúmenes en 1847, fue adaptada al cine por primera vez en 1910. Desde entonces, han sido muchas las versiones cinematográficas, televisivas, radiofónicas, teatrales y musicales de esta historia. Al igual que las obras de Jane Austen, ha inspirado también numerosas secuelas, precuelas y otros productos derivados.

Esta película, coproducción entre BBC Films, Focus Features y Ruby Films, propone una nueva lectura de una obra que causó revuelo en su época por su carácter feminista y que hoy se considera un clásico de la literatura en lengua inglesa. ¿Cómo sabe uno que se encuentra frente a un clásico? En primer lugar, no importa las veces que hayamos leído el libro o visto sus diversas adaptaciones a varios medios, la historia continúa atrayéndonos con fuerza irresistible. En segundo lugar, lo que cuenta, aunque se escribiera hace siglos o incluso milenios, continúa siendo vigente.

Nadie puede negar la influencia de un texto que une elementos autobiográficos, feminismo, crítica social, reflexión moral y romance gótico.

Jane Eyre es una huérfana de diez años a cargo de su cruel tía política. Cuando cuestiona la injusticia con la que se le trata, acaba en un internado para niñas regentado por el pastor Brocklehurst. A pesar de las inhumanas condiciones a las que las somete Brocklehurst, Jane encuentra en la señorita Temple lo más parecido a una madre y maestra. También le afectará su amistad con Helen Burns, una compañera cargada de confianza en Dios y fe genuina que muere de tuberculosis en sus brazos. A los dieciocho años, Jane encuentra trabajo como institutriz de una niña francesa. La señora Fairfax la recibe con calidez y le habla del señor Rochester, quien sólo visita Thornfield Hall de vez en cuando. Desde lo alto de la mansión llegan sonidos extraños. La llegada de Rochester, atractivo, abrupto y arrogante, cambiará todo.

El magnífico guión de Moira Buffini asume la nada fácil tarea de condensar una novela en dos horas sin esclavizarse ni traicionar la fuente original. Mantiene el espíritu y los inteligentes duelos verbales entre los protagonistas aportándole un toque más moderno a través de su estructura en flashback.

El californiano Cary Joji Fukunaga consiguió reconocimiento con su primer filme como director y guionista, Sin nombre (2008), donde narraba en castellano las experiencias que conocía de primera mano de inmigrantes procedentes de Centroamérica. En Jane Eyre, el director se centra en los aspectos más oscuros de la historia, remarcando su carácter gótico, la mansión medieval y los páramos del norte de Inglaterra donde también se desarrollaba Cumbres borrascosas, la única novela de Emily Brontë. Su dirección es elegante y sutil a la vez que moderna. A destacar las delicadas escenas que muestran, en conjunción con la primavera, la pasión física entre los protagonistas.

janeeyre02

La elección de Mia Wasikowska y Michael Fassbender resulta todo un acierto. La joven actriz australiana, mucho más cómoda de lo que la viéramos como Alicia en la película de Burton, es posiblemente la mejor encarnación de Jane Eyre que existe hasta la fecha. Tanto Wasikowska como Fassbender son capaces de expresar el tormento que sufren sus personajes sin necesidad de grandes escenas cargadas de drama. El resto del reparto, desde la gran Judi Dench como el ama de llaves, hasta Jamie Bell como el envarado St. John Rivers y Sally Hawkins como la señora Reed, resultan igualmente notables de un modo muy curioso, es decir, precisamente porque destacan sin destacar.

Todos los elementos de la película, exquisitos como son, están puestos al servicio de la historia y los personajes, desde la sutil dirección a la música de Dario Marianelli, el vestuario de Michael O’Connor, el montaje de Melanie Oliver, el diseño de producción de Will Hughes-Jones y la fotografía de Adriano Goldman, que le saca el máximo partido a la luz natural, las localizaciones y el desolado paisaje de los páramos de Yorkshire.

Este es, en mi opinión, el gran acierto del joven Fukunaga, permitir que la historia y los personajes creados por Charlotte Brontë hablen por sí mismos, como la propia Jane, de un modo tan discreto como contundente. Fukunaga evita cualquier tipo de exceso y estridencias, sin ceder a la tentación de que la labor de tan soberbio reparto y equipo le resten protagonismo al personaje central.

Podríamos discutir durante horas las virtudes de Charlotte Brontë y los temas que aborda en su novela, pero aquí sólo haremos referencia a unos cuantos en relación con la película que nos ocupa.

janeeyre01

Como decíamos, la historia es pionera en su declaración de igualdad entre hombres y mujeres. En el contexto de la era victoriana, donde las mujeres se consideraban ciudadanos de segunda clase y sus perspectivas personales y profesionales eran prácticamente nulas, la voz de Jane Eyre se alza con valentía contra la injusticia que percibe a su alrededor.

Charlotte Brontë, hija de un pastor anglicano, habla también de la dignidad del ser humano, del autorrespeto y de los distintos niveles de religiosidad. Denuncia la hipocresía religiosa de Brocklehurst y, frente al puritanismo y frío sentido del deber de St. John Rivers, contrapone el corazón puro de Helen Burns, la amiga de la infancia que perdona a aquellos que abusan de ella y sienta un ejemplo para la protagonista.

Mia Wasikowska abraza su personaje y su lucha por encontrar el equilibrio entre la pasión y su propio código de conducta, que no se atiene a ninguna religión en particular, sino a una espiritualidad personal. Jane sabe que, pese a las circunstancias de su nacimiento, su alma es igual a la de Rochester y extiende esa igualdad ante Dios a su cuerpo mortal, reivindicando su independencia y la capacidad de pensar y decidir por sí misma.

La joven, que no cuenta con belleza ni posición social, se enfrenta a una sociedad patriarcal con las únicas armas que posee, su inteligencia, educación y valores morales, negándose con seria determinación a dejarse dominar por los personajes masculinos (Brocklehurst, St. John Rivers y Rochester). En su empeño por reafirmar su identidad, Jane es consciente, como decíamos, de que más allá de su cuerpo mortal su alma tiene tanto valor como la de cualquier hombre, lo que le proporciona la fuerza y la convicción necesarias para insistir en ser tratada como una igual.

También es consciente, a pesar de una infancia privada de afecto, de a qué tipo de amor y relación romántica aspirar. El respeto que siente hacia sí misma y la verdad de su alma le impide aceptar la relación ilícita que le propone Rochester o conformarse con el matrimonio desapasionado que le ofrece St. John Rivers.

janeeyre04

En contraste con el rigor moral de la protagonista encontramos en Edward Rochester al antihéroe propio del romanticismo. Como Heathcliff, está cargado de faltas: arrogante, dominante, falso y manipulador. Libertino confeso, trata de provocar los celos de Jane cortejando a la hermosa y sofisticada Blanche Ingram, engaña a la joven ocultando su estado civil y, cuando su intento de bigamia falla, pretende convertirla en su amante. Sin embargo, otras cualidades lo redimen, como su disposición a hacerse cargo de una niña que no es hija suya y las acciones altruistas que conducen al desenlace de la historia.

Se puede entender que, ante un material tan rico, a veces resulte necesario sacrificar ciertas escenas. El montaje del director tuvo que reducirse de dos horas y media a dos horas, algo que por desgracia afecta el resultado final. Es una pena que, tras la morosidad y el detalle con los que se nos cuenta gran parte de la historia, escenas cruciales como las de la boda, la revelación de la esposa loca en el ático y el reencuentro de los protagonistas resulten excesivamente precipitadas y faltas de emoción. El dominio y la contención que antes alabábamos van quizás demasiado lejos.

Se trata, en cualquier caso, de una de las mejores adaptaciones que conozco de Jane Eyre y sin duda acercará a las nuevas generaciones una historia de alcance universal.

El estreno en España está previsto para el 2 de diciembre.

Escribe Lucía Solaz Frasquet

 Título  Jane Eyre
 Título original  Jane Eyre
 Director  Cary Joji Fukunaga
 País y año  Gran Bretaña, 2011
 Duración  118 minutos
 Guión  Moira Buffini
 Fotografía  Adriano Goldman
 Música  Dario Marianelli
 Distribución  A contracorriente films
 Intérpretes  Mia Wasikowska, Jamie Bell, Michael Fassbender, Judi Dench, Sally Hawkins, Tamzin Merchant
 Fecha estreno  02/12/2011
 Página web  http://focusfeatures.com/jane_eyre