Rabbit hole (4)

  05 Junio 2011

Honesto estudio de dolor y supervivencia

rabbit-hole-0Becca y Howie Corbett (Nicole Kidman y Aaron Eckhart) formaban una familia feliz hasta que, ocho meses atrás, su hijo de cuatro años murió en un accidente de tráfico, transformando sus vidas y su relación para siempre.

Rabbit hole no es una película que apetezca ver, sobre todo en esta era en la que prima el entretenimiento fácil y la gratificación instantánea. Sin embargo, Nicole Kidman, productora del proyecto a través de su compañía Blossom Films, ha recibido justo reconocimiento por su interpretación, incluyendo nominaciones a los Golden Globe y Oscar, y eso es principalmente lo que atrae a los espectadores.

Tampoco el director, actor y escritor John Cameron Mitchell era la elección más obvia o segura para trasladar a la gran pantalla la compleja obra de teatro de David Lindsay-Abaire, ganadora del premio Pulitzer en 2007. Abierto sobre su sexualidad, Mitchell pertenece al grupo Radical Faeries, un movimiento que busca redefinir la identidad gay a través de la espiritualidad. Del cineasta, improbable hijo de un general mayor del ejército estadounidense, criado en bases militares en Alemania, Escocia y Estados Unidos y educación católica, proceden dos propuestas tan notables, arriesgadas y originales como Hedwig and the Angry Inch (2001), adaptación de su exitosa obra teatral que recibió el premio al mejor director en el Festival de cine de Sundance, y Shortbus (2006), un llamativo experimento con actores no profesionales y sexo explícito.

Cuando John Cameron Mitchell contaba catorce años perdió a su hermano de diez debido a una enfermedad cardiaca. La tragedia, repentina y inesperada, definió a la familia Mitchell, que todavía se está recuperando. Cuando Nicole Kidman lo escuchó hablar de su conexión con la historia, además de su intención de dirigirla con una presencia invisible, fue contratado.

Una vez superada la sorpresa inicial, uno puede ver los hilos conductores en sus tres trabajos como director. En las tres cintas encontramos momentos de profunda tristeza, pero también otros divertidos y conmovedores, en historias protagonizadas por personajes frágiles, trágicos y vulnerables en busca de su identidad.

El trabajo como director de Mitchell en esta película, por cierto, le supuso una nominación a los Independent Spirit Award de 2011.

A los que quedaron traumatizados con Antricristo (Antichrist, Lars Von Trier, 2009) les aliviará saber que el tratamiento de esta historia es muy diferente. En primer lugar, comienza ocho meses después de la tragedia, cuando la pareja está comenzando a despertar y a ver a través del dolor. En su intento por recuperar sus vidas, y en medio de conversaciones cargadas de culpa, recriminación, sarcasmo e ira reprimida, Becca y Howie descubren que su modo de enfrentarse a la devastadora pérdida es muy diferente. Becca se muestra emocionalmente fría y distante mientras agoniza por dentro. No encuentra ningún consuelo en la terapia de grupo, se siente atrapada en una casa llena de recuerdos y quiere mudarse. Mientras tanto, Howie se aferra a lo familiar y se esfuerza en mantener viva la memoria del niño.

rabbit-hole-1

Becca tiene que enfrentarse a las noticias del embarazo de su hermana y comienza a acercarse a su madre (la siempre magnífica Dianne Wiest), quien también perdió a un hijo, aunque en circunstancias muy diferentes. Es ella quien le dice: “El dolor nunca desaparece, pero su peso cambia, y en cierto momento se vuelve tolerable… como un ladrillo en el bolsillo”.

Howie quiere tener otro hijo y, ante el rechazo de Becca, contempla la posibilidad de iniciar una relación con una de las asistentes al grupo de apoyo (Sandra Oh). Becca empieza a ver en secreto a Jason (gran trabajo de Miles Teller), el adolescente que atropelló al niño.

Jason, igualmente afectado por el accidente, está terminando el instituto y es el autor de un cómic titulado Rabbit hole donde, en referencia a la madriguera de conejo por la que cae Alicia en Alicia en el país de las maravillas, explora el tema de los universos paralelos y las realidades alternativas. A Becca le atrae la idea y encuentra consuelo en su relación con el chico.

A pesar de lo ocurrido, Becca y Howie se dan cuenta de que la vida todavía sostiene una promesa de belleza, risa y felicidad. De los posibles caminos que se despliegan frente a ellos, ¿cuál será el que tome su relación?

rabbit-hole-3

La película, sin efectos especiales ni fuegos de artificio, se basa en el trabajo actoral y Nicole Kidman, Dianne Wiest y Miles Teller están más que a la altura de sus papeles. En contraste, podría decirse que a Aaron Eckhart le ha tocado el personaje menos lucido, más superficial que el de Becca, y hace lo que puede con un Howie incapaz de comprender el viaje emocional de su mujer.

El guión de Rabbit hole (a cargo del propio David Lindsay-Abaire) resulta más rico, con más matices y una mayor dimensión que la obra de teatro. John Cameron Mitchell, además de demostrar que es capaz de sobriedad y austeridad cuando la ocasión lo requiere, se revela una vez más como un inteligente observador de la naturaleza humana. Sin perder realismo y autenticidad, su mirada es tierna y compasiva al tiempo que conserva un muy necesario sentido del humor.

Rabbit hole recibió una ovación tras su estreno en septiembre de 2010 en el Festival Internacional de Cine de Toronto y es un misterio por qué todavía no se ha estrenado en España ni se conoce tampoco cuándo lo hará.

Escribe Lucía Solaz Frasquet

 Título  Rabbit hole
 Título original  Rabbit hole
 Director  John Cameron Mitchell
 País y año  Estados Unidos, 2010
 Duración  91 minutos
 Guión  David Lindsay-Abaire, basado en su obra
 Fotografía  Frank G. DeMarco
 Música  Anton Sanko
 Distribución  Wide Pictures
 Intérpretes  Nicole Kidman, Aaron Eckhart, Dianne Wiest
 Fecha estreno  Pendiente en España. Estrenada en Estados Unidos el 17/12/2010
 Página web