Cisne negro (3)

  25 Febrero 2011

Natalie Portman vende su alma

Cisne negro (Black Swan, Darren Aronofsky, 2010)Cisne negro (Black Swan, Darren Aronofsky, 2010) fue uno de los platos fuertes del 54 Festival de Cine de Londres. La vi en un pase de prensa, la sala abarrotada por supuestamente curtidos críticos que se encogían en sus asientos, se agarraban a los reposabrazos o directamente se tapaban los ojos.

En ocasiones, una obra “gana puntos” después de su visionado. El ejemplo más claro que recuerdo es La edad de la inocencia (The Age of Innocence, Martin Scorsese, 1993), que no me gustó demasiado en la sala de cine (sospecho que un proyeccionista demasiado distraído para enfocar esa tarde tuvo algo que ver). Más adelante, reflexionando sobre ella, fui apreciando cada vez más sus virtudes. Otras veces ocurre lo contario. Una película te tiene completamente cautivada en la sala, pero al rememorarla va perdiendo parte de su poder. Algo así experimenté con Cisne negro.

Pero vayamos por partes.

Con ecos de Las zapatillas rojas (The Red Shoes, Michael Powell y Emeric Pressburger, 1948), Aronofsky consigue una muy efectiva combinación de thriller psicológico y película de terror al estilo de Hitchcock, Cronenberg y el joven Polanski (Repulsión, 1965, viene claramente a la memoria).

El mundo de Nina (Natalie Portman), como el de otros muchos bailarines, gira exclusivamente en torno al ballet. Vive en Nueva York con su madre, una bailarina retirada (Barbara Hershey), que la trata como si fuera todavía una niña. Cuando el director artístico (Vincent Cassel) decide reemplazar a la prima ballerina de la compañía (breve aparición de Winona Ryder) en la nueva producción de El lago de los cisnes, se abre una competición feroz.

Nina resulta perfecta para interpretar la inocencia y belleza del cisne blanco, pero el director artístico quiere que la misma bailarina encarne al seductor y sensual cisne negro. Esto supone un auténtico reto para Nina, que ha conseguido una técnica perfecta a fuerza de autocontrol en todas las áreas de su vida y le cuesta relajarse y dejarse llevar.

Con ecos de Las zapatillas rojas (The Red Shoes, Michael Powell y Emeric Pressburger, 1948), Aronofsky consigue una muy efectiva combinación de thriller psicológico y película de terror

Además de la presión del mefistofélico director artístico, Nina tiene una gran rival en la recién llegada Lily (Mila Kunis), quien baila con menor técnica pero más pasión, come, bebe, disfruta de su sexualidad y resulta perfecta como cisne negro. Luchando por escapar del dominio de su madre, llevada por su ambición y el deseo imposible de alcanzar la perfección, Nina abraza su parte oscura con tal abandono que su ya frágil estado mental comienza a deteriorarse sin remedio.

Aronofsky declara que después de explorar la “más baja de las artes” en El luchador (The Wrestler, 2008), quiso aproximarse a “la más elevada de las expresiones artísticas”. Como el personaje de Mickey Rourke, los bailarines someten sus cuerpos a todo tipo de tormentos en nombre de su arte.

El cineasta no tardó en comprobar que infiltrarse en el hermético mundo del ballet no resulta tarea nada fácil. Sin embargo, los premios y nominaciones, el éxito de taquilla y el reconocimiento general que está recibiendo el filme, el director, sus intérpretes y otros miembros del equipo deben estar compensando la dureza de la producción.

elcisnenegro01

Natalie Portman, la columna vertebral de la película, ya ha cosechado entre otros un merecido Globo de Oro por su interpretación y una nominación a los premios Oscar. Estudiante de ballet desde los cuatro añitos, Natalie Portman ha seguido practicando mientras estudiaba en Harvard, rodaba películas y participaba en causas benéficas. Sin embargo, la preparación que necesitaba para esta película iba más allá. Apenas cuarenta kilos de puro músculo y hueso en esta película, entrenó durante diez duros meses para meterse, literalmente, en la piel de Nina. Su fragilidad y dedicación trascienden la pantalla en una interpretación extraordinaria. Se podría incluso decir que hay ecos en ella de su personaje, dispuesta a cualquier sacrificio para alcanzar la perfección artística.

En una nota rosa, esta película, además de reportarle un enorme reconocimiento a la joven actriz, también la ha llevado a conocer a su futuro marido y padre de su hijo, el bailarín y coreógrafo francés Benjamin Millepied. Encargado de entrenarla junto a Mila Kunis, aparece en escena en un breve papel como bailarín.

Se trata de una película de múltiples registros que no deja indiferente. No obstante, como decía antes, su impacto parece diluirse con el paso del tiempo simplemente porque está basado en el sensacionalismo. Junto al “noble arte del ballet” y la genial música de Tchaikovski, asistimos a un cuidadoso cóctel de ambiciones desmedidas, obsesiones, fragilidad física y mental, alucinaciones y pérdidas de la noción de realidad, autodestrucción, violencia, sexo, drogas, peleas entre chicas y toques sáficos.

elcisnenegro06

El espectáculo y la diversión están garantizados, pero también contiene varias inconsistencias difíciles de ignorar (¿cómo logra Nina bailar la escena final con un cristal clavado en el abdomen?), por no mencionar la eterna y simplista dualidad femenina de la virgen o la puta, ángel o demonio. Por amor de Dios, a ver si superamos eso de una vez.

No negaré que se trata, como comentaba antes, de una muy efectiva combinación de thriller psicológico y película de terror capaz de mantener al espectador en gozosa tensión durante sus 108 minutos. ¿Una obra de arte? ¿La mejor película del año? Definitivamente no.

Pero, ¿quién sabe? Si CSI, por poner un ejemplo, ha logrado un aumento en el interés de los universitarios en la investigación y en la medicina forense, quizás Cisne negro contribuirá a interesar a las jóvenes generaciones en una forma artística bajo amenaza constante. 

Escribe Lucía Solaz Frasquet

 Título  Cisne negro
 Título original  Black Swan
 Director  Darren Aronofsky
 País y año  Estados Unidos, 2010
 Duración  103 minutos
 Guión  Mark Heyman, Andres Heinz
 Fotografía  Matthew Libatique
 Música  Clint Mansell
 Distribución  Hispanofox film
 Intérpretes  Natalie Portman, Mila Kunis, Christopher Gartin, Winona Ryder, Sebastian Stan
 Fecha estreno  11/01/2011
 Página web  www.foxsearchlight.com/blackswan