PIRATAS DEL CARIBE. EN EL FIN DEL MUNDO (0)

  07 Enero 2008
 piratas_1.jpg
Título original: Pirates of the Caribbean: At world´s end
País, año: USA. 2007
Dirección: Gore Verbinski
Intérpretes: Johnny Depp, Orlando Bloom, Keira Knightley, Bill Nighy, Geoffrey Rush, Chow Yun Fat, Stellan Skarsgård, Naomi Harris, Tom Hollander, Jonathan Pryce
Guión: Ted Elliot, Terry Rossio
Producción: Walt Disney Pictures, Jerry Bruckheimer Films
Fotografía: Dariusz Wolski
Música Hans Zimmer
Montaje: Stephen E. Rivkin, Craig Wood
Duración: 107 minutos

El fenómeno mediático del verano
Escribe Daniela T. Montoya

piratas_2.jpgTercera entrega de la saga que ha conseguido hacer menos tediosa el carismático Johnny Depp. ¿Película de piratas?, no exactamente; seguramente sea más apropiado hablar de “producto fílmico” con piratas.

Con una narración que va a la deriva, en Piratas del Caribe 3 el espectador sobrelleva el tedio de tan larga proyección (más de dos horas y media) dejándose deslumbrar por la espectacularidad de puntuales efectos especiales y la comicidad de esporádicos gags inconexos. Ni patas de palo ni ojos de cristal pueden evitar que se hunda la Perla Negra. Sólo mediante la locuacidad (y locura) del capitán Jack Sparrow (Johnny Depp), Gore Verbinski logra introducir elementos de interés.

piratas_3.jpgPero una película no es sólo la suma de un par de flahses interesantes, sino la conjunción de secuencias que cobran sentido (y tienen sentido) dentro de la totalidad de la película. Al contrario de lo que ocurría en los inicios del cine, los espectadores de hoy día difícilmente se dejan impresionar por un compendio de destellos de luces y colores. Y es que es difícil sacarle más jugo a una “adaptación” basada en una atracción de feria, como son los monigotes que dan título a la película en el parque de Disney.

Más interesante que la película resulta la campaña de promoción. Bombardeando con todos los cañones por banda, el efecto mediático ha sido un elemento clave en la recaudación en taquilla. La inclusión de publicidad en los medios de comunicación (mayoritariamente televisivos y, menos, en revistas), un sugestivo trailer y, fundamentalmente, el persistente anuncio por todos los mares de su llegada han propiciado la avalancha de espectadores.

piratas_5.jpgCuán sabio ha sido Santiago Segura aprehendiendo (y aplicando) estas formas de promoción respecto a Torrente. La publicidad ya no se limita a los ámbitos propiamente cinéfilos, la proyección del trailer y los comentarios, críticas y entrevistas en revistas de cine; sino que busca expandirse por cualquier medio para llegar a convertir un hecho (en este caso, Piratas del Caribe 3) en un fenómeno social del cual todo individuo ha de ser partícipe para no sentirse excluido. ¿Y qué mejor manera para la participación en la vida social-planetaria que el consumo de un producto de fácil digestión?