ADVENTURELAND (3)

  26 Noviembre 2009
Adventureland
Título original: Adventureland
País, año: Estados Unidos, 2009
Dirección: Greg Mottola
Producción: This Is That Productions, Sidney Kimmel Entertainment
Guión: Greg Mottola
Fotografía: Terry Stacey
Música: Annette Kudrak, Bob Stuhmer, Bonnie Greenberg, Christy Gerhart, E. Gedney Webb, Eric Paul, Lawrence Manchester, T. Colby Trane, Tracy McKnight, Yo La Tengo
Montaje: Anne McCabe
Intérpretes: Jesse Eisenberg, Kelsey Ford, Michael Zegen, Ryan McFarland, Jack Gilpin, Wendie Malick, Matt Bush, Todd Cioppa, Stephen Mast, Kristen Wiig, Bill Hader, Martin Starr, Adam Kroloff, Kristen Stewart, Kevin Breznahan, Marc Grapey, Ryan Reynolds, Paige Howard
Duración: 107 minutos
Distribuidora:  Walt Disney Pictures
Estreno: 27 noviembre 2009
Página web:  www.adventurelandthefilm.com

Crecer en un parque de atracciones
Escribe Lucía Solaz Frasquet

Una interesante comedia protagonizada por jóvenes desorientados en su transición a la madurezGreg Mottola es el guionista y director de Adventureland, una interesante comedia protagonizada por jóvenes desorientados en su transición a la madurez. No se trata, sin embargo, de una continuación de Supersalidos (Superbud, 2007), la película que Judd Apatow le encargó dirigir hace un tiempo y que obtuvo un considerable éxito de público y crítica (al menos en el mercado anglosajón).

El título hace referencia al nombre (menos irónico de lo que al principio parece) del parque de atracciones en el que el protagonista se ve forzado a trabajar un verano. Mottola basó el guión en sus experiencias en un parque similar de Long Island y en el encuentro con la dura realidad de sus ideales y fantasías de estudiante.

Jesse Eisenberg, al que vimos en la notable Una historia de Brooklyn (The Squid and the Whale, Noah Baumbach, 2005), encarna a James, un joven intelectual que se acaba de graduar en Literatura comparada y tiene planeado pasar el verano de 1987 recorriendo Europa antes de continuar sus estudios de periodismo en la prestigiosa Universidad de Columbia. Por desgracia, su madre se encarga de desbaratar estos planes cuando anuncia que, debido a la reciente caída en desgracia de su padre (un apocado y secreto alcohólico), James debe buscar un trabajo y financiar sus estudios él mismo.

Sin experiencia y unas credenciales académicas que demuestran ser inútiles en el mundo laboral, James consigue un puesto en un parque donde no se requiere ningún talento en especial. Allí se encuentra con a una panda de jóvenes más o menos inadaptados en busca de las experiencias de rigor (sexo, amor, hierba, alcohol) y de eso tan intangible llamado identidad. A pesar de que parecía que iba a ser el peor verano de su vida, la gente que conoce, las lecciones que aprende y sobre todo su accidentado romance con Em (Kristen Stewart), una joven con más problemas que él mismo, lo convertirán en un episodio crucial en su vida.

El título hace referencia al nombre (menos irónico de lo que al principio parece) del parque de atracciones en el que el protagonista se ve forzado a trabajar un verano

No hay nada especialmente original en esta trama con los mismos elementos que encontramos en cientos de comedias adolescentes, pero Mottola se las arregla para retratarlos de un modo dulce y nostálgico, además de divertido. James, con un Jesse Eisenberg perfecto para el papel, se ha graduado con su virginidad intacta, pero esta virginidad es tanto física como emocional. Inocente, romántico e idealista, James busca una conexión emocional con la persona con la que ha de mantener relaciones sexuales, lo que lo aleja de los adolescentes descerebrados regidos por las hormonas de comedias como American Pie.

Kristen Stewart demuestra que existe la vida antes y más allá de Crepúsculo y encarna con convencimiento a una Em tan guapa y enigmática como frágil y perdida. James y Em, él tan ingenuo que siempre parece ir con un minuto de retraso, ella con una compleja vida emocional y posiblemente con un afán autodestructivo que la lleva a ser demasiado experimentada para su edad, son opuestos que se equilibran el uno al otro, dando vida a un romance creíble y con significado.

Si tuviera que señalar su mayor problema, que no lo es tanto, diría que la falta de compasión y compresión de James al final de la película parece no corresponder a su personaje, sino más bien a la necesidad de darle un pequeño giro a la trama.

Otras cosas a considerar: ausencia de bromas de mal gusto, notables actores secundarios (algunos de ellos, como Bill Hader y Kristen Wiig, que interpretan a los dueños del parque, salidos de las filas de cómicos de Saturday Night Live), diálogos inteligentes y trabajados al estilo de Woody Allen, un diseño que no trata de reírse de lo horteras que fueron los ochenta y una buena banda sonora con cerca de cuarenta canciones de la época.

Diálogos inteligentes y trabajados al estilo de Woody Allen, un diseño que no trata de reírse de lo horteras que fueron los ochenta y una buena banda sonora