LA REINA VICTORIA (3)

  30 Abril 2009
Young Victoria
Título original: Young Victoria
País, año: Estados Unidos - Inglaterra, 2009
Dirección: Jean-Marc Vallée
Producción: Anita Overland, Denis O'Sullivan, Graham King, Martin Scorsese, Sarah Ferguson, Tim Headington
Guión: Julian Fellowes
Fotografía: Hagen Bogdanski
Música: Ilan Eshkeri
Montaje: Jill Bilcock y Matt Garner
Intérpretes: Rupert Friend, Miranda Richardson, Mark Strong, Princess Beatrice, Paul Bettany, Emily Blunt, Jim Broadbent, Michaela Brooks
Duración: 100 minutos
Distribuidora:  Aurum Producciones
Estreno: 30 abril 2009
Página web: 

Exquisita mirada al inicio de una era
Escribe Lucía Solaz Frasquet

La eterna Reina Victoria también fue joven y bella una vezLos ingleses están acostumbrados a la imagen de su famosa reina Victoria (1819-1901) en la madurez, tras la muerte de su amado esposo Albert, de luto, con rostro severo y una figura sospechosamente parecida a una tetera. El cine así la ha mostrado en películas como Su Majestad Mrs. Brown (Mrs Brown, John Madden, 1997). Sin embargo, y esta película lo documenta, Victoria fue una joven hermosa llena de pasión que vivió una gran historia de amor.

La joven Victoria (protagonizada por Emily Blunt) se centra en los convulsos primeros años de su reinado, en su lucha por escapar al control de su madre (Miranda Richardson), la influencia que ejerció sobre ella el primer ministro Lord Melbourne (Paul Bettany) y el romance que vivió con su atractivo primo hermano Albert (Rupert Friend).

Firma la película Jean-Marc Vallée, cineasta canadiense responsable de la notable C.R.A.Z.Y. Firma la película Jean-Marc Vallée, cineasta canadiense responsable de la notable C.R.A.Z.Y. (2005), y entre los productores se encuentran nombres tan dispares como Martin Scorsese y Sarah Ferguson, duquesa de York (se puede ver brevemente a una de sus pelirrojas hijas, la princesa Beatriz, en la escena de la coronación).

El también actor y director Julian Fellowes es autor del guión de otras películas de sabor tan inglés como Vanity Fair (Mira Nair, 2004) y Gosford Park (Robert Altman, 2001), por el que recibió, entre otros premios, un Óscar. Aunque el guión no es perfecto, los aficionados al ingenio y sutil sentido del humor británico disfrutarán de esta cinta.

Gran Bretaña es un país obsesionado (y no le falta razón) con una época, la victoriana, llena de contrastes. Su nombre procede del reinado más largo de un monarca (hasta la fecha, como se remarca irónicamente al final, ya que Isabel II no parece que vaya a abdicar jamás a favor del príncipe Carlos) y presenció cambios profundos en la sociedad, cultura y economía del país. El país es, hoy en día, firme heredero de esta era y su influencia puede verse claramente en sus instituciones, organización social, arquitectura y hasta el trazado del metro londinense.

Una exquisita recreación histórica como sólo los ingleses saben hacer

La joven Victoria es una exquisita recreación histórica como sólo los ingleses saben hacer. Estupenda puesta en escena, desde las interpretaciones de los actores principales y secundarios a los decorados pasando por la fotografía y el lujoso vestuario diseñado por Sandy Powell. También resultan destacables una acertada elección de piezas musicales de la época y la partitura a cargo de Ilan Eshkeri, con ecos románticos y del magnífico Zadok the Priest, uno de los himnos que Handel compuso para la ceremonia de coronación de Jorge II y que ha sido desde entonces interpretado en cada coronación.

La época victoriana estuvo llena de injusticias sociales... que el filme ignoraMás allá de las clases privilegiadas que aquí vemos, cualquiera que conozca a Dickens sabe que la sociedad victoriana estuvo llena de injusticias sociales, miseria y desesperación. En el filme vemos al aristócrata Lord Melburne arrugar la nariz con desdén ante el interés de Victoria y Albert por las condiciones en que vivían los pobres, muchos de ellos víctimas de la brutal revolución industrial que se iniciaba. No obstante, se trata de una película centrada en la dimensión humana de una joven monarca, con un contenido político y social limitado y una ausencia de reflexión histórica.

Además de la canción de amor, Only you, que interpreta la irlandesa Sinead O'Connor acompañando los créditos finales, encontramos algunos elementos contemporáneos con los que la audiencia podrá sin duda identificarse: el deseo de la adolescente reina Victoria de gozar de su recién encontrada independencia antes de casarse y tener hijos, la relación entre Victoria y Albert, donde él desea reinar con ella y no por ella, o el poder emasculador de la mujer en el poder con la lucha de Albert por ser útil y no un mero príncipe consorte.

A pesar de su carácter biográfico, se cuelan algunos datos inexactos A pesar de su carácter biográfico, se cuelan algunos datos inexactos para realzar el valor dramático de la historia: en el atentado contra Victoria, ninguno de los monarcas resultó herido, aunque en la película un valeroso Albert no duda en proteger con su cuerpo a su esposa y recibir la bala en su lugar; Lord Melburne era mucho mayor que Victoria, pero aquí el atractivo Paul Bettany, más que una figura paterna, sugiere un triángulo amoroso. Finalmente, pese al perfecto acento de Emily Blunt, la lengua materna de Victoria era el alemán y nunca llegó a dominar la gramática inglesa.

Pese a su falta de profundidad histórica o social, La joven Victoria agradará a quienes disfrutan de la decorativa recreación de una época y de una buena historia de amor. Y, con suerte, espoleará la curiosidad de quienes deseen conocer un poco más esta fascinante época.

La joven Victoria agradará a quienes disfrutan de la decorativa recreación de una época y de una buena historia de amor