2011 trajo una buena cosecha de cine mudo editado en nuestro país

  17 Abril 2012

Una buena noticia 

avaricia-2Una buena lista de títulos, puestos a la venta en nuestras tiendas, así lo atestigua. Recordemos, rápidamente, algunos de dichos títulos: Páginas del libro de Satán (Carl Theodor Dreyer, 1920), Robín de los bosques (Allan Dwan, 1922), El hundimiento de la casa Usher (Jean Epstein, 1928), Vida y pasión de Jesucristo (Lucien Nonguet y Ferdinand Zecca, 1907), Del pesebre a la cruz (Sidney Olcott, 1912), Chaplin Keystone Collection (Charles Chaplin, 1914), Tempestad sobre Asia (Vsevolod Pudovkin, 1928), El hijo de la pradera (King Baggot y William S. Hart, 1925), La carreta fantasma (Victor Sjöström, 1920), La Atlántida (Jacques Feyder, 1921), etc.

De algunos de ellos ya hemos publicado en El silencio es oro, esta sección de Encadenados, revista de cine dedicada en exclusiva al cine mudo, dossiers informativos de variada extensión, que, poco a poco, los completaremos con los correspondientes a todos los demás, a los que se unirán, posteriormente, los de las nuevas películas que vayan apareciendo en el futuro.

En el presente año se nota, extraordinariamente, la crisis económica en la contracción que ha sufrido el mercado de DVD, que los expertos cifran en una disminución de un tercio de las ventas.

Las editoriales han restringido al máximo la edición de nuevos títulos, por ello es lógico que el cine mudo, siempre más difícil de vender, por ser su público más restringido, haya dejado pasar el primer trimestre de este año sin ofrecernos ningún título nuevo.

Pero, en medio de todo ello, una buena noticia nos llega, pues nada menos que El Corte Inglés, que publica, en exclusiva, una colección de DVD, bajo el título de Los imprescindibles, ha decidido abrir una nueva serie dedicada al cine mudo y que se llama Los imprescindibles del cine mudo.

Esta nueva colección se inaugura con tres títulos, que son tres obras maestras, no sólo de la historia del cine mudo, sino de toda la historia del cine. Esos tres films son Avaricia (Erich von Stroheim, 1924), El gran desfile (King Vidor, 1925) y El viento (Victor Sjöström, 1928).

Se trata de tres películas que estaban inéditas en nuestro país, a pesar de figurar en cualquiera de las listas que se pudiesen confeccionar bajo el epígrafe “Los mejores films  de…”. En algún caso, además, caso de Avaricia, su ausencia era muy llamativa, dado que en los últimos tiempos se habían publicado varios títulos de Erich von Stroheim, echándose en falta este.

En el caso de El viento, su fama de ser la última obra maestra del cine mudo, también hacía que su ausencia fuese muy destacada.

Esta nueva serie de Los imprescindibles del cine mudo, que ahora se empieza a publicar, se une a las ya existentes en la actualidad, de Los imprescindibles dedicada al cine europeo y al cine español, lo cual le da una garantía de continuidad, respaldada por la fortaleza económica de la empresa que hay detrás, El Corte Inglés, al tiempo que nos permite soñar con la edición de otros títulos, de la máxima categoría, como los tres que sirven de lanzamiento de la colección.

Esperemos que la calidad de la edición sea la que corresponde a la importancia de dichos títulos, con copias restauradas y digitalizadas convenientemente, y con versiones lo más completas y actualizadas.

Con todo ello, seguramente, la acogida que estas películas tengan, por parte de los aficionados al cine, sea lo suficientemente buena como para que la continuidad de su publicación esté garantizada.

Escribe José Luis Martínez Montalbán

el-gran-desfile