La trilogía de Toy Story: La búsqueda y el regreso al hogar

  01 Septiembre 2011

Hasta el infinito y más allá

Toy_Story-11Hacía once años que John Lasseter había dejado su trabajo en Disney para unirse a la compañía de efectos especiales de George Lucas cuando dirigió la que sería la primera entrega de Toy Story (1995), el primer largometraje de la historia del cine de animación creado completamente por ordenador. Su éxito fue tal que resultó la película más taquillera del año.

Toy Story

Toy Story comienza con esa creencia que absolutamente todos hemos tenido en la infancia en la que cuando salimos de nuestro cuarto y dejamos solos a nuestros muñecos estos cobran vida y son capaces de jugar solos.

Pero no se trata de un simple juego, esta historia de muñecos va más allá, es toda una aventura.

El desencadenante del conflicto hará que nuestros héroes deban abandonar su mundo ordinario, dejando el hogar, para adentrarse en el peligroso mundo de los humanos.

Woody

La alteración del orden comienza en el cumpleaños de Andy, cuando al niño le regalan a Buzz Lightyear, un comandante espacial que pasa a ser su juguete favorito, relegando a Woody, el vaquero que lideraba el orden en el mundo de los juguetes del cuarto, a un segundo lugar.

Los celos del hasta entonces magnánimo Woody le llevarán a cometer un acto cruel de venganza por el que Buzz sale despedido por la ventana al mundo exterior. Tras esto los demás muñecos expulsarán a su antiguo jefe de la habitación de Andy. En este momento ambos personajes comienzan su aventura y forja heroica.

Estos celos humanizan al vaquero ante los ojos del espectador, ya que es un sentimiento muy propio del ser humano. En la aventura que sucede durante la misión de retorno al hogar el muñeco evoluciona, abandonando sus celos y egoísmo para realmente tratar de salvar a Buzz cuando ambos caen presos en casa de Sid, el vecino malvado de Andy que maltrata y mutila juguetes.

Es en este universo antagónico donde el vaquero realizará uno de sus discursos sobre la amistad, tanto sobre la que siente y conecta a Buzz, como la de Andy, con quien le une algo más que dicha amistad, pues su principal misión como juguete es la de estar a su lado cuando el niño lo necesite.

Toy_Story-14

Buzz

Nuestro otro héroe puede parecer en un principio un personaje forjado con un gran paralelismo con los superhéroes que se encuentran por encima del bien y del mal, como los antiguos mitos griegos de los que se impregnan. Ha llegado a ese punto heroico sin que sepamos cómo. Pero en realidad no es así. Es un muñeco programado de fábrica y cree que realmente puede volar, que es un comandante estelar y que debe proteger al mundo del malvado Zurg.

Estas creencias que le hacen vivir en un mundo de fantasía interior recuerdan mucho al mundo de Don Quijote. Al conocer la verdad de su existencia está a punto de dejarse morir y también de permitir que muera Woody, sin embargo el discurso de su amigo el vaquero le hará reaccionar. Es un personaje de gran fortaleza, pues pese a descubrir que no está capacitado para el vuelo, logrará en todo momento volar por diversos métodos, siendo un ejemplo de superación de sus propios obstáculos.

Este descubrimiento de su propia y verdadera realidad es lo que cambia al personaje: del superhéroe tipo ya forjado, programado en este caso, que está por encima de los demás “mortales” (juguetes), evoluciona hacia un héroe más humano, capaz de cometer errores, aprender de ellos y cambiar durante el viaje.

Buzz pasa entonces a tener un mayor autodominio de sí mismo —quedando patente cuando abandona sus continuos intentos de matar a todo el mundo—  y mayor sabiduría, aprende el valor de la amistad y a discernir la importancia de su verdadera misión heroica.

Toy_Story-12

Bajada a los infiernos

Es ante la adversidad del cuarto de Sid, cuando la amistad unirá tanto a estos dos personajes que serán capaces de arriesgar sus vidas por salvar al otro, y es lo que siempre les mantendrá unidos.

En esta habitación es donde aparece un submundo terrorífico, lleno de personajes mutilados, “monstruos”, que resultan ser no tan monstruosos y tener mucha más humanidad que el malvado Sid, a quien aleccionarán transgrediendo las normas, consiguiendo así en el viaje liberar a un pueblo oprimido. Toda esta bajada a los infiernos recuerda al film La parada de los monstruos (1932, dirigida por Tod Browning).

Esta primera cinta podría clasificarse como una película de camaradas (buddy movie), el argumento se centra en dos protagonistas masculinos y en el valor de su amistad, estando este tipo de films muy relacionados con las denominadas road movies. Pensemos que una gran parte del viaje físico de los personajes acontece en la carretera.

Toy Story 2

Toy_Story-20Toy Story 2 (1999, dirigida por John Lasseter) también resultó ser innovadora, ya que fue la primera película enteramente creada, editada y exhibida en formato digital.

En esta ocasión el orden se rompe cuando Woody es raptado por un hombre mientras se hallaba en una misión de rescate. En un mercadillo organizado por la madre de Andy, trataba de salvar de la venta a Wheezy, un viejo muñeco roto. En este momento comienza la aventura, el objeto de la búsqueda será Woody y la compañía que se embarque en dicha misión está formada por el dinosaurio Rex, el cerdito Hamm, Mr. Potato y el perro muelle Slinky, todos ellos liderados por Buzz.

Los demás personajes toman parte en la aventura, no como en la primera entrega, puesto que ahora poseen ciertas virtudes, que este tipo de personajes aprenden de los héroes principales, como la fortaleza para la lucha y el valor, características que anteriormente no poseían.

Cine de referencias

Además de ser una película de aventuras también es un film de referencias. El denominado cine de referencias, ya sea en forma de remake, parodia o alusiones cinematográficas, como aquí, es muy habitual en la década de los noventa. Entre las alusiones que realiza están las genéricas, encontrando varios guiños al western y a las películas de acción en las tan manidas secuencias de persecución y salvamento de uno o varios personajes de un avión en marcha.

Pero también hay menciones a películas particulares, como a Parque Jurásico (1993, dirigida por Steven Spielberg), en la secuencia en la que Rex persigue el coche conducido por Barbie mientras su amigo Hamm lo divisa por el espejo retrovisor en un primer plano.

La más cómica es la realizada a El Imperio contraataca (1980, dirigida por Irving Kershner, producida por George Lucas) cuando el malvado Zurg le confiesa al falso Buzz que es su padre.

También la forma de entrar en el sueño de Woody nos remite al comienzo de Alicia en el país de las maravillas (1951, dirigida por Clyde Geromini, Wilfred Jackson y Hamilton Luske, del libro homónimo de Lewis Carroll), cuando la niña comienza su sueño cayendo al vacío por una madriguera.

Toy_Story-21

Visita al oráculo

Un personaje y suceso habitual e importante en los guiones de aventuras es la visita del héroe al oráculo, que aquí está representado por el capataz Pete. Él es quien le ayuda a conocerse a sí mismo, como dictaba antiguamente el oráculo de Delfos, mostrándole quién era en realidad, un famoso muñeco de los años 50.

El capataz cumple una función doble, la de oráculo y la de antagonista, siendo el obstáculo en la consecución de la aventura, poniendo todo su empeño para que no pueda ser rescatado por sus amigos y termine así en un museo de Tokio.

Además de mostrar el pasado olvidado o desconocido, también es capaz de pronosticar el futuro. El anciano Pete advierte al sheriff, que tanto quiere a Andy, que un día no muy lejano el niño crecerá y le olvidará, terminando como miles de juguetes abandonados, vaticinando así la tercera parte de la historia.

Toy Story 3

Toy_Story-33Toy Story 3 (2010, dirigida por Lee Unkrich) se estrenó el 18 de junio de 2010 usando el novedoso formato en 3D.

En esta última entrega se ve cumplido el pronóstico del oráculo. Andy ha crecido y se marcha a la universidad. La habitación del niño ha sufrido un cambio considerable y de la antigua sólo permanece el baúl de los juguetes, donde únicamente quedan unos cuantos, los principales, pues los demás han terminado vendidos en rastrillos o en la basura.

Una de las finalidades de los muñecos en esta ocasión es que el joven juegue con ellos otra vez, “ayudarlo” dicen. La aventura se desencadena cuando Andy mete a Woody en la caja para la universidad y a los demás en una bolsa para subirlos al desván. Por error su madre los tira a la basura, pero ellos se liberan y se meten en una caja de donativos para Sunnyside, la guardería.

En esta tercera parte, el vaquero es desde el inicio mostrado claramente como el héroe principal, algo que queda claro en la imagen que muestra la indecisión de Andy ante la caja de la universidad, con Buzz y Woody en ambas manos: se decanta por el segundo y destierra al primero con el resto de juguetes al desván. Una imagen que deja clara la unión entre el niño y el que fue su muñeco favorito desde la guardería. Una unión que servirá como elemento dramático en la conclusión.

La misión

En la última cinta la misión del héroe será la de rescate y retorno al hogar. Salvará a sus amigos de la infernal guardería, en forma de fuga carcelaria, logrando que todos los juguetes oprimidos se rebelen contra Lotso, el oso de peluche, directo antagonista del vaquero.

El drama en este film resulta ser una expectativa evidente desde el inicio, cuando se muestra a un Andy universitario parece inevitable un triste desenlace.

El valor de la amistad continúa siendo el sello distintivo de esta saga, mostrado tanto en la banda sonora de Randy Newman (sobre todo con la canción Hay un amigo en mí) como en el comportamiento de los héroes, puesto que es el hilo conductor que los mueve en el camino de la aventura.

Toy_Story-32

Un canto a la infancia perdida pero nunca olvidada.

En este viaje de búsqueda y regreso al hogar realizado por el héroe y su compañía se mostrará también un viaje paralelo, el interior que Woody realiza, obteniendo como resultado que no es únicamente el niño el que ha crecido, sino que su muñeco también se ha hecho mayor demostrándolo en esa mutua renuncia de seguir juntos por el bien de los dos.

Sin el muñeco, el niño, de manera metafórica, abandona por completo su infancia y comienza una vida de adulto. Y sin el niño, el muñeco permanecerá junto a sus amigos, cumpliendo en última instancia su función, la de estar ahí cuando un niño quiera jugar con ellos.

El sacrificio que Andy realiza al regalar sus juguetes, y sobre todo a Woody, resulta ser una demostración del carácter heroico. Pese a la tristeza que le supone no permanecer con el vaquero, renuncia a él por su felicidad. Es un ejemplo del aprendizaje que realizan los personajes cercanos al héroe de su noble comportamiento, esa consigna de servir y proteger que al final todos los que le rodean aprenden.

La misión de regreso al hogar termina siendo una falsa expectativa, puesto que Andy se marcha y sin Andy no hay hogar. Al menos no el habitual, aunque sí hay otro diferente, el que les proporciona Bonnie, la niña a la que presta, como él dice, sus juguetes para que se los cuide mientras está fuera.

De esta forma, junto a las continuas menciones a los posibles futuros hijos de Andy, Pixar deja abierta la puerta a otra secuela si fuera necesario, pese a quedar estos capítulos de la vida junto al muchacho completamente cerrados.

La película comienza con unas imágenes de video casero mostrando a Andy con sus amigos, para con un fundido a negro mostrar el nuevo cuarto del chico y a los muñecos tratando de ayudarlo, tienen que lograr que vuelva a jugar, no por el juego en sí, sino por lo que se pierde y olvida de uno mismo en el camino de la madurez. Este objetivo del héroe y su compañía es logrado.

Al término, un Andy universitario juega con sus juguetes exactamente igual que a los siete años, sacando al exterior esa infancia no tan lejana que todos tenemos, pero que algunos han enterrado tanto que no la pueden recuperar.

Gracias a sus amigos Andy lo logra, aunque sea la última vez que juegue con ellos, pues el mundo que los rodea y unía ya no existe. Aunque los sentimientos permanecen inalterables, lo demás ha cambiado por el paso del tiempo y no regresará,tal y como se advierte en ese ocaso cargado de simbolismo hacia el que se aleja Andy en su coche, como un llanero solitario, observado tristemente por Woody.

Escribe María González 

Toy_Story-31