Nuestra portada sobre Almodóvar

  23 Marzo 2009
Nuestra portada del monográfico dedicado a Almodóvar

Almodóvar en una sola imagen
Diseño y texto Jorge de Soto

En una época donde lo global ha envuelto lo que de original tiene el cine, lo que de particular tienen los personajes, las localizaciones, la música, la dirección... produciendo películas que parecen haber salido del mismo lugar y de la misma cabeza, me parece oportuno recuperar aquí, para ilustrar a Pedro Almodóvar, el poema visual de Joan Brossa titulado País (1), que siempre me pareció tan acertado.

En ese poema, un balón de fútbol era atravesado por una peineta. No se preocupen... no voy a iniciar un debate sobre la patria, la nación, la bandera... Soy más de la opinión de Montesquieu (2) en la que uno no pertenece a un lugar más que por casualidad. Una opinión por cierto muy ilustrada, muy global.

Almodóvar se acerca a la idea de país que tenía Brossa, pero realizando una puesta en escena donde lo cotidiano pasa a ser algo especial, sin olvidar nunca que la representación tiene que ser bella. Si se quiere hacer un buen gazpacho los tomates tienen que ser buenos, no vale cualquier tomate.

A mi parecer, Almodóvar rescata lo que define un país, lo que nos diferencia de nuestros vecinos, pero que no aparece en las guías de turismo. Rescata tanto el significado de buen gazpacho como el de un sonoro beso para representarlo en un teatro imponente.


(1) 'País', el poema visual de Joan Brossa

(2) "Si supiera algo que me fuese útil, pero que fuese perjudicial a mi familia, lo desterraría de mi espíritu; si supiera algo útil para mi familia pero que no lo fuese para mi patria, intentaría olvidarlo; si supiese algo útil para mi patria pero que fuese perjudicial para Europa, o bien fuese útil para Europa y perjudicial para el género humano, lo consideraría un crimen y jamás lo revelaría, pues soy humano por naturaleza, y francés sólo por casualidad".