PACO GUARDEÑO: Cine, cine, cine. Más cine por favor…

  06 Marzo 2009

Para celebrar nuestros primeros diez años en Internet, desde Encadenados hemos pedido a un pequeño círculo de amigos que se sumen a este aniversario con un artículo en el que hablen de... esto, de... de cualquier aspecto que les parezca interesante de esta última década. Las generosas colaboraciones de este grupo están recogidas en el nº 59 de nuestra revista, publicado entre enero y marzo de 2009.  


Cine, cine, cine. Más cine por favor…
Escribe Paco Guardeño Sáez (1)

aute.jpgEso solicita nuestro maravilloso cantautor Luis Eduardo Aute en la letra de una de sus canciones, en la que homenajea al fabuloso mundo del cine.

Y como de homenajes vamos, mi buen amigo Adolfo Bellido (padre) me solicita que, en nombre de la Asociación de Vecinos de Benimaclet (Valencia), escriba un artículo sobre cine aprovechando la celebración del décimo aniversario de la revista dedicada al séptimo arte Encadendos.

No soy un especialista en el tema. Por tanto no me siento capacitado para realizar un análisis técnico sobre tal o cual película, o sobre tal o cual director, actor o actriz...

Soy un simple ciudadano que ama el cine, y que se ilusiona, ríe o llora según la trama de la película en cuestión.

Soy un ciudadano que reivindica lo expresado en la canción que da título a este artículo: “Cine, cine, cine. Más cine por favor”.

cinema_paradiso.jpgMás cine, sí, pero no cualquier tipo de cine. Cada día se me hace más difícil dar con una película que realmente te deje marcado. A lo sumo dos o tres al año. Al menos las que circulan por los circuitos comerciales, que es por donde nos solemos mover los aficionados neófitos.

Más cine y más cines también. Cines en los barrios y pueblos, y no las impersonales salas de las grandes superficies comerciales, a las que entre otras cosas sólo puedes acceder en vehículo privado.

Sí, ya sé que los que apuestan por el beneficio económico por encima de todo, opinarán que los cines de barrio o de pueblo no generan ningún beneficio... económico. Evidentemente a estos señores no se les pasará por la cabeza que existen otros “beneficios”, como pueden ser los de tipo social (los vecinos del barrio-pueblo se encuentran, hablan, opinan entre ellos: se genera por tanto sociabilidad), o los de tipo cultural (está claro que unos determinados productos cinematográficos te pueden ir idiotizando profundamente, y sin embargo otros –desgraciadamente los menos– pueden mejorar o ampliar tu nivel cultural, tu sentido crítico).

Es por tanto labor de las administraciones públicas, y en este caso de manera especial las Administraciones Locales y Autonómicas, colaborar en ese sentido. Llevando el cine a los centros de enseñanza, donde los alumnos puedan “aprender a ver una película”, y a los centros culturales y cívicos existentes en los barrios y pueblos.

la-mala-educacion.jpgLa gran mayoría de pueblos de la Comunidad Valenciana cuentan con esos centros cívicos-culturales. Desgraciadamente la mayoría de barrios de la ciudad de Valencia carecemos de ellos, ya que este tipo de equipamientos no entran entre las prioridades de su ayuntamiento.

Ante esa dejación de nuestros entes públicos, nos toca coger el testigo a las entidades culturales y sociales, entre ellas el movimiento vecinal, para, dentro de nuestras humildes posibilidades, crear y ofrecer cultura en nuestro ámbito territorial.

En los últimos diez años (la edad que ha cumplido Encadenados) la Asociación de Vecinos ha podido comprobar que los vecinos aman el cine. Dentro de sus actividades culturales hay un apartado fijo para el séptimo arte. Al menos una vez al mes se proyecta una película en nuestro local. En este tiempo hemos producido dos cortos realizados por alumnos de la Escuela de Artes y Oficios y la de Imagen y Sonido respectivamente (El fabricante y Polen).

Deseo destacar nuestra labor por rescatar el cine de verano. Comenzamos en julio de 2007 proyectando una película cada uno de los domingos de ese mes, en el marco incomparable de la Plaza de Benimaclet. Pero ha sido este verano de 2008 cuando la participación vecinal ha sido espectacular, llenando cada domingo dicha plaza. El evento quedó inaugurado, como no podía ser de otra manera, con ese filme que, para mi gusto, es un canto al cine y a los cines: Cinema Paradiso.

sindrome_laboral.jpgDurante estos años, Benimaclet ha tenido el honor de ser elegida para realizar el rodaje de la película La mala educación de Pedro Almodóvar, en la que nuestro vecino Adolfo Bellido (hijo) desempeñó la función de auxiliar de dirección.

También se rodó Síndrome laboral, dirigida por el valenciano Sigfrid Monleón, cuyo protagonista fue Carmelo Gómez, y que trataba sobre la enfermedad laboral contraída por trabajadoras de empresas del textil de la comarca alcoyana. Parte del rodaje se llevó a cabo en el edificio del Centro Instructivo Musical de Benimaclet.

Por tanto, podemos decir con orgullo que Benimaclet es un barrio de cine.


(1) Paco Guardeño Sáez pertenece a la Junta Directiva de la Asociación de Vecinos de Benimaclet (Valencia), que edita ua revista trimestral y desarrolla numerosas actividades culturales, entre ellas un cine-club en un barrio donde ya no hay cines.

benimaclet.jpg