CARLES ALBEROLA: Cosas que hacen que la vida valga la pena

  14 Enero 2009

Para celebrar nuestros primeros diez años en Internet, desde Encadenados hemos pedido a un pequeño círculo de amigos que se sumen a este aniversario con un artículo en el que hablen de... esto, de... de cualquier aspecto que les parezca interesante de esta última década. Las generosas colaboraciones de este grupo están recogidas en el nº 59 de nuestra revista, publicado en enero de 2009.  


Cosas que hacen que la vida valga la pena
Escribe Carles Alberola (1)

“Cine, cine, cine, cine...
Más cine por favor.
Que todo en la vida es cine
Y los sueños...
Cine son”.

el_pistolero.jpgSuscribo estas palabras de Aute hasta el punto de reconocer que el CINE es una de las pocas cosas en esta vida que me resultan imprescindibles. Y me gustaría aclarar que no como profesional del medio audiovisual, sino precisamente como ESPECTADOR.

He de reconocer que en las salas de cine o viendo películas por televisión he recibido gran parte de mi formación, de mi “educación sentimental”. No acierto a saber si eso es bueno o malo, lo que sí se es que ya no tiene remedio.

Como profesional del medio (ya sea como actor, guionista, director o productor), intento devolver con mi trabajo parte de aquello que recibí y que sigo recibiendo cada vez que estoy delante de una narración audiovisual: el enorme placer de vivir intensamente otras realidades, otras vidas. En ese viaje me he hecho intimo amigo de la derrota pues, como decía Gonzalo Suárez: “El arte es un combate perdido de antemano con las sombras”.

Por ello mismo, me gustaría rendir mi modesto homenaje y agradecimiento a todos aquellos que, lidiando también con la derrota de sus aspiraciones artísticas, no se rindieron y consiguieron emocionarme, educarme, enamorarme... (a mí y a millones de espectadores) con sus imágenes, sus diálogos, sus interpretaciones, etc.  

Esta es solo una parte de la metadona que tranquiliza mis noches de insomnio:

solo_los_angeles_tienen_alas.jpgLa elegancia de El pistolero de Henry King.

Los diálogos de Jules Furthman en Sólo los angeles tienen alas de Howard Hawks.

El primer abrazo entre Steve McQueen y Ali MacGraw en La huida de Sam Peckinpah.

La puerta de la cocina cerrándose sonoramente en Los puentes de Madison de Clint Eastwood.

El paseo hacia la muerte de William Holden, Ben Johnson, Ernest Borgnine y Warren Oates en Grupo salvaje de Sam Peckinpah.

El “¡Noodles, resbalé!” de Érase una vez en América de Sergio Leone.

Cualquier fotograma de El padrino (I y II) de Francis Ford Coppola.

Todo Woody Allen, Billy Wilder, Joseph L. Mankiewicz, Groucho and brothers, Robert DeNiro, Clint Eastwood, John Barry, Neil Simon, Audrey Hepburn, Katherine Hepburn, Jack Lemmon, Burt Lancaster...

Hasta llegar a ese maravilloso fracaso televisivo que es Studio 60 de Aaron Sorkin.

Y a esa maravillosa línea de diálogo de Epilogo de Gonzalo Suárez que dice que “La historia vuelve a comenzar cada vez que alguien llama a la puerta”.

Yo, sencillamente, espero.

alberola_adolfo-2.jpg


(1) Carles Alberola es actor, autor y director, tanto de teatro, como de televisión y cine. Fundó en 1994 de la compañía Albena, en compañía de Toni Benavent, a través de la cual ha escrito, protagonizado y dirigido obras de teatro como Currículum, Besos, Spot o Mandíbula afilada. En televisión ha puesto en marcha series como Auto-in-definits, Maniàtics o Socarrats. Es el director de Alzinema (Semana de cine y literatura de Alzira) y ha dirigido cortos como Olenska.

alberola_olenska.jpg