SECRETARY (de Steven Shainberg)

  12 Agosto 2009
Secretary
Título original: Secretary
País, año: Estados Unidos, 2002
Dirección: Steven Shainberg
Guión: Erin Cressida Wilson
Fotografía: Steven Frierberg
Música: Angelo Badalamenti
Montaje: Pan Waise
Intérpretes: Maggie Gyllenhaal, James Spader, Oz Perkins, Amy Locane, Lesley Ann Warren, Patrick Bauchau, Jeremy Davies, Mary Joy, 
Duración: 104 minutos
Distribuidora:  Manga films
Estreno: 16 julio 2004
Página web:  http://www.mangafilms.es/
secretary/secret.htm

La infinita variedad del amor
Escribe Lucía Solaz Frasquet

No resulta fácil encontrar películas que conviertan una relación sadomasoquista en una original, atrevida y tierna historia de amorNo resulta fácil encontrar películas que conviertan una relación sadomasoquista en una original, atrevida y tierna historia de amor.

Y esto es precisamente lo que hace el director Steven Shainberg en Secretary (2002).

Lee Holloway (Maggie Gyllenhaal), una joven recién salida de una institución mental por autolesionarse, regresa a la casa familiar en Florida el día de la boda de su hermana. Lee está dispuesta a comenzar una nueva vida en medio de una familia disfuncional con una madre dominante y un padre alcohólico. Comienza a salir con un antiguo amigo, Peter (Jeremy Davies), con tantos problemas emocionales como ella misma y asiste a un curso de secretariado.

A pesar de su inexperiencia y apariencia poco profesional, Lee consigue su primer trabajo en el extraño despacho de un abogado, Edward Grey (James Spader). Lee no tarda en darse cuenta de que no se trata de un jefe al uso, de igual modo que Mr. Grey se percata de que Lee no es una chica corriente. Mr. Grey no cree, por una buena razón, en el uso de ordenadores. Cuando los errores tipográficos de Lee encuentran una reacción desproporcionada, ambos inician una relación basada en la sumisión de la joven ante las curiosas demandas de su jefe. Mr. Grey descubre la adicción de Lee a la autolesión y le ordena no hacerlo más: una cosa es infligirse dolor por placer y pura diversión y otra muy diferente es sufrir. Lee se enamora y florece como una de las orquídeas que tan amorosamente cultiva su jefe: camina con mayor aplomo, su aspecto y su confianza en sí misma mejoran notablemente.

A Steven Shainberg le había gustado tanto el libro de Gaitskill que realizó una adaptación rudimentaria de la historia de 'Secretary' cuando se encontraba en la escuela de cineMr. Grey, sin embargo, se siente inseguro acerca de sus sentimientos por ella y se muestra avergonzado y atormentado por sus propias preferencias sexuales. Tras un encuentro especialmente intenso, y a pesar de las protestas de la chica, despide a Lee. La joven intenta encontrar un sustituto sin resultado y, cuando Peter le propone matrimonio, Lee acepta. Sin embargo, mientras se está probando el vestido de novia se da cuenta de que no puede seguir adelante, corre a la oficina de su antiguo jefe y le declara su amor. Mr. Grey, incrédulo, finalmente le ordena que se siente en la silla sin mover las manos ni los pies hasta que él regrese. Lee acepta gustosa. Pasan los días y Peter, la familia de Lee y otros van a hablar con ella, a hacerle compañía o a tratar de convencerla para que abandone su actitud. Después de tres días de completa sumisión y huelga de hambre, Lee consigue probar su amor y acabar con la resistencia de Mr. Grey, quien acude a su rescate.

Steven Shainberg, cuyos trabajos para publicidad incluyen anuncios para Time Warner, Chanel y Miller Genuine Draft, adaptó sin demasiado éxito en su primer largometraje un libro de Jim Thompson, Hit me (1996), y en 2006 estrenó la muy fallida Retrato de una obsesión (Fur: An Imaginary Portrait of Diane Arbus).

Su intención era rodar una historia de amor diferente que abordara cómo se interrelacionan el sexo, el amor y el poder

Por suerte, mucho más conseguido resulta este trabajo, basado muy libremente en la historia de Mary Gaitskill del mismo título contenida en la colección de relatos Bad Behavior (Mal comportamiento) que se publicó en 1988. Gaitskill, que admite haber trabajado como stripper y chica de compañía, escribe a menudo sobre personajes femeninos que se enfrentan a sus propios conflictos interiores y aborda con toda naturalidad asuntos considerados tabú como la prostitución, la adicción y el sadomasoquismo. En su relato, sin embargo, la protagonista está mucho más perturbada que la Lee de Shainberg, y los personajes tienen una vida interior menos rica. 

A Steven Shainberg le había gustado tanto el libro de Gaitskill que realizó una adaptación rudimentaria de la historia de Secretary cuando se encontraba en la escuela de cine. Mucha gente en Hollywood mostró interés en convertir este corto de 22 minutos en un largometraje, pero cuando Shainberg les decía que no trataría de un personaje que "supera su problema", como ocurre en algunos filmes sobre alcoholismo o drogadicción, sino que Lee descubre algo hermoso y maravilloso en la oficina con el señor Grey, la gente pensó que estaba loco. Nadie estaba dispuesto a desarrollar semejante historia y Shainberg la dejó de lado durante cuatro o cinco años.

A pesar de que la película trata de dos seres muy particulares, el tema del erotismo del poder resonará en muchas parejasCuando el director y la dramaturga Erin Wilson empezaron a buscar un proyecto en el que trabajar juntos, Secretary volvió a surgir. Shainberg vio películas como Sweetie, de Jane Campion, y el trabajo de Mike Leigh y se dio cuenta de que podría conseguir hacer un largometraje que no fuera demasiado caro y que alguien estuviera dispuesto a financiar. Esta financiación fue posible porque Shainberg ya no se encontraba en Hollywood, sino en Nueva York, donde los productores independientes están mucho más interesados en este tipo de material. Sin embargo, resultó muy difícil convencer a la gente de que no se trataba de algo pornográfico, sino sexy, íntimo y también inocente y divertido.

Según ha declarado el cineasta en una entrevista (1), su intención era rodar una historia de amor diferente que abordara cómo se interrelacionan el sexo, el amor y el poder, pero de un modo ligero, alejado de la sordidez, buscando su belleza intrínseca. A pesar de que la película trata de dos seres muy particulares, el tema del erotismo del poder resonará en muchas parejas, aunque mantengan una relación más convencional que los protagonistas de esta película.

Con otros actores, Secretary podría haber fallado estrepitosamente y debemos aplaudir la valentía de Maggie Gyllenhaal y de James Spader -para quien los personajes inquietantes y controvertidos no son una novedad- a la hora de abrazar dos papeles tan arriesgados (según el estándar hollywoodiense). Encontrar a Maggie Gyllenhaal, que no tuvo ningún miedo a la hora de interpretar a Lee, fue crucial para el éxito de esta producción. La actriz, que recibió por este trabajo numerosísimas y muy merecidas nominaciones y varios premios, dice haberse sentido atraída por esta película porque, al contrario que muchos filmes de hoy en día, Secretary "trata realmente de algo" e intenta desafiar el modo en el que la gente interactúa. Define la película como una divertida comedia romántica sobre personas reales que son dulces, cariñosas y felices, pero que también tienen una parte dañada, oscura y complicada.

La química entre Spader y Gyllenhaal es remarcableLa química entre Spader y Gyllenhaal es remarcable y Spader, como siempre, sobresale a la hora de mostrarse como un tipo raro, inescrutable y latentemente inseguro.

Secretary, que ganó el Premio Especial del Jurado en el Festival de Cine de Sundance, sorprendió a la audiencia y le arrancó reacciones muy personales y viscerales. En la misma entrevista, el director comentaba que algunos, particularmente las generaciones más antiguas, se mostraron escandalizados. Las mujeres jóvenes reaccionaron con notable entusiasmo ante un trabajo sobre una joven que tiene unas necesidades muy particulares, pero que no las elude y aprende no sólo a aceptarse a sí misma, sino también a florecer a través de ellas y a sentirse bien sobre su modo de ser. Lo que es cierto en el personaje se puede aplicar a cualquier tipo de sexualidad. Cualquier mujer que se sienta insegura o avergonzada, o que esconda cierto tipo de preferencia sexual, puede identificarse fácilmente y sentirse reconfortada con la historia de Lee. Un personaje que se expresa con tanta honestidad y fuerza es extremadamente convincente e inspirador.

Algunos hombres de cierta edad, continúa Shainberg, se sintieron amenazados por una película donde el poderoso protagonista masculino se revela como una figura vulnerable y desnuda, lejos del rol tradicional del hombre dominante. A pesar de su sadismo, Mr. Grey nunca da miedo ni pretende causar un daño real, pero él mismo sí que siente miedo. Para el director, Mr. Grey tiene, como muchos hombres, miedo del amor. Su personaje guarda una tremenda cantidad de auto-odio por lo que desea y lo que necesita y es el único en la película que cree que algo anda mal en él. Shainberg señala que esto le sucede a una gran cantidad de hombres, de ahí que se sientan amenazados por el personaje de James Spader.

Ganó el Premio Especial del Jurado en el Festival de Cine de Sundance, sorprendió a la audiencia y le arrancó reacciones muy personales y viscerales

Sin embargo, la estrella de la cinta de Shainberg es Maggie Gyllenhaal. La actriz evita las numerosas oportunidades que se le presentan para hacer parecer patética a Lee. En su lugar, Lee es valiente a la hora de definir quién es y lo que quiere y necesita. La actriz convierte a Lee en un personaje más complejo, digno y luminoso de lo que fue concebido.

La película comienza con Lee vestida elegantemente con una falda negra por encima de la rodilla y una vaporosa camisa blanca. Se mueve con desenvoltura por el despacho de más extraña decoración que uno pueda imaginarse, realizando las labores propias de una secretaria a pesar de llevar una barra metálica sobre los hombros que le sujeta el cuello y las muñecas. De ahí pasamos a una escena seis meses antes. La Lee que vemos es tan diferente que uno se pregunta cómo ese inseguro patito feo ha llegado a convertirse en un cisne. Emocionalmente expuesta desde el principio, ver a Lee transformarse, crecer y florecer a lo largo del filme es una gran experiencia.

En cuanto al tema del sadomasoquismo, no nos encontramos, en modo alguno, ante una película que glorifique o explote su componente estético-sexual.En cuanto al tema del sadomasoquismo, no nos encontramos, en modo alguno, ante una película que glorifique o explote su componente estético-sexual. Consigue igualmente sortear su aspecto más sórdido con una ligereza, sentido del humor y ternura que la sitúa en las antípodas de La pianista (Michael Haneke, 2001). Una de las imágenes del fotógrafo Helmut Newton mostraba a una joven sobre una cama, cuidadosamente peinada y maquillada, llevando una silla de montar. En esa foto, la hermosa modelo viste pantalones de montar, botas y poco más bajo la silla, además de una misteriosa sonrisa. En Secretary vemos fugazmente una recreación de esta imagen, pero con Maggie Gyllenhaal totalmente vestida y con una zanahoria en la boca en lugar de una sonrisa secreta. Sabemos que se lo está pasando bomba.

Estos juegos, por subversivos que puedan parecer al principio, son mucho más saludables que los cortes que Lee se ha estado infligiendo a sí misma durante años.

Shainberg tiene el buen sentido de mantener a Lee complemente vestida a lo largo de la películaCuando Mr. Grey le dice que no pueden estar así las veinticuatro horas del día, Lee no ve por qué no. Ha descubierto lo que la hace feliz y no va a renunciar a ello fácilmente. Lee es la parte sumisa de la relación, pero también es la más fuerte, la que sabe lo que quiere y no se avergüenza de ello, la que provoca a propósito los castigos de su jefe cuando éste ignora sus errores, la que desafía sus creencias cuando él duda, la que va a buscarlo y no duda en demostrarle su amor en una maratónica prueba de sumisión total.

Shainberg tiene el buen sentido de mantener a Lee complemente vestida a lo largo de la película. Sólo al final, en un momento crucial de desnudez tanto física como emocional, se nos muestra su cuerpo, tan hermoso como lo ve Mr. Grey y como finalmente lo siente Lee, cubierto de las cicatrices de su doloroso pasado.

Secretary ciertamente cuestiona nuestras nociones acerca del amor. Durante los tres días que permanece sin moverse en el despacho de Mr. Grey, Lee atrae la atención de todo tipo de personas (Peter, su madre, un psicólogo, una feminista, periodistas). Nadie entiende el porqué de su comportamiento excepto dos visitantes. Alguien le habla de la tradición católica de autolesionarse como modo de demostrar su amor por Dios y termina preguntando: "¿Quién dice que el amor deba ser tierno y suave?". Más importante resulta todavía la presencia de su padre, alcohólico en vías de recuperación, que le lee un fragmento donde le dice que es hija de Dios, que procede de él pero no es él, y que tiene derecho a hacer lo que quiera con su alma y con su cuerpo. Lee (y es la primera vez que habla) le da sinceramente las gracias. Es justo la aceptación que busca.

Al final vemos a Lee y a Edward casados, convertidos en una pareja aparentemente convencional, que vive en un barrio y en una casa convencionales. Lee se despide de su marido amorosamente, como una buena amita de casa, pero se saca una cucaracha muerta del bolsillo y la deposita en la impoluta cama recién hecha. Sabe que, cuando Edward regrese a casa, será convenientemente castigada y lo espera con ilusión.

Al final vemos a Lee y a Edward casados, convertidos en una pareja aparentemente convencional, que vive en un barrio y en una casa convencionales

Es una película erótica, pero sobre todo muy romántica en la descripción del modo en que Lee y Mr. Grey descubren el amor y la aceptación total por parte del otro. El mensaje de la película es optimista: no temas ser quien realmente eres, ahí fuera hay alguien perfecto para ti.

En el último plano, una feliz Lee observa a su marido mientras se aleja camino al trabajo y después mira directamente a cámara, serena y desafiante a la vez.

Lo que nos dice esta última mirada dependerá de cada espectador. "Júzgame si quieres. No me importa, somos felices". O quizás, "Atrévete, como nosotros, a afrontar tus deseos más íntimos y oscuros."


(1) Entrevista disponible en:
http://movies.about.com/library/weekly/aa070202a.htm

Es una película erótica, pero sobre todo muy romántica en la descripción del modo en que Lee y Mr. Grey descubren el amor