MARCIAL: Mis inolvidables de la década

  15 Abril 2009

Tras cumplir 10 años en Internet, Encadenados dedica el nº 58 de su sección Rashomon (enero de 2009) a que cada redactor haga dos selecciones: por un lado, la lista de tres títulos por año que nadie debería olvidar, explicando brevemente el porqué de su elección; por otro, una crítica de aquel título que en su momento se nos olvidó realizar la crítica correspondiente, entre todos los estrenados en esta década prodigiosa. Por ello, este número lo hemos bautizado genéricamente como LOS OLVIDADOS.  


Las mejores de los últimos diez años
Escribe Marcial Moreno

Funny games1998
-Funny games
El tratamiento de la violencia que nos ofrece Haneke es siempre espectacular por lo inhabitual. Ésta es quizá la película dónde más explícitamente la trata, y donde llega a ser más inquietante.
-Tango
Dentro de las películas "musicales" de Saura, la que posee un argumento más elaborado, y la que más claramente trasciende el marco coreográfico es ésta, y todo ello sin abandonar la corrección formal que las caracteriza.
-Desmontando a Harry
Como casi siempre, Allen homenajea a los clásicos. En este caso a su querido cine sueco a través de Fresas salvajes, aunque también a Fellini y su Ocho y medio. Y todo ello en el momento en que sufre la crisis personal más importante de su vida.

1999
-Celebración
Es la primera película del Dogma, y la ópera prima de su director. En ambos casos la mejor de las obras. Inolvidable la banda sonora camuflada (el tintineo de las copas que anuncia la tragedia).
-Hoy empieza todo
Tavernier hace el alegato más interesante y complejo sobre la educación escolar que quizá se haya hecho nunca. Las conclusiones se encuentran en las antípodas de romanticismos trasnochados tipo "La educación lo puede todo".
-Wonderland
Es quizá la mejor película de Winterbottom, que a su vez podría considerarse como el cineasta más interesante, por la cantidad, variedad y calidad en su producción que ha surgido en el cambio de siglo.

Wonderland2000
-Así reían
Cuando Amelio aún hacía películas inolvidables, nos ofreció ésta, la crónica del ascenso social y el declive moral de un personaje en la Italia de la postguerra, pero que sin dificultad puede generalizarse a un marco más universal.
-Bailar en la oscuridad
Aunque no adoro las películas musicales, en ésta lo musical posee una razón de ser. Además, y es lo que cuenta, la bondad y la maldad, la realidad, la ficción, la esperanza, la entrega, la aceptación, se combinan en un cóctel perfectamente armonizado.
-Infiel
Se nota que Liv Ullman aprendió mucho de Bergman. Con guión del maestro sueco compone una película espléndida en la que se adentra en lo absurdo que a veces resulta vivir.

2001
-Deseando amar
La elegancia hecha película. En círculos minoritarios se conocía a su director, pero con Deseando amar se convirtió en producto de consumo masivo. No volvió a estar a tan gran altura, aunque con su episodio de Eros anduvo cerca.
-Ni uno menos
Yimou hace una disección implacable de los nuevos tiempos chinos, donde el dinero ha sustituido a todos los demás valores. Es en apariencia un cuento amable lleno de buenos sentimientos, pero esconde tras sí una crueldad infinita.
-En construcción
Es el gran "documental" (junto con El sol del membrillo, cuya deuda reconoce explícitamente) que encabeza la tradición documentalista española (más bien catalana). Posee un travelling final antológico.

En construcción2002
-En la ciudad sin límites
Una gran sorpresa. Un magistral Fernán Gómez es el centro de una trama en la que se cruzan la verdad y la mentira, la realidad y la invención amable de esa realidad. Nunca llegamos a ser aquello a lo que aspirábamos.
-El perdón
En su viaje incansable a través de los géneros, El perdón es el western moderno con el que nos obsequia Winterbottom. Está plagada, además, de esos sentimientos universales que no deben faltar nunca en una buena película del oeste.
-El pianista
Es la película sobre los nazis. Y quizá sólo podía hacerla un polaco. Las imágenes del gueto de Varsovia destruido pasarán sin duda a la historia del cine. Polanski nunca había rayado a tanta altura.

2003
-Mystic River
Clint Eastwood nos ofrece una terrorífica historia, no tanto por el tema que trata, sino por su resolución, en la que los poderosos encuentran un chivo expiatorio para cargar con sus culpas.
-Todo lo demás
Es la película de Woody Allen más infravalorada. Es una disección implacable de la Nueva York posterior al 11-S. Y es posiblemente la película más amarga de toda su filmografía.
-Lejano
Todo un ejemplo de cómo con pocos medios se puede contar una historia de forma extraordinaria. Está plagada de detalles que la convierten en una obra maestra. Una silla delante de un televisor nos dice más sobre la soledad que mil discursos.

Big fish2004
-Big Fish
La obra maestra de Tim Burton. Es la gran película sobre la imaginación y la realidad, y la capacidad de esta imaginación de crear un mundo real en el que poder habitar. Y es también la de quienes al final de su vida echan la vista atrás y reflexionan sobre ella.
-Todo o nada
Con su estilo tan peculiar, Leigh construye unos personajes de forma admirable. No hay quien lo haga como él en el cine actual. Y en un momento dado asistimos a eso tan difícil: la verdad traspasa la pantalla e inunda la película.
-Whiski
De nuevo una producción modesta que triunfa apoyada en el boca-oreja. La puesta en escena es espectacular, y el final es de una tristeza infinita, tristeza no exenta de crueldad.

2005
-Million dollar baby
Es una película antigua, con sabor a los clásicos de siempre. Una película que perfectamente hubiera podido rodar John Ford, con unos personajes masculinos que parecen extraídos de Monument Valley.
-Match point
Otra obra maestra de Woody Allen. Una revisión de Delitos y faltas, pero con mucho menos humor, más desengañada, más triste. La visión de la realidad que presenta es desoladora.
-Saraband
Bergman en estado puro. El tratamiento de los personajes es magnífico, y la crueldad con la que son mostrados algunos de ellos es de una desnudez sobrecogedora. La debilidad humana se muestra con una finura inigualable.

Buenas noches y buena suerte2006
-El arco
El coreano Kim Ki-Duk, además de ser uno de los directores importantes más prolijos de hoy en día, ha alcanzado un reconocimiento innegable. Quizá su obra más celebrada sea Hierro 3, pero yo prefiero ésta, un prodigio de elegancia y sutileza.
-Buenas noches y buena suerte
Clooney demuestra que es algo más que una cara bonita. Con una sobriedad encomiable hace una película sobre el miedo, porque en realidad eso es lo que retrata en esta revisión del maccarthysmo.
-Infiltrados
Scorsese consigue lo que no creíamos posible que ya pudiera conseguir, una obra a la altura de Casino o Uno de los nuestros. Su oficio en el manejo de la acción luce aquí en todo su esplendor.

2007
-Cartas desde Iwo Jima
Aunque no me entusiasma el cine bélico, esta película tiene la cadencia y la profundidad necesaria para trascender cualquier barrera genérica. Otra obra maestra de un cineasta en plena madurez creativa.
-El último show
Fue la última película de Altman, y es una despedida personal y también de una época, habría que decir incluso de un tipo de cine. Está rodada con una alegría, pero al mismo tiempo con una nostalgia, que se contagia al espectador.
-Promesas del Este
Posee el aroma del cine clásico, del trabajo bien hecho, del dominio del medio. Abandonado ciertas veleidades experimentales, Cronenberg ha optado por un tipo de cine que, de su mano, resulta siempre fascinante.

Promesas del Este2008
-Al otro lado
Con un guión soberbio, me fascina la capacidad de sugerencia que posee esta película. La escena de Hanna Schygulla en el hotel de Estambul, como tantas otras, es un ejemplo de buen hacer cinematográfico.
-4 meses, 3 semanas, 2 días
Es la película que ha lanzado a la cinematografía rumana. Además de la crudeza de la historia, hay que destacar la puesta en escena, cuidada como pocas veces se puede ver hoy en día.
-Mejor que nunca
No es una de las mejores del año, pero sí una película muy digna. Pero a pesar de ello está teniendo muchas dificultades para ser estrenada, cuando otras, incomparablemente peores, reinan en las carteleras.