PATRI: Mis inolvidables de la década

  19 Enero 2009

Tras cumplir 10 años en Internet, Encadenados dedica el nº 58 de su sección Rashomon (enero de 2009) a que cada redactor haga dos selecciones: por un lado, la lista de tres títulos por año que nadie debería olvidar, explicando brevemente el porqué de su elección; por otro, una crítica de aquel título que en su momento se nos olvidó realizar la crítica correspondiente, entre todos los estrenados en esta década prodigiosa. Por ello, este número lo hemos bautizado genéricamente como LOS OLVIDADOS.  


Inolvidables, aunque no todas
Escribe Patricio Ruiz

1998-15.jpg1998
–El hombre que susurraba a los caballos
Dirigida e interpretada por Robert Redford; su megalomanía no puede impedir que se lo coma Krystin Scott Tomas y eso que él se reserva el papel de buenismo (está bien escrito) de la novela de Nick Evans.
–Medianoche en el jardín del bien y del mal

Dirigida por Clint Eastwood basada en una novela reportaje; respeta la obra hasta el punto de que alguno de los personajes se interpreta a sí mismo. Una buena película dentro de una gran obra.
–Salvar al soldado Ryan
Spielberg rueda bien, su envoltorio es muy bueno, pero es un maniqueo. Y eso que sólo se trata de salvar a un soldado y no a media Humanidad.
–Titanic
De James Cameron. Lo único que quedó después del hundimiento fue la taquilla y Di Caprio. Su interpretación de James Cagney en la cima del mundo penosa. Cameron se hizo de oro en technicolor.

1999
–La delgada línea roja
Dirigida por Terrence Malick, para algunos un director de culto. Mucho tiempo entre rodaje y rodaje creando expectativas, actores de cara a la publicidad que terminan en cameos, guión confuso y el mensaje se torna ambiguo.
–La momia
De Stephen Sommers. Retorno al pasado cambiando el enfoque del tema para aumentar franjas de espectadores. Otro mérito no, pero debió de tener éxito en taquilla porque ya hay secuelas, spin-offs...
–Tienes un e-mail
Dirigida por Nora Ephron. Otro remake que tiene su origen en una gran película de Ernst Lubitsch titulada en España El bazar de las sorpresas. El intento de Hollywood de consolidar el tándem Meg Ryan y Tom Hanks no da tanto de sí.
–Paris Tombuctú
De un Luis García Berlanga en estado puro, aunque ya algo mayor en su última película; los actores de sus habituales películas corales no le abandonan y los nuevos se contagian del desordenado orden berlanguiano.

2000-4.jpg2000
–El coleccionista de huesos
De Phillip Noyce. Intento de actualizar un viejo éxito de la literatura y el cine policiaco: Nero Wolfe. Era un detective cuyo enorme peso le impedía la movilidad y los casos los resolvía sin salir de casa, con ayudante de campo. Añádasele la parafernalia cibernetica ¿les suena?
–Gladiator
De Ridley Scott. Mérito de Scott resucitar las peliculas de romanos en el siglo XXI. Un precursor al que han seguido Arturo, Alejandro, Troya, Anibal e incluso algunos espartanos virtuales.
–Las normas de la casa de la sidra
De Lasse Hallström. Tiene la estructura de un western: la película se abre con un forastero que llega a la ciudad en un tren para olvidar su antiguo oficio: las circunstancias se imponen, desempolva sus armas y resuelve el problema. Vuelve a subir al tren y alejarse...
–Sleepy Hollow
De Tim Burton. Hay mucha distancia de las obras más conocidas de Washington Irving (Cuentos de la Alhambra) y esta otra faceta suya de cuentos de terror, pero Tim Burton encuentra el tono.

2001
–Gracias por el chocolate
De Claude Chabrol. Intimista, de qualité, sugerente y a pesar del chocolate no es nada empalagosa. En su punto el chocolate y Chabrol.
–Enemigo a la puertas
De Jean Jacques Annaud. El cerco de Stalingrado visto desde el lado ruso con la minuciosidad de Annaud. La misma batalla desde el lado alemán, Stalingrado, era más coral. En ambas, como dicen los italianos, porca miseria.
–El sastre de Panamá
De John Boorman. Cualquier sastre hace un descosido como dice el refrán; no ha tenido suerte Le Carré: un reparto inverosímil, con un mal guión, sobre una regular novela alimenticia y un Panamá increíble.

2002-11.jpg2002
–Black Hawk derribado
De Ridley Scott. Película de reconstrucción milimétrica de un hecho de armas real. Ni la película ni nadie nos dice que esos hombres viven y mueren al servicio de un gobierno infame.
–Cuando éramos soldados
De Randall Wallace. Léase Black Hawk derribado.
–La guerra de Hart
De Gregory Hobblit. Mitad película de prisioneros, mitad thriller. Al parecer la historia es real, narrada de padre protagonista a hijo escritor
–Mulholland Drive
De David Lynch. Película personalísima como en general son las de Lynch, y como es habitual con lagunas que en alguna ocasión son auténticos agujeros negros. La música es sensacional, sobre todo Crying de Roy Orbison.
–Camino a Perdición
De Sam Mendes. Viene de un cómic que Mendes mejora respetando la visualidad seguramente por la labor de los actores: Hanks de aprendiz y Paul Newman en su canto del cisne.
–Windtalkers
De John Woo. La mala conciencia de América al descubierto años después: los guardaespaldas de los operadores de radio (navajos) tenían orden de matarlos si iban a caer prisioneros. La acción que lo envuelve, Woo 100%.

2003
–Italian job
De F. Gary Gray. En reciente votación sobre las mejores persecuciones de la historia del cine ha ganado la versión anterior, Un trabajo en Italia. Los intérpretes, los minis, continúan igual de jóvenes. En esta aparece un chico joven que hace de Michael Caine, qué crueles.
–Master and Commander
De Peter Weir. La película tiene buena factura formal, los combates, los temporales... Pero quema en una sola película una serie de quince novelas con los mismos personajes complejos aquí reducidos a arquetipos.

2004-21.jpg2004
–Cold Mountain
De Anthony Minghella. El director quema aquí uno de sus últimos cartuchos. Cuatro años en blanco de los pocos que le quedaban desde El talento de Mr. Ripley. Lástima de talento.
–Troya
De Wolfgang Petersen: del intimismo de El submarino a la gran industria. Ni Pitt tiene nada que ver con Aquiles, ni Bloom con Paris, ni el guión comprimido con el larguísimo asedio de Troya.
–El último samurai
De Edward Zwick. Un intento de transmitir al lenguaje de Hollywood el lenguaje cinematográfico de los grandes autores japoneses que trabajan con el color. Del aspecto ideológico e interpretativo ni hablamos.
Ocean’s Twelve
De Steven Soderbergh. Otro problema cada vez mas frecuente: se acabaron los autores clásicos y los grandes guionistas que hicieron grande a Hollywood. ¿Solución? Remakes y actores de póster.

2005
Alejandro
De Oliver Stone. La ambigüedad de Stone se une a la del personaje. Teniendo en cuenta la libérrima libertad del artista ¿esto es lo que queda de Alejandro, llamado por la Historia, el Magno?
–El aviador
De Martin Scorsese. Afortunadamente para el espectador prevalece Scorsese, uno de los grandes directores, sobre Di Caprio, uno de los actores que venden cualquier película, pero ¿alguien se lo imagina domesticando a Jane Rusell?
Descubriendo nunca jamás
De Marc Forster. El lado oscuro de J. M. Barrie, el creador del mundo de Peter Pan. No es una película para los mayores fans del autor, los niños; los mayores nunca lo comprendieron.
–El hundimiento
De Oliver Hirschbiegel. Película con vocación de documental y factura formal correcta, pero... está basada en las memorias de la secretaria de Hitler. Ese plano final sobre la nueva Alemania con los protagonistas de la antigua...
–Million Dollar Baby
De Clint Eastwood. Mejor película del año según consenso general. ¿Qué más se puede decir?
–El jardinero fiel
De Fernando Meirelles. Otro fiasco sobre una buena novela de Le Carré en la trama y en la denuncia. La trama se bifurca y hasta trifurca y Meirelles no tiene otra ocurrencia que mostrarlo con audacias de cámara que irían mejor en otros géneros.

2005-13.jpg2006
–El ilusionista
De Neil Burger. De un cuento corto se ha hecho una película larga, toda ella encaminada a la sorpresa final. Arriesgado, pero resulta. ¿La verá alguien dos veces?
–Alatriste
De Agustín Díaz Yanes. Desgraciadamente, como en Master and Commander, se quema una serie de relatos en una sola película española con presupuesto, decorados, vestuario y... actores. Afortunadamente no son los típicos amiguetes que pasan por el rodaje.

2007
–Banderas de nuestros padres
–Cartas desde Iwo Jima
De Clint Eastwood. Un hecho excepcional: la misma batalla vista desde las dos partes y nada maniquea. La vuelta a casa de los chicos de la bandera, que no conocíamos, no tiene desperdicio.
–Ratatouille
De Pixar. Desde hace cincuenta años el que escribe es un ferviente admirador de Pixie y Dixie, Tom y Jerry, el ratón Mickey. No murieron con Disney, pero ahora ¡Viva Pixar!
–El sueño de Casandra
De Woody Allen. No es sin duda lo mejor de uno de los escasos directores que sigue, o seguía, llenando los cines con su nombre.
–Leones por corderos
De Robert Redford. ¿A qué conclusión se llega después de vista la película, además de que el personaje de Redford en angelical y que la CIA una vez mas mete la pata? Duelos dialécticos y poco mas.

2008
–Wall-E
De Pixar. No hay nada que añadir, al menos por mi parte, al reciente y exhaustivo comentario publicado en esta revista con motivo de su estreno.

2007-20.jpg 2008-3.jpg