LUCÍA: Mis inolvidables de la década

  04 Enero 2009

Tras cumplir 10 años en Internet, Encadenados dedica el nº 58 de su sección Rashomon (enero de 2009) a que cada redactor haga dos selecciones: por un lado, la lista de tres títulos por año que nadie debería olvidar, explicando brevemente el porqué de su elección; por otro, una crítica de aquel título que en su momento se nos olvidó realizar la crítica correspondiente, entre todos los estrenados en esta década prodigiosa. Por ello, este número lo hemos bautizado genéricamente como LOS OLVIDADOS.  


Las películas que me gusta volver a ver
Escribe Lucía Solaz Frasquet

1999-20.jpgHacer un listado con un máximo de tres películas por año es pura tortura. En venganza he decidido dejar a un lado el análisis intelectual, no pensar demasiado y dejarme llevar por algo menos tangible, más ligado a la emoción que al raciocinio. Estas son películas, en fin, que me gusta volver a ver.

1998
Bienvenidos a la casa de muñecas: incisiva mirada de Todd Solondz, director de la bomba titulada Happiness, a las miserias diarias que sufre una adolescente en lo que es, aparentemente, una vida normal de clase media. Adiós al sueño americano.
El dulce porvenir: inteligente, compleja y delicada reflexión de Atom Egoyan sobre el impacto de una terrible tragedia en una pequeña comunidad.
Medianoche en el jardín del bien y del mal: me encanta el título, el modo en que Clint Eastwood captura la extraña atmósfera de Savannah y la suave interpretación de Kevin Spacey.

1999
El club de la lucha: estupenda adaptación de la novela de Chuck Palahniuk, genial dirección e interpretaciones en una historia que ataca con energía subversiva y una sonrisa traviesa la superficialidad de la cultura norteamericana.
La delgada línea roja: Malick regresa tras veinte años alejado de Hollywood para regalarnos una joya antibélica que reflexiona sobre la contradicción entre la belleza de la naturaleza y la naturaleza destructiva del hombre, sobre la muerte, Dios y el amor. Maravillosas interpretaciones. Poesía visual.
Dioses y monstruos: los últimos días de la vida del director James Whale (impecable Ian McKellen), una era que se ha desvanecido, su relación con el jardinero (¿cuándo encontrará Brendan Fraser otro papel como éste?). Nostálgica y conmovedora.

2000-4.jpg2000
American Beauty: otra inteligente sátira que desmonta el sueño americano, esta vez a cargo del británico Sam Mendes. Kevin Spacey vuelve a brillar acompañado por un no menos brillante reparto.
Una historia verdadera: junto con El hombre elefante, la película más accesible y conmovedora de David Lynch. El recuerdo del cortacésped avanzando lentamente por la carretera todavía me acompaña.
Sleepy Hollow: Tim Burton se encuentra en su elemento en esta recreación de las películas de la Hammer. Es como mirar un cuadro de atmósfera escalofriante. Magia y poesía.
Evasión en la granja: lo siento, tengo que añadir una cuarta. Es mi debilidad por los muñequitos de plastilina de Peter Lord y Nick Park.

2001
Hedwig and the angry inch: el actor John Cameron Mitchell adapta su exitosa obra teatral en lo que podría ser la próxima Rocky Horror Picture Show. Su Hedwig es un personaje frágil y trágico que busca su identidad en una película inusual y magníficamente excesiva.
Memento: original e inteligente película de Christopher Nolan. Su estructura narrativa fragmentada y compleja mantiene al espectador al borde de la silla hasta el final.
Y tu mamá también: el mejicano Alfonso Cuarón cuenta la historia de dos adolescentes superficiales gobernados por sus hormonas y el viaje de autodescubrimiento que cambiará sus vidas.
Moulin Rouge: sí, vuelvo a colar una cuarta, el audaz e innovador musical de Baz Luhrmann, desbordante pastiche posmoderno donde los haya.

2002-4.jpg2002
Donnie Darko: provocativo e imaginativo primer filme de Richard Kelly, mezcla de ciencia ficción, angustia adolescente, denuncia de la hipocresía y cinismo imperantes en la sociedad estadounidense, historia de apocalipsis y redención.
Monstruos S.A.: la mejor animación infantil trata a los niños (de todas las edades) como seres inteligentes. Aquí también incluyo a Shrek.
Desde el infierno: basada en la novela gráfica de Alan Moore, ambientada en el Londres victoriano y con una gran atmósfera gótica a lo Tim Burton (como en 2004 lo haría Una serie de desafortunadas desdichas de Lemony Sticket).

2003
Mi vida sin mí: impresionante Sarah Polley en una película de Isabel Coixet que logra trascender un tema increíblemente deprimente sin caer en sentimentalismos. Ojalá todos pudiéramos afrontar la muerte con tanta entereza y madurez.
Elephant: Gus Van Sant se adentra en el complejo y a veces terrible paisaje de un instituto estadounidense. No hay respuestas fáciles. El realismo que proporciona la participación de alumnos auténticos no le resta un ápice de poesía.
Lejos del cielo: Todd Haynes toma prestado el universo de Douglas Sirk para satirizar y criticar la cultura de las apariencias y la cerrada mentalidad imperantes en los años cincuenta al tiempo que nos invita a reconsiderar las actitudes de la sociedad actual.

2004-18.jpg2004
Big Fish: vuelve el mejor Burton para recordarnos la importancia de incluir un poco de magia y fantasía en nuestras vidas diarias. Simplemente encantadora.
La joven de la perla: hermosa película que no desmerece el aspecto visual de las obras de Vermeer. Colin Firth y Scarlett Johansson (antes de convertirse en una femme fatale) bordan la tensión subyacente de una atracción prohibida.
Secretary: atrevida y para algunos subversiva, Steven Shainberg muestra con delicadeza esta poco convencional historia de amor con excelentes interpretaciones a cargo de Maggie Gyllenhaal y James Spader.

2005
Una historia de violencia: Cronenberg encuentra en Viggo Mortensen el vehículo perfecto para reflexionar sobre la compleja naturaleza de la violencia. Qué suerte que volvieran a unirse en Promesas del Este.
Belleza prohibida: un sobresaliente Billy Crudup da vida a un actor especializado en interpretar papeles femeninos que se enfrenta a una profunda crisis de identidad. Nadie como los ingleses para estos dramas históricos.
Hierro 3: tierna e inusual historia de amor contada a fuego lento por Kim Ki-duk.
–Imposible dejar fuera dos joyas de la animación fotograma a fotograma: La novia cadáver de Tim Burton y los muy británicos Wallace & Gromit: La maldición de las verduras.

2006-9.jpg2006
Brokeback Mountain: impresionante adaptación a manos Ang Lee de la hermosa, delicada y devastadora historia de Annie Proulx. Tremendas interpretaciones.
El castillo ambulante: deliciosa combinación de imaginación sin trabas, fantasía, humor, acción, romance y personajes inolvidables. Gracias, Miyazaki.
V de Vendetta: atmósfera de tonos góticos en la adaptación de otra novela gráfica de Alan Moore con mensaje antifascista y carismático protagonista. Hay que escuchar a Hugo Weaving en su versión original.

2007
Shortbus: el sexo como búsqueda de la identidad en el Nueva York posterior al 11 de septiembre protagoniza el nuevo experimento de John Cameron Mitchell (no apto para mentes conservadoras) en colaboración con sus actores no profesionales. Triste, divertida, conmovedora, su atmósfera es tan cautivadora como difícil de definir.
Persépolis: una joven inteligente e inquisitiva tratando de sobrevivir en un mundo políticamente convulso. Una joya biográfica de la iraní Marjane Satrapi basada en su novela gráfica.
Deseo, peligro: exquisita ambientación para esta tensa, sensual y compleja historia de espionaje magníficamente interpretada bajo la dirección del maestro Ang Lee. Sus personajes al límite dejan al espectador exhausto.

 2007-1.jpg 2005-2.jpg