Patricio: EL REMAKE NACIONAL

  02 Diciembre 2008

Al cumplir 10 años en Internet, nuestra revista dedica el nº 57 de su sección Rashomon (noviembre de 2008) al artículo que cada redactor ha elegido como su favorito entre todos los que ha publicado en esta década. No es que sea el mejor, ni el más largo, ni el más... solamente es ése que cada autor recuerda con especial cariño. Este texto fue publicado inicialmente en octubre de 2004, en el nº 45 de Encadenados, puedes verlo en el siguiente link:
http://www.encadenados.org/n45/045remakes/04rashomon.htm


Hay remakes y atracos
Escribe Patricio Ruiz
 
remakesespaoles1.jpgEl cine español actual no es excesivamente aficionado a los remakes. A veces nos da un susto-disgusto como el de Atraco a las tres, pero no es lo habitual.

Y también es pata, que diría Eliza Doolitle en My Fair Lady: resulta que la original figura en puesto destacado en la relación de mejores películas españolas de todos los tiempos, según la votación de los habituales progres ma non troppo de la revista Nickelodeon.

¿Por qué se realiza un remake de la citada película? Indudablemente por el oro de Moscú. ¡Uy, perdón!, ¿en qué estaría yo pensando? El otro remake relativamente reciente e innecesario es el de Marcelino pan y vino.

remakesespaoles4.jpg

Hubo otros tiempos en que sí se prodigaron; eran tiempos en que el pueblo llano leía, aún no había televisión, y los escritores eran personas bien consideradas que no estaban en la nómina de grandes editoriales.

En Madrid aún se recuerda el entierro de D. Jacinto Benavente como una manifestación multitudinaria, los hermanos Álvarez Quintero llenaban teatros, Jardiel Poncela tenía fans, Perez Lugin escribía para multitudes y sus obras, con la llegada del cine, se rodaban una y otra vez, primero mudas, luego sonoras, más tarde en color.

remakesespaoles3.jpgHay varias versiones, como es natural, de Don Quijote de la Mancha, alguna reciente para televisión, otras inencontrables y alguna inacabada de Orson Welles. Fernando de Rojas tiene varias de La Celestina, alguna también para televisión. Pedro Calderón de la Barca y Lope de Vega comparten algunas versiones de El alcalde de Zalamea, Lope de Fuenteovejuna. Hay cerca de una decena de películas nacionales y extranjeras sobre Don Juan Tenorio. Y de García Lorca, muchas versiones de Yerma, Bodas de sangre y La casa de Bernarda Alba.

El lazarillo de Tormes tiene varias versiones entre cine y televisión y siguen las hipótesis sobre la autoría. No hay duda de la de Pedro Antonio de Alarcón sobre El sombrero de tres picos y sus múltiples versiones, hasta musicales con diferentes títulos.

remakesespaoles2.jpgBenito Pérez Galdós, afortunado literaria y cinematográficamente, tiene al menos dos versiones de Fortunata y Jacinta, tres de Marianela, tres de El abuelo contando la de Garci. Pio Baroja al menos dos de Zalacaín el aventurero; de los Machado dos de La Lola se va a los puertos; otras dos de Pepita Jiménez de Juan Valera; tres con diferentes titulos de La hermana San Sulpicio de Palacio Valdés; dos de La Regenta de Clarín; infinidad de Blasco Ibáñez: Cañas y barro, La barraca, Sangre y arena... tres al menos de la célebre obra de Alejandro Pérez Lugin: Currito de la Cruz, dos de la popular Cristina Guzmán de Carmen Icaza. Wenceslao Fernández Flores es el autor de El bosque animado que tenía una versión previa con el título de Fendetestas el nombre del bandido que interpreta Landa...

Posteriormente, el cine español se dedicó a hacer remakes de géneros, mas que películas, de la mano de dos genios del negocio.

remakesespaoles5.jpgUno de ellos, Jesús Franco, es posiblemente uno de los directores de cine que más películas y de más géneros ha dirigido. Se le puede rastrear desde multitud de seudónimos (Jess Frank, Frank Jess, Charlie Cristian y creo que, en alguna ocasión, hasta el de Franco ese hombre). Jesús Franco ha sido actor, director, guionista, músico... y ha tocado prácticamente todos los géneros, o sea, ha remakeado a base de bien: someramente: El castillo de Fu manchú, El Marqués de Sade: Justine, El secreto del Dr. Orloff (un trasunto del malvado Zaroff y de las manos de Orlac), El conde Dracula, Dracula contra Frankestein, Las vampiras, La venganza del Dr. Mabuse, Maciste contra la reina de las amazonas, Jack the Ripper, La tumba de los muertos vivientes... Y así hasta un centenar largo de películas, entre las que se omiten en esta relación las de marcado carácter erótico o sanguinolento, algunas de ellas de culto entre determinado tipo de aficionados.

El otro es Paul Naschy, un genio que en realidad se llama Jacinto Molina. También director, productor, guionista y actor, un maestro en el arte de la caracterización. A diferencia de Franco, su especialidad es el terror y su superespecialidad el hombre lobo: La noche de Walpurgis, Jack el destripador de Londres, El Dr. Jeckyll y el hombre lobo, La venganza de la momia, Licántropo, Tarzán en las minas del Rey Salomón... todas ellas llevan la impronta de Naschy.

remakesespaoles6.jpgHay otro filón entre los expertos en remakes españoles, el spaguetti-western y, en algunos casos, westerns propios previos al auge italiano: hay versiones españolas El ultimo mohicano, Uncas el final de una raza... del tiempo en que el cine alemán rodaba en Yugoslavia westerns escritos por Karl May. Más tarde el intrincado entramado que se formó en Cataluña y Andalucía, con seudónimos anglo-italianos y Fernando Sancho multiplicándose por mil para morir mil veces, es tan difícil de catalogar como determinados entramados financieros de la actualidad. Pero aquí también mataron a Billy el Niño y exterminaron al Séptimo de Caballería.

No contamos El coyote como remake de El Zorro. Evidentemente el personaje de Mallorquí es posterior al yanqui, pero aparte de algunas semejanzas (la máscara, el justicierismo...), hay muchas más diferencias (espadachín frente a pistolero, la indumentaria de sombrero y capa frente al vestido charro) y, sobre todo, la calidad literaria y humana del personaje no tiene comparación.

Otro filón español de cara a generar distintos remakes es el ciclo del triste Rey Alfonso XII, ¿o era XIII? Bajo el signo del éxito foráneo de la alegre Emperatriz Sissi, se intentó ponerse al rebufo de la popularidad de ésta, en una época que los seriales de radio batirían por goleada a los de los seriales de televisión de ahora, salvando las distancias.

remakesespaoles7.jpgDejando aparte las causas (televisión, analfabetismo creciente star-system...) el cine español ha evolucionado al usar y tirar películas de estreno simultáneo y corto con gran lanzamiento promocional y a continuación pase a DVD y más tarde a la televisión. El producto no se hace para durar, sino para explotar con el apoyo masivo de los medios de comunicación (televisiones, empresas periodísticas, radio...) que suelen ser los productores.

A contracorriente, José Luis Garci. Se puede estar de acuerdo o no con él, sus tesis, sus parrafadas, sus gustos, pero en esta época de cine para olvidar rueda tres películas a las que no se puede adjetivar peyorativamente como remakes: Cancion de cuna, sobre la obra teatral de Martínez Sierra; La herida luminosa, basada en la de Joan de Segarra, y El abuelo, de Benito Pérez Galdós. Las tres tenían versiones previas, algunas muy dignas. Garci las vuelve a rodar con los adelantos del cine actual (decorados, música, vestuario, iluminación) pero, y para mí esto es lo más importante, sin traicionar la letra y el espíritu de la obra primitiva. También es verdad que estos lujos que se permite Garci no muchos se los pueden permitir.

En conclusión: queda pues claro que hay remakes y atracos.

remakesespaoles14.jpg