French connection 2 (1975)

  21 Abril 2008

La persecución continúa
Escribe Eva Cortés

jf-1975frenchconnectio20.jpgTras los cinco Oscar de la primera, dirigida por William Friedkin, John Frankenheimer tomó el relevo para continuar con esta historia policíaca cuatro años después de French connection, en 1975.

En España, la gran expectación era ver a Fernando Rey en una película de fuera de nuestras fronteras. En 1971 hubo polémica con la elección del candidato para interpretar al traficante Charnier. William Friedkin pensó en Paco Rabal como primera opción. Al final se produjo el contrato con Fernando Rey sin que él lo viera en persona. Como sabía inglés, a Friedkin le acabó convenciendo más que Paco. Después de su formidable trabajo en la primera, John Frankenheimer no dudó en volver a contar con él para la culminación de la saga. Ésta, aunque no obtuvo el mismo reconocimiento que la anterior, fue una digna culminación de la historia.

Charnier (Fernando Rey), un peligroso traficante de heroína, consigue escapar y Doyle (Gene Hackman), policía americano, sigue sus pasos hasta Marsella con el objetivo de capturarle. En principio debe trabajar con la policía local, pero su carácter impetuoso le empuja a trabajar por su cuenta.

jf-1975frenchconnectio25.jpgGene Hackman recibió el Oscar a la mejor interpretación masculina por este papel en la primera, y en la segunda vuelve a hacer un gran trabajo. Su personaje Doyle cae poco simpático, es el poli malo. Un poco presuntuoso, llega a Marsella exigiendo, sin respetar la cultura diferente del país. A la vez, es un personaje irónico. Nada más empezar la película nos damos cuenta de su carácter. En el primer interrogatorio se ríe del interrogado, por no entender su idioma. El buen perfil de los personajes es un punto fuerte en este filme, teniendo en cuenta que ya había camino hecho.

jf-1975frenchconnectio23.jpgLa novedad respecto a la primera, en lo que a personajes se refiere, es la incorporación del agente francés (Bernard Fresson, a quien hemos visto más recientemente en El adversario) su compañero de batalla en Marsella. Éste es respetado por sus compañeros y en toda la ciudad, conoce bien el lugar y las maneras de actuar de la gente nativa. Es un tipo paciente y honesto que se niega a usar de cebo al recién llegado Doyle, pero el respeto hacia su trabajo le obliga a obedecer órdenes y dejar que Doyle se pasee por Marsella siendo todo un reclamo para Charnier; es el poli bueno.

Lo que al principio empieza como una competencia profesional entre ambos acaba siendo una simbiosis forzosa. 

jf-1975frenchconnectio22.jpgLa unión de ambos coincide con la parte más interesante de la película. Hasta ese momento el ritmo es intermitente. Por momentos sube la atención con los toques de humor y por momentos baja, por ejemplo, en las escenas un tanto soporíferas de la recuperación de Doyle. Pero la unión hace la fuerza, en todos los sentidos,  en la historia y en el ritmo. A partir de ahí, persecuciones, tiroteos, emboscadas, suspense hasta el final, al terminar uno queda satisfecho.

French connection 2 supuso para  Frankenheimer continuar con su línea del cine de acción y suspense, y aunque no fue tan aplaudida como otras de sus obras, como El hombre de Alcatraz, supuso sacarle partido y llevar a buen termino la historia. 

1975_frankenheimer.jpg