Los fantasmas de Alexander

  05 Agosto 2018

La creatividad, una espada de doble filo

fanny y alexander-21Si una cosa queda clara después de haber tenido la oportunidad de visionar más de la mitad de su filmografía a lo largo de los años, es que Ingmar Bergman puede llegar a calar muy hondo en los espectadores, llegando incluso a plantearles reflexiones que puedan llegar a tambalear las creencias de unos y de otros.

Su trilogía sobre la crisis de fe (El silencio, Como en un espejo y Los comulgantes) fue un auténtico vademécum de los claustrofóbicos sentimientos y creencias cristianas que podían llegar a sofocar la creatividad obstaculizando la sensación de libertad en el mundo, mientras que sus películas «veraniegas» (Juegos de verano, Un verano con Monika y Sonrisas de una noche de verano) presentaban y analizaban diversas relaciones desde puntos de vista trágicos, idealistas y cómicos que eran realistas sobre las dificultades de las relaciones entre los seres humanos.

Una característica de Fanny y Alexander es la convivencia del elemento fantástico con la realidad. La vemos primero en la imaginación de Alexander —quien ve estatuas que cobran movimiento—, así como en la presencia del «fantasma» de Oscar, como más adelante la hallaremos en la tienda de Isak y, finalmente, también en el «fantasma» de Vergerus. Esta mezcla de la realidad con la fantasía es propia del mundo de la infancia y Bergman la incorpora como un elemento más del argumento, como si se tratara de un personaje más.

Alexander tiene una poderosa imaginación que va más allá de la mera creación de mentiras que revelan elementos de la verdad. Su potencial creativo es lo suficientemente fuerte como para cautivar al consumidor de sus engaños mediante la fuerza de sus evocaciones, incluso si ese consumidor es él mismo, el que conscientemente creó los engaños en primer lugar. Su creatividad también descubre un reino entre el Ser y la Nada donde los espectros residen y se mueven y lloran y contemplan.

El primer espectro que aparece en la película es el fantasma de Oscar Ekdahl: el padre de Alexander. Después de la muerte de Oscar, Vergerus consoló a su esposa viuda Emilie. Los dos desarrollaron un vínculo y anunciaron su intención de casarse. Durante el proceso, Alexander mira hacia el comedor contiguo de la casa y cierra los ojos con la imagen de su padre fallecido mirándolo fijamente. El presagio de la perdición proclama correctamente el fracaso inevitable de la unión entre dos almas tan diferentes en la forma y la dirección como Vergerus y Emilie. Alexander nota esto también y la visión de su padre infeliz cimenta la naturaleza condenada de esta unión dentro de la mente de Alexander.

Un encuentro posterior con el mismo espectro paterno ocurre durante los tiempos difíciles de Alexandre y Fanny en la casa parroquial. Un piano repica notas disonantes y acordes con un ataque atmosférico lento y trémulo. Los niños van a investigar los ruidos y encuentran un asiento del piano desocupado. Fanny parece incapaz de ver la figura encorvada sobre las teclas, mientras que Alexander ve el espectro de su padre una vez más vívidamente ante él, sin hablar, pero ofreciéndole consuelo y simpatía a través de su mirada.

Finalmente, Alexander verá a su padre una vez más mientras explora la casa de Isak Jacobi (Erland Josephson), el hombre que alguna vez fue amante de Helena Ekdahl y ahora es un amigo de la familia que ha secuestrado y salvado a Alexander y Fanny de la casa de Vergerus. El espectro de Oskar se reclina sobre un sofá y mira hacia las profundidades del corazón de su hijo. Alexander le dice que sería mejor si saliera a la luz y dejara de causarle dolor a través de sus constantes recordatorios de su ausencia física y su incapacidad para ayudar. 

Hay dos espectros más significativos en la película que se presentan a Alexander. El primer espectro es el espectro doble de las dos hijas de Vergerus que se ahogaron. Se le aparecen a Alexander mientras está atrapado en el desván de la parroquia y reprochan al niño por mentir acerca de cómo los trató Vergerus. Revelan que Vergerus era un padre amoroso y que sus muertes fueron meros accidentes. Mientras jugaban sobre el hielo, golpearon una fina lámina y se cayeron. La corriente los arrastró aguas abajo y no pudieron resurgir y, por lo tanto, murieron de asfixia. 

fanny y alexander-23

Atormentan a Alexander por sus mentiras y revelan que la creatividad del niño es una espada de doble filo. Él puede conjurar o canalizar el espectro de su padre que puede ofrecer consuelo y hacer que el proceso de duelo sea más fácil. Sin embargo, Alexander también puede poner en foco involuntariamente los espíritus de aquellos que no tienen una consideración tan positiva hacia él y de hecho pueden querer hacerle daño, tal como lo hace la aparición final del entonces muerto sacerdote Vergerus en el desenlace de la película que señala la inevitabilidad de la crianza dura de Alejandro en la parroquia y los efectos de esa experiencia que probablemente lo seguirán y perseguirán por el resto de su vida. 

Así como los eventos de la educación religiosa de Bergman lo obsesionaron a lo largo de su propia vida, la aparición final del entonces fallecido sacerdote Vergerus en el desenlace de la película que señala la «imposibilidad de escapar» de la crianza dura de Alexander en la parroquia y los efectos de esa experiencia que probablemente lo seguirán y perseguirán por el resto de su vida. 

Hay dos enfoques para analizar el estado ontológico de estos espectros. El primero enfatiza su papel psicológico en la vida, el desarrollo, el afrontamiento y el crecimiento de Alexander cuando era niño. En esta visión, los espectros son meros fantasmas de la mente en la imaginación de un joven especialmente precoz y creativo. El propio ateísmo declarado de Bergman y la creencia arraigada de que la vida termina en el vacío de la Nada parecen apoyar esta versión de los acontecimientos, ya que los espectros no pueden existir bajo tales condiciones metafísicas. Los espectros aquí son reales, pero sólo en la mente de Alexander. No existe una presencia de un ente que no esté en el orden de vidas humanas reales y objetos físicos, sino en un orden secundario de presencia óntica como creaciones dentro de la mente de una entidad existente, al igual que los Estados y el concepto de Dinero.

Sin embargo, esto es problemático en algunos aspectos serios. En primer lugar, la cita de Bergman parece afirmar que, aunque tuvo problemas para diferenciar entre realidad y fantasía, no se debió a un problema psicológico de su parte. Los dos eran difíciles de diferenciar porque los espectros y los fantasmas eran tan reales como la realidad que los rodeaba. En segundo lugar, en su vida posterior, Bergman comenzó a catalogar experiencias de fenómenos sobrenaturales o, por lo demás, normalmente inexplicables, a través de su vida había presenciado desde sus primeros recuerdos como niño hasta sus últimas experiencias como anciano.

Por lo tanto, la imaginación creativa de Alexander lo hace más que un potencial autor. Lo convierte en una especie de vidente que puede acceder a los recuerdos de los intermedios y dialogar con los espectros antes de dar los últimos saltos hacia el Gran Desconocido, ya sea en la Nada o en algo completamente distinto.

Escribe Francisco Nieto

fanny y alexander-14