Cantando bajo la lluvia (Singing in the rain, 1952) de Stanley Donen y Gene Kelly

  24 Mayo 2014

Metacine

cantando bajo la lluvia-1Numerosas películas han tratado los entresijos de la industria, con argumentos que desmenuzan y explican a un espectador ansioso por conocer lo que hay al otro lado del objetivo.

En la actualidad surge una nueva moda debida al avance tecnológico, son los extras de los DVD, que desvelan la realidad no tan glamurosa, del ahora conocido como making of (cómo se hizo), que viven a diario sus estrellas en el trabajo y la manera de realizar lo que llega a la pantalla. Aunque esta variante de pseudorealidad editada no es lo que nos interesa en este momento.

Las producciones cuyos guiones basan su narración en el cine dentro del cine son conocidas como metacine. Tal vez una de las más representativas sea Cantando bajo la lluvia (dirigida por Stanley Donen y Gene Nelly, 1952), en la que se relata la dificultad que supuso el cambio del cine mudo al cine sonoro. Como cuando se estrenó  El cantor de jazz en 1927 la cinta fue un gran éxito para la Warner, pues apostando por la tecnología los estudios de estos hermanos mejoraron su situación.

Esta gran revolución provocó una renovación en las salas de cine y platós de rodaje, que tuvieron que invertir en adaptarse al novedoso sistema y superar los iniciales problemas  que ello acarreó. Todo esto es narrado en clave de comedia en el famoso musical protagonizado por Gene Kelly, Donald O’Connor y Debbie Reynolds.

La película

Don Lockwood es un famoso actor que forma pareja en el set con la también estrella Lina Lamont, con quien mantiene un falso romance de cara al público creado por los estudios para aumentar las ventas de entradas. Junto a Don también trabaja su viejo amigo Cosme, aunque a cargo de la música.

Durante la noche  de un estreno, huyendo de unas fans enloquecidas, Don conoce a Kathy Selden, una aspirante a actriz de teatro que realiza numerosos musicales a domicilio y que desprecia el arte cinematográfico, considerándolo un género inferior al teatro. La chispa entre ambos surge de forma inmediata. Don no parará hasta conseguir a la chica, sorteando a la problemática e insoportable Lina, obstáculo principal del argumento que impide el triunfo de la felicidad y también de la película muda que protagonizan.

Los comienzos del cine sonoro

Otro de los problemas tratados y realmente acontecidos en los años 20 fue la voz de los actores. Muchas grandes estrellas cayeron en el olvido de forma cruel, por no tener la voz que sus seguidores esperaban. Un inconveniente que resultó insalvable para muchos. En esta cinta los actores Don (Kelly) y Lina (Hagen) son sometidos a duras clases de dicción, nunca superadas por ella, quien con  su voz estridente no logra pronunciar nada correctamente, su soberbia es su peor enemigo.

La forma de actuar también se modificó. Ya no eran necesarios los gestos exagerados ni las sobreactuaciones, es más, resultaban del desagrado del público, pues ahora las palabras podían contar lo que antes debían “hablar” con los ojos, como decía el personaje de Norma Desmond en El crepúsculo de los dioses (dirigida por Billy Wilder, 1950).

La amistad que hay entre los tres protagonistas es lo que logra que una repentinamente desfasada película muda, El caballero duelista, se transforme a marchas forzadas en un musical. Una idea surgida a altas horas de la madrugada en casa de Don, la felicidad que supone el no ver su carrera arruinada y el recíproco amor que hay entre él y Kathy le lleva a realizar la mítica escena, tras acompañarla a casa. Es cuando Gene Kelly canta y baila bajo la lluvia.

Un número que en un inicio estaba previsto que hicieran los tres juntos pero que,  finalmente, fue el maravilloso y alegre solo que es. Dos días pasados por agua que a Kelly le valieron un buen enfriamiento por lo que tuvo que parar momentáneamente para recuperarse.

cantando bajo la lluvia-2

El género

El género musical nació con el sonido, maravillosas coreografías como las caleidoscópicas creadas por Busby Berkeley para la Warner, que aquí en algún momento se le rinde homenaje. Otra de las referencias notables es la de la imagen clásica del director de cine de principios de siglo, aquí vestido con esa iconográfica imagen al estilo Cecil B. De Mille con pantalones bombachos y botas de montar por encima.

Por norma general, las canciones se crean a partir  de un guión como base argumental para integrarlas en él (integrated musical), pero en el caso de Cantando bajo la lluvia fue al contrario. Arthur Freed, productor de la Metro, quiso incluir una serie de canciones de antiguos musicales, entre ellas la que da título a la cinta. Sin un hilo conductor común, los guionistas tuvieron que arreglárselas para introducir número tan dispares.

Esta limitación agudizó su ingenio así a los guionistas, Betty Comden y Adolph Green, se les ocurrió centrar la historia en un momento cercano al que esas canciones fueron creadas, en el inicio del cine sonoro.

Entre ellos el más largo y costoso fue el que se basa en Broadway (Broadway melody). Canción que surge como un sueño de Don Lockwood. En él aparece Cyd Charisse como una femme fatale  que lo abandona por otro con más dinero, un mafioso. Una aparición que supondría el espaldarazo para esta bailarina de piernas interminables, logrando un papel protagonista junto a Gene Kelly en  1955.

El tono habitual del género, salvo excepciones, es positivo. De entre las más alegres y que mayor felicidad transmiten al espectador es Cantando bajo la lluvia. Sus números joviales y la ejecución impecable de un Gene Kelly  que jamás pierde su contagiosa sonrisa, tienen  mucha culpa de ello. Realizando el más feliz de todos bajo la lluvia, elemento dramático que, generalmente, se usa para transmitir melancolía y patetismo, y que él lleva a un significado opuesto, la liberación pueril que supone el chapotear en los charcos.

Kelly demuestra ser una gran estrella del género, siendo uno de sus mejores abanderados, junto con Fred Astaire quien también forma parte de la memoria colectiva, si bien éste representaba la perfección y la elegancia, Kelly con lo que enamoraba era con su dinamismo y potencia, un actor que siempre será recordado sonriendo bajo la lluvia.

Escribe María González Juanes


 Más información sobre Cyd Charisse:

http://www.encadenados.org/rdc/todo-lo-demas/651-cyd-charisse-ha-muerto

cantando bajo la lluvia-3