Los sobornados (The big heat, 1953)

  07 Noviembre 2013

La intriga del “Big Lang” 

los-sobornados-0The big heat, “El gran calor”, fue el título elegido para indicar, en la jerga de la mala vida americana, el elevarse del nivel de guardia de la policía hacia la criminalidad.

En España, Los sobornados fue la traducción considerada más apropiada a una de las películas de cine negro más apreciadas en la filmografía de Lang y en la historia del cine en general.

Fritz Lang ha hecho “esta historia” para algunos, y aunque no fuese así, ha contribuido de manera imponente a enriquecer el cine con numerosas joyas gracias a su rica personalidad.

Desde el melodrama hasta la ciencia ficción, o el western, uno de los mejores que ha conseguido realizar ha sido el cine de intriga, como esta película, que lleva muchos de los temas recurrentes en toda su carrera de director.

Sinopsis

Mientras indaga sobre el suicidio de un compañero de trabajo, el sargento Dave Bannion descubre la corrupción en la que estaba implicada la víctima, internamente en una gran red criminal.

Punto de partida: la viuda del suicida que posee unos documentos capaces de revelar estas pruebas de relación con la mala vida. Durante la investigación, Bannion sufre problemas en el trabajo y en la familia.

Una intriga sin tiempo

Adaptado de una novela en capítulos de una revista del 1952, es una película para todos los tiempos y para todos los sitios: así es apropiado definir esta pequeña perla de la cinematografía americo-alemana. Un hombre que lucha por la verdad paga un precio muy grande porque ha de enfrentarse a las mentiras con las que el mundo se propone de avanzar.

Como en todas sus pelis, también en ésta Lang sugiere y perfecciona unas temáticas que siempre se encuentran en su trabajo de director.

Una de esas es la “maldad” representada por algunos personajes de manera diferente.

Vince Stone, el jefe de la organización criminal, refleja un aspecto físico malvado y una actitud violenta y bruta. La dualidad bien-mal está en contraposición durante toda la película, hasta confundirse en algunos puntos sobre quién es verdaderamente el bueno y quién el malo entre los personajes.

La fiabilidad es tarea del espectador: ¿de quien hay que fiarse para que siga el hilo conductor de la trama?

Un buen juego propuesto a quien mira la película. Y esta maldad que se enfrenta a la profesionalidad de un buen hombre, se conecta con otra temática recurrente: la doblez de la naturaleza humana.

Fritz Lang expone este principio en la presentación de los personajes, sobre todo del protagonista.

El sargento Bannion es aparentemente un hombre simple y honesto. Tiene un buen trabajo y una familia que quiere mucho. Pero, en el momento de reaccionar al odio y a la violencia, su respuesta es la misma: aunque sea un policía se porta como un hombre violento y cruel.

La venganza es el sentimiento alrededor del que gira su rabia y su “transformación”.

los-sobornados-3

 

Esta doblez se revela también en algunos detalles que podrían parecer sin importancia: la cara desfigurada por la mitad de la mujer de Vince Stone representa la naturaleza humana; por un lado, perfecta en su belleza; y por el otro, desfigurada por la maldad.

La temática del contraste invade todo el filme, hasta su técnica. La primera escena, clave del desarrollo de la película, enseña a un hombre de espaldas. La cámara toma un primer plano sobre una pistola y luego sobre una mano entera. Un disparo y al lado de una carta para un político, el distintivo de un policía.

Estos trozos más bien significativos son los que componen la escena. Contrastes entre ellos, sobre todo por lo que concierne el suicidio por parte de un policía y el hecho de que en esa época, 1953, en Estados Unidos esta escena fue sometida a censura.

Gracias a este “límite” ha salido una reconstrucción de elementos única en su estilo, que sugiere ya muchas pistas al espectador que está para introducirse en un mundo oscuro e inconveniente.

El “destino” es el hilo conductor de la película de Lang que desafía la naturaleza humana: la lucha contra los acontecimientos es tanto más potente cuanto la fuerza de voluntad que el hombre tiene.

Lucha contra sí mismo, contra la sociedad y contra el destino: la vida está hecha de todos estos elementos y Lang consigue sobornar a su espectador de una manera que sólo su cine puede revelar.

Escribe Serena Russo

los-sobornados-4