Más allá de los sueños (What dreams may come, 1998) de Vincent Ward

  07 Julio 2013 Fantasía o realidad 

Mas_alla_de_los_suenos-1Para el ser humano existe una difusa línea entre lo que es real y no, la imaginación juega un papel definitorio en la poderosa mente de la especie humana. Para proteger su autoestima y mantener un estado de homeostasis, se elegirá ignorar hechos, tan ineludibles en algunos casos como la muerte.

Un claro ejemplo de que la línea es muy fina sucede tras el momento de despertar de un sueño, ya sea bueno o malo la sensación permanece en el sujeto y en algunos casos el sueño ha sido tan vívido que por unos instantes se puede llegar a dudar de si ha acaecido o no. Como dijera hace ya algún tiempo Calderón de la Barca: “toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”.

¿Es real aquello que se puede tocar?, ¿o quizás aquello sobre lo que leemos y que otros han visto? ¿Lo son ambas cosas? El debate sigue abierto a día de hoy entre las diferentes visiones que estudian este campo, lo cierto es que para cada uno se torna en real aquello que él decide o siente como tal, la realidad es por tanto subjetiva.

Las emociones de la humanidad guían la conducta jugando un papel, en ocasiones, de más peso que el raciocinio. A pesar de ser considerado un ser racional, distinguiéndose de otras especies solamente por este hecho. El ser humano se ve sobrepasado por sus emociones, como suele decirse la cabeza dice una cosa mientras el corazón otra. Cuanto más extrema o inesperada sea la situación a la que se enfrenta el ser humano, más le dominaran sus sentimientos y dejará una conducta controlada y manejable a un lado sin ser consciente de que ha obrado de este modo.

Para poder controlar mejor la conducta del ser humano, lo ideal es llevar a cabo una supresión o control emocional, en el caso de grandes grupos el objetivo es una homogeneización que permita una vigilancia más global y rasa. Así se evita una mayor inversión de recursos que pueden ser destinados a otras labores.

En el mundo occidental se enseña a los niños a reprimir sus emociones y a hacer lo que se conoce como madurar, hay que tener un comportamiento ejemplar para así ser un ser humano perfecto, sin taras, sin agujeros, una máquina productiva para la sociedad. En un momento de debilidad emocional se puede acabar por ser un peso para una sociedad que no está dispuesta a consentirlo.

Los hechos, incluso los calificados de objetivos, pueden interpretarse de muy diferentes maneras, en función del enfoque se le dé a un mismo acontecimiento éste puede resultar maravilloso o apabullantemente tétrico. Viviendo en la misma realidad los seres humanos se sitúan en puntos dispares respecto a ella, existiendo sujetos que eligen apartarse de la información o interpretarla como ellos desean, mientras que otros que prefieren revolcarse en ella participando del mundo que les rodea.

El apartarse de hechos dolorosos emocionalmente no tiene por qué hacerse de modo voluntario, por su carácter el ser humano elige protegerse a sí mismo antes que tomar riesgos y resultar ser vulnerable. Existe lo que se denomina zona de confort, este espacio es donde el sujeto se siente cómodo, coloca y ordena su pequeño universo a su manera, libre de peligros, se elige por tanto la monotonía. Si se sobrepasa la línea que la delimita se llega a la zona de pánico, un lugar desconocido para la persona en el que habrá de desenvolverse con soltura para adquirir nuevos conocimientos y enriquecerse. La zona de pánico es denominada por los más optimistas zona mágica dado que en ella se pueden conseguir cosas inalcanzables en otros lugares más reguardados.

Existen tantas realidades como seres humanos, dentro de las mismas familias, incluso analizando las reacciones, costumbres y modus vivendi de gemelos univitelinos (los más idénticos genéticamente) observamos cómo la vida se vive de un modo propio, las reacciones no son iguales y los escenarios desconocidos u hostiles se abordan de maneras dispares.

Mas_alla_de_los_suenos-2

Muerte

En Más allá de los sueños, el tema central es la muerte. En un primer momento la de los hijos, más adelante la del padre y finalmente la de la madre.

Tres tipos bien diferenciados, la muerte de los hijos es uno de los peores temores de los padres dado que no se está preparado en modo alguno para ello. Se trata de un hecho antinatural, los hijos genéticamente se justifican como la perpetuación de la especie y a un nivel menos global, de los genes de los padres que lucharán por mantener la existencia de sus vástagos con las enseñanzas que ellos les proveen, así su existencia tendrá sentido y perdurará más allá del día de su muerte.

En la película los niños se ven envueltos en un accidente a una temprana edad, provocando el hundimiento de la familia, especialmente de su madre que ha de internarse en un centro psiquiátrico para poder empezar a superar su muerte.

La pérdida de un hijo suele derivar en la separación o graves problemas para un matrimonio dado que el ser humano se ve exento de medios para combatir el hecho de que esa persona que significaba más que nadie para él ya nunca volverá a estar ahí. En el caso que nos ocupa, supone la depresión de la madre mientras que el padre elige centrarse en su trabajo e ignorar el hecho de que sus hijos ya no están ahí, perdiendo el equilibrio que ha de tener la vida.

Como hemos comentado en el punto anterior, el modo de afrontar una misma situación difiere, en el caso de Robin Williams opta por no afrontar la realidad, mientras que Annabella Sciorra no quiere continuar luchando en un mundo hostil. Esta primera fase de duelo deja paso a una aceptación que les lleva a poder rehacer sus vidas.

El varapalo emocional que sufren los separa para darse cuenta más delante de que el único medio de seguir a flote es unirse contra la tempestad, ante el desconocimiento las vías que han de construir serán más estables si aúnan sus habilidades. Al unir su modo de afrontar la muerte de sus hijos, se hacen más fuertes, comparten su realidad y deciden forjar un nuevo futuro.

La realidad no para de verse modificada una y otra vez, con hechos que no se pueden evitar ni prever y eso es lo que muestra, mediante una gran dosis de fantasía, Más allá de los sueños. Cuando la pareja ha conseguido algo de estabilidad y vuelve a sonreír, él sufre un accidente, dejándola viuda y sin hijos. Esta situación se torna en demasiado extrema para ella que decide no seguir viviendo y suicidarse, desatando las consecuencias que tan drástica elección supone.

Mientras que niños y marido no pudieron elegir su futuro ella sí, en vez de dibujar una nueva realidad elige aferrarse a la que ya conocía, al no poder tenerla el sufrimiento es excesivo y no puede continuar en su soledad.

Mas_alla_de_los_suenos-3

Más allá de la muerte

Cuando Chris, Robin Williams, muere, va al cielo, lugar en el que tiene que seguir tomando decisiones. Se aferra a su mujer a pesar de que ella sigue viva, seguir adelante no entra en sus planes. A pesar de encontrarse con sus hijos prefiere ir en busca de su mujer, el amor que siente hacia ella supera la barrera de lo sobrenatural.

Tras el suicidio de ella, él recibe una inyección de esperanza porque infiere que se va a reencontrar con su amada pero, nada más lejos de sus sueños, al haberse suicidado su destino es ir al infierno. Cuando se entera de ello, no duda ni un momento y se encamina hacia los confines del averno con ánimo de salvarla y traerla a su lado. Ni siquiera la certeza de que ella habrá perdido la cabeza y nunca volverá a su lado, nublan su enorme fe en el amor y se empeña en intentarlo.

Más allá de los sueños es un ejemplo de cómo el ser humano sigue amando a ser querido aunque ya no esté a su lado, no tratándose de un caso tan extremo como el de los cisnes que al poco tiempo de morir su pareja también lo hacen ellos de modo natural pero se le asemeja.

El amor que Chris siente por Annie es tan grande que no se da por vencido ni cuando su cabeza le dice lo contrario, las emociones superan, una vez más, cualquier razonamiento incontestable.

La cinta inspirará a los románticos empedernidos y desilusionará a los que opten por una visión menos edulcorada del mundo.

Escribe Sonia Molina

Mas_alla_de_los_suenos-4