El consejero (The counselor, 2013)

  02 Diciembre 2013

Abogado en apuros 

el-consejero-1Cuenta las vivencias de un reputado abogado de Estados Unidos que decide adentrarse en el tráfico de drogas debido a problemas económicos.

Aproximarse a El consejero desde fuera era demasiado bonito para ser cierto para cualquier amante del buen cine: grandes actores, un director capaz de lo mejor y un escritor que cuenta en su haber con algunas de las grandes obras de los últimos años.

Desgraciadamente, Ridley Scott abre el telón para descubrir una patética escena entre Penélope Cruz y Michael Fassbender a la que seguirán muchas otras, la mayoría aún peores que ésta.

La ilusión y esperanzas vertidas no aguantan ni a los primeros veinte minutos de la cinta, son arrancados de cuajo por una dirección pesada y anticuada que pretende ser todo aquello que no es, a su vez aderezada con unas frases dignas del peor de los culebrones sudamericanos que jamás se haya emitido.

Cormac McCarthy escribe afirmaciones lapidarias que no resultan sino absurdas y fuera de lugar en un filme en el que se echa en falta mayor espontaneidad, los diálogos están tan milimetrados y ejecutados con tanta fiabilidad que pierden cualquier entero que pudieran aportar. De hecho, la casi totalidad de ellos acaban por resultar incomprensibles para la mente humana.

Las intenciones de director y guionista quedan patentes, esgrimir un filme inteligente y profundo acerca de cómo se mueve el mundo de las drogas. Quedándose en eso, intenciones, anhelos que se pierden entre conversaciones que parecen incompletas.

La temática queda sin explicación pero no en el buen sentido, en el que deja al espectador pensando y utilizando todos sus recursos para resolver las incógnitas desplegadas, sino en el de que al abandonar la sala alberga la sensación de no poder describir lo allí visto.

Si existe alguien capaz de lo mejor y de lo peor, ese es Ridley Scott. Observando su filmografía hallamos clásicos entremezclados con películas que nunca deberían haber visto la luz. En este caso nos encontramos ante un filme anodino y pretencioso, extremadamente fatuo. No llega a aquel grupo pequeño de películas dirigidas por Scott que, al menos, conseguían entretener.

Director y guionista se gustan tanto, son tan estupendos que no nos dejan disfrutar de unas interpretaciones gloriosas. Tanto Michael Fassbender como Brad Pitt y Javier Bardem regalan lo que se puede calificar como actuación en puro estado, para estos tres actores no importa el personaje, siendo capaces de dar vida a infinidad de ellos de las más diferentes clases, siempre saliendo victoriosos.

Una pena que el lado femenino no acompañe: Cruz hace un trabajo correcto, sin más, mientras que Cameron Diaz es el eslabón más débil de una sólida cadena. La ex modelo provoca vergüenza ajena durante todo el minutaje, el papel le queda grande, no se adecúa a él en ningún momento y es un agujero en la única coraza de que dispone El consejero, su reparto.

Siempre gracias al trabajo de los tres actores principales el filme logra despegar a ratos para volver a caer inmediatamente, en cuanto la cámara se detiene para realizar un plano innecesario o las páginas del guión se llenan de tinta que solamente McCarthy alcanza a entender.

Otro ejemplo de que los recursos primarios no son siempre bien utilizados.

Escribe Sonia Molina

el-consejero-2

 

Título El consejero
Título original The counselor
Director Ridley Scott
País y año Estados Unidos, 2013
Duración 117 minutos
Guión Cormac McCarthy
Fotografía Dariusz Wolski
Música Daniel Pemberton
Distribución Hispano Foxfilm
Intérpretes Michael Fassbender (el consejero), Penélope Cruz (Laura), Cameron Diaz (Malkina), Javier Bardem  (Reiner), Brad Pitt (Westray).
Fecha estreno 29/11/2013
Página web http://www.thecounselormovie.com/es/#!/characters