Contra las cuerdas (Against the ropes, 2003)

  01 Julio 2012
K.O. por tópicos y aburrimiento 

contra-las-cuerdas-1Sé que me estoy jugando el “plus” del verano con esta crítica, por su brevedad, pero es que la película es tan mala que no da más de sí. Ni siquiera para ponerla verde, o morado-puñetazo.

Meg Ryan interpreta el papel protagonista en esta historia basada en la vida de Jackie Kallen, promotora y manager de boxeo que, con el tiempo, consiguió colocar a sus púgiles en seis distintas categorías.

El boxeo como tema central o a modo de subtrama aparece en numerosas películas desde los comienzos del cine y ha recibido todo tipo de tratamientos, tanto en el estilo de representación (reportaje, onírico...) como en sus objetivos (documental, denuncia...).

Asimismo abundan ejemplos de muy distintas, y con frecuencia interesantes, formas de narrar las escenas de lucha, que indudablemente ofrecen un tema visual sumamente atractivo desde el punto de vista de la realización cinematográfica. Bien, pues aquí, no.

Aunque en los créditos aparezcan expertos consultados e incluso un coreógrafo, la filmación es, en el mejor de los casos, rutinaria y más propia de cualquier video aficionado (de los malos). El máximo grado de suspense es esperar a ver cuántos planos de los techos de los platós, micros incluidos, podrían aparecer. Vale, quizá ahí se esmeró el montador, aun arriesgándose a estropear el ritmo de tan aburrida narración, generosamente excesiva en su metraje.

¡Ah! y el guión... lo habéis adivinado: otra joya de la gran papelera de la industria cinematográfica yanqui que, implacable, rebosa y salpica cada rincón de Europa. Eso sí, quienes gustan de coleccionar diálogos previsibles, estúpidos y tópicos (como el resto de la película, vaya), disfrutarán.

En cuanto a la prota, ¡uf! No sé si sus incondicionales tendrán bastante con los modelitos que luce a lo largo de la cinta (bueno, parece que sí es suficiente para los energúmenos que la rodean en el relato). Personalmente, espero que busque a Harry o que éste la vuelva a encontrar porque, tristemente, esta más que eficaz actriz tiene demasiados papeles contra las cuerdas.

Escribe Elisa Mª Martínez

contra-las-cuerdas-2