La trilogía de “Somos los mejores” (The Mighty Ducks)

  03 Julio 2012
El deporte en la gran pantalla 

somos_los_mejores-00Incluso sin ser elemento principal de los filmes, el deporte se ve reflejado en muchos de ellos como elemento rutinario de la vida diaria, no es raro que los padres acompañen a sus hijos a partidos y entrenamientos o que los protagonistas mantengan sus esbeltas figuras mediante palizas en el gimnasio. Su utilización está ligada primordialmente al afán de superación y competitividad del ser humano, ya sea en segundo plano, de refilón o como elemento totalizador de un filme el deporte trata de lucha, victorias y fracasos.

Ya sean deportes inventados e imposibles —como los de Tron, Harry Potter o Speed Racer—, u otros comunes con la realidad —baseball, golf, rugby…—, el cine se ve desbordado por filmes centrados única y exclusivamente en él debido a la visceralidad que arranca de las entrañas del espectador.

Tratándose de un tema que comparten todas las clases sociales y nacionalidades, es un reclamo tremendamente efectivo para que se acuda en masa a la sala de cine. El deporte no hace diferenciación entre su público, pudiendo gustar en igual medida a mayores-jóvenes, hombres-mujeres, etc. Siendo un género adecuado para toda la familia cuando no incluye elementos extremos como, por ejemplo, violencia incontenible —El club de la lucha—, hecho que hará se produzca una criba explosiva, delimitando su campo de acción y, en la mayoría de casos, será el que la convierta en una película de calidad, no solamente en un artefacto para la diversión. En el caso que nos ocupa el target es una tarde de cine en familia con especial atención a los más jóvenes.

El deporte es un arma que ataca directamente a los deseos de triunfo y autorrealización del ser humano, el espectador se involucra en la vida del deportista y espera con emoción incontenida su victoria. Siempre contando con un mayor peso un filme en el que el protagonista pierde para más tarde resurgir cual ave fénix para ganar a su mayor rival, que uno en el que se proceda a una victoria sin obstáculos.

Es indispensable incluir elementos de superación para que los filmes de esta temática resulten efectistas y efectivos. En Somos los mejores la victoria final está asegurada pero para alcanzarla se habrán de superar dificultades en el camino, bretes que provocarán la tensión necesaria para el desarrollo de la trama.

Aunque se trate de una película 100% empapada en dicho mundo, siempre habrá de estar aderezada por otros elementos como amor, familia o dinero para conseguir una mayor repercusión. Estos formarán parte de las motivaciones de los personajes e influirán en sus acciones, determinándolas o inclinando la balanza hacia un lado u otro.

En ocasiones se narra la vida de un deportista o persona ligada al mundo del deporte —Moneyball—, mientras que en otras se crean historias ficticias que, estando relacionadas con la realidad, siempre van un paso más allá para crear un mayor dramatismo y de este modo captar la atención del espectador. Este último es el caso de Somos los mejores, trilogía protagonizada por Emilio Estevez y centrada en el hockey sobre hielo.

somos_los_mejores-5

Los patos maravillosos

Estevez da vida a Gordon Bombay, un jugador retirado que se ve forzado a entrenar a un equipo juvenil de hockey. Siendo este hecho posible, Bombay es llevado a extremos que podrían resultar irrisorios si no fuera porque estamos ante una trilogía desarrollada sola y exclusivamente para los que deseen diversión sin más. Aquellos que requieran de argucias o tramas complejas deberán optar por otros filmes.

Se introducen elementos extremos y muy emocionales que en la vida real seguramente se tornarían en imposibles, pero que harán las delicias de los niños. Localizada en un mundo en el que existe lo correcto y lo incorrecto y sobre todo en el que se respeta la moral de los individuos por encima de todas las cosas, como si de un mandamiento se tratara. Los personajes poseen escrúpulos y su competitividad es tan limpia como un anuncio de Don Limpio.

Mientras otros filmes focalizados en el deporte prefieren centrarse en sacar trapos sucios, desmontar tramas o reflejar la realidad de lo que en sus campos acaece, Somos los mejores elige apartarse de ese sendero para mostrar una idealista visión del mundo en la que los buenos siempre ganan.

somos_los_mejores-2No existen grandes conspiraciones ligadas al dinero, ni dobles intenciones y moralidad. Las grandes estrategias quedan guardadas en el cajón más profundo cerrado bajo llave para dejar brillar a unos personajes limpios, inocentes y que nunca pierden su inquebrantable espíritu.

La visión de los filmes es simplista hasta el límite, para disfrutar de ellos hay que dejarse llevar por un espíritu casto y carente de maldad y trasfondo y verlo como lo que es, entretenimiento directo que no va más allá de su duración.

Las películas no tienen grandes puntos de inflexión ni reflexiones, se trata de una saga para disfrutar viendo cómo los patos o pseudo patos, ganan y se divierten, sobreponiéndose a todos los escollos que encuentran en el camino.

Los patos pueden alardear de claridad y transparencia, su indumentaria y su modo de actuar los marcan como los buenos, mientras que los malos siempre visten de negro y usan gomina para repeinar sus cabelleras.

El idealismo que rezuma es exacerbado, estando repleta de enseñanzas y moralejas. Somos los mejores abandera cómo el trabajo en equipo y la carencia de egoísmo permiten alcanzar todas las metas que uno se marque.

Para no poder ser tildada de machista se desliga totalmente de la realidad construyendo un equipo mixto en el que las chicas juegan libremente con los chicos. Esto no es posible, existiendo solamente equipos masculinos y femeninos, pero permite que la película alcance a un mayor número de espectadores dado que captará la atención de las féminas.

Puede resultar excesivamente edulcorada pero es entonces cuando hemos de recordar que estamos montados en un vehículo diseñado con un único fin,  el divertimento, la sorpresa no es un factor de la ecuación ni cercano a ella. El final de las tres películas se adivina desde su comienzo pero no por ello hemos de menospreciar su validez.

somos_los_mejores-32

Crítica vs. público

Somos los mejores es la trilogía cinematográfica más famosa sobre hockey que existe.

A pesar de que la crítica nunca apoyara ninguna de las películas, regándolas con los apelativos más hirientes que surgieran de sus cabezas, el público ha vibrado con todas y cada una de las entregas, convirtiéndose en grandes éxitos en taquilla.

Resulta obvio que por su calidad no consiguen a pasar a la vitrina de películas deportivas pero sí lo han hecho dejando un extremadamente dulce regusto en el espectador. Siendo una saga de esas que gusta revisionar debido al efecto esperanzador que provocan.

Si analizamos fríamente los filmes, pocos atributos positivos son los que pueden aflorar pero si estudiamos la correlación de sus propósitos con su consecución obtendremos un acierto total porque si de algo puede presumir esta saga es de permanecer en la memoria del espectador. Son de esas películas que todo el mundo ha visto alguna vez, le guste o no el hockey.

El hockey que nunca triunfó

somos_los_mejores-31Siendo uno de los deportes reyes en USA, el hockey nunca ha sido reclamo para el público español. Generalmente se trata de un público receptor a todo tipo de deportes —tenis, fútbol, ciclismo y un largo etcétera así lo atestiguan—, pero probablemente al ser un deporte que no se practica en España (solamente se practica hockey sobre hierba u otros terrenos, nunca sobre hielo) no se entiende en nuestro país.

Existen otros deportes que sí triunfan a pesar de no ser “domésticos”, como el ciclismo o el tenis, pero siempre será más fácil acceder a ellos aunque no sea de un modo completo que a las inexistentes pistas de hielo españolas.

En USA es común que los institutos posean pistas de hielo y que los alumnos tengan posibilidad de formar parte del equipo, en España la cultura es totalmente opuesta y no se oferta dicho deporte, tornándose en un factor vital a la hora de su falta de popularidad.

Puede que las reglas del juego tampoco resulten particularmente atrayentes o se tornen en extremadamente complejas, o simplemente que no se ha sufrido un bombardeo televisivo centrado el él, pero lo cierto es que junto al baseball es una modalidad deportiva que casi se encuentra solamente en USA, al menos de modo profesional.

Somos los mejores gustará a aquellos que no encuentren el hockey particularmente atractivo, dado que no es necesario entender las reglas para poder seguir una trama desnuda que apela al corazón de los aficionados a cualquier deporte.

Sin más armadura que un puñado de buenas intenciones y con la muy utilizada We are the champions como bandera.

Escribe Sonia Molina

somos_los_mejores-22