Los juegos del hambre (The hunger games, 2012)

  12 Junio 2012
Y llegó el nuevo fenómeno 

los-juegos-del-hambre-100Su promoción empezó hace ya muchos meses, se la ha comparado con otras sagas literario-cinematográficas que han arrasado en todo el mundo, y lleva una recaudación que parece imparable y que asegura que a esta saga le queda mucha cuerda.

Los juegos del hambre ya ha llegado a nuestras salas comerciales y la pregunta a contestar era harto evidente: ¿Estamos delante de un nuevo fenómeno Crepúsculo? La respuesta es, agradecidamente, no.

Cierto es que la fuerza femenina adolescente es la que dirige la trama; cierto también es que tenemos el triángulo amoroso estandarizado teen como motor emocional de la acción; incluso podemos decir que ciertos pasajes pueden recordar a la serie licántropo-vampírica tanto formal como argumentalmente.

Pero Los juegos del hambre es una cinta de entretenimiento cuya inteligencia le sirve para apartarse de productos como el mencionado y labrarse su propio camino.

Como ya sabemos todos a estas alturas, Los juegos del hambre es la primera parte de una trilogía literaria que ha arrasado especialmente en Estados Unidos, aunque ahora lo hará en el resto del planeta y cuyo primer jalón ya constituye todo un fenómeno que se convertirá en cansino en menos de lo esperado.

También se le debe admitir al invento de Suzanne Collins que muchos de sus elementos resultan demasiado tipificados en los códigos de la literatura de aventuras juveniles y que su fortaleza reside básicamente en la acción adictiva que proporciona junto con el romance que, es verdad, logra captar la atención del espectador.

Además, y esto se ha repetido hasta la saciedad, su argumento es un cruce más o menos afortunado entre El malvado Zaroff, Battle Royale, El show de Truman y las directrices de la nueva ola de novelas juveniles á la Crepúsculo & Co. También podemos atribuirle una insólita violencia que supuestamente no debería acompañar a un artículo destinado al consumo de los jóvenes.

los-juegos-del-hambre-3

Las bazas y los juegos

Son todas estas bazas las mismas que a las que juega Gary Ross para poner en jaque a estos increíblemente malvados deportes sociales y para ello se vale del potencial que todos ya conocíamos de Jennifer Lawrence, quien se basta y se sobra como para llevar el peso de todo el serial y no morir en el intento.

Pero, por si ella no hubiera sido suficiente, que lo es, el casting la rodeó de otros geniales actores que valen su peso en oro por cada minuto de aparición en pantalla: tenemos a Woody Harrelson, Donald Sutherland, Lenny Kravitz, Stanley Tucci,  Isabelle Fuhrman o el genial Toby Jones. Y para el beneplácito de los ojos ávidos de nuevos ídolos guapérrimos y/o adorables están, por supuesto, Liam Hemsworth y Josh Hutcherson.

Dicho todo esto, parece que estemos delante de una perfecta estratagema comercial que poco tiene de artística, y algo de esto hay, por supuesto, pero no nos dejemos llevar por el prejuicio. La adaptación fílmica de Los juegos del hambre construye un tour de force que, aún sobrándole minutos de metraje (roza la friolera de las dos horas y media), emplea un trepidante sentido de la narrativa de acción y baraja con sensatez todos sus elementos para intentar no insultar al espectador medio, lo cual supone ya todo un logro en sí mismo. Y más si la comparamos con otros productos de similar índole e idéntico target.

Este primer episodio funciona satisfactoriamente como película completa y también produce la misma sensación si la consideramos como prolegómeno de lo que tiene que venir en el futuro. Gary Ross ha optado por un estilo documental, plagado de movimientos bruscos de cámara y unos primeros planos de aquellos inmisericordes, que casi diríamos que implica una rudeza inesperada en un producto de estas características. Y es que este producto ha tenido, suponemos, la voluntad de ser algo diferente desde el principio, y eso se hace notar en cada plano y en el montaje definitivo.

los-juegos-del-hambre-2

Como principal obstáculo para quien no ha leído el libro original, podemos decir que algunas secuencias son absolutamente superfluas; y como principal carencia digamos que el guión cuenta con unos diálogos verdaderamente débiles.

Sin embargo, y puesto que esta primera parte es eminentemente descriptiva y se narra mediante los silencios de la acción, no supone un gran problema puesto que prima el espectáculo rabioso y el apuntalamiento de ideas y de temas varios, que esperamos se desarrollen en entregas venideras.

Por lo que podemos acabar diciendo que, sólo con que la serie se mantenga en este digno nivel de entretenimiento serio, nos podemos dar por sobradamente satisfechos.

Esperamos que los siguientes directores que tomen las riendas de este producto perfectamente milimetrado para todas las audiencias (Ross no quiere seguir con la saga) sepan, como mínimo, igualar la eficacia de esta nueva primera parte más que decente, que ya es mucho en los tiempos que corren.

Escribe Ferran Ramírez

los-juegos-del-hambre-101

Título Los juegos del hambre
Título original The Hunger Games
Director Gary Ross
País y año Estados Unidos, 2012
Duración 142 minutos
Guión Gary Ross, Suzanne Collins y Billy Ray
Fotografía Tom Stern
Música James Newton Howard
Distribución Warner Bros. Pictures International España
Intérpretes Jennifer Lawrence (Katniss Everdeen), Josh Hutcherson (Peeta Mellark), Liam Hemsworth (Gale Hawthorne), Elizabeth Banks (Effie Trinket), Woody Harrelson (Haymitch Abernathy), Wes Bentley (Seneca Crane), Donald Sutherland (presidente Snow), Lenny Kravitz (Cinna), Stanley Tucci (Caesar Flickerman), Isabelle Fuhrman (Clove), Toby Jones (Claudius)
Fecha estreno 20/04/2012
Página web http://www.thehungergamesmovie.com/intl/es/index2.html