El muy noble deporte del tiro con arco

  28 Junio 2012

Un legendario inicio 

Robin_Hood-crowe-1El tiro con arco es uno de los elementos de defensa más habitual en el cine de aventuras presente, normalmente, en películas de corte medieval, aunque en ocasiones también hace breves apariciones en cintas de aventuras con base en la actualidad, como Elektra (Rob Bowman, 2005), cuando la guerrera debe matar a sus últimas víctimas lo hace con un arco.

Pero no sólo es un habitual del cine, sino también un ancestral deporte olímpico. Multitud de personajes archiconocidos y arquetipos son identificados por dicho artilugio, y no sólo en el cine, pues el tema viene de lejos, ya presente en pinturas rupestres como método de caza.

Su antigua unión con el hombre le concede cierto misterio, así que no es de extrañar  que los seres mágicos  que habitan los bosques, como los elfos, hagan uso de él siendo implacables en su manejo, como Légolas y todos los de su estirpe en la trilogía de El Señor de los Anillos (Peter Jackson, 2001, 2002 y 2003).

Dentro de la mitología grecorromana su aparición resulta muy común: Ulises, después de un largo viaje heroico que le lleva varios años, regresa a su hogar, logrando vencer a los pretendientes de su esposa, Penélope, disparando su propio arco, pues él es el único con la fuerza suficiente para tensarlo. También utilizado por los dioses, es Diana su mejor embajadora, siempre identificada por ser portadora de dicho objeto.

Las chicas son guerreras

Aunque la representación cinematográfica de la figura femenina como arquera es considerablemente menos numerosa que la masculina, sí resulta interesante mencionar algunas, como el cambio del personaje de la reina Ginebra en El rey Arturo (Antoine Fuqua, 2004), donde aparece como una guerrera picta diestra con el arco, equiparable a Tristán, siempre magnífico tirador.

Otra hábil luchadora es la Lady Marian de la película de Robin Hood (2010) de Ridley Scott, tan certera con el arco y letal con la espada como un hombre, evidente cuando se infiltra en el campo de batalla. Muy lejos de pasadas representaciones de dama en apuros, inútil, incapaz de defenderse y con una continua necesidad de ser salvada por el héroe.

También hay mujeres que son seres sobrenaturales como Sadie Blake, la protagonista de Rise: cazadora de sangre (Sebastián Gutierrez, 2007) quien regresa de la tumba para acometer su venganza con una variante del arco, a golpe de ballesta, que pese a no ser un deporte olímpico, sí debe ser mencionada por la función similar que se hace de él en el cine. Al igual que el personaje de Buffy, la cazavampiros, (Joss Whedon, 1997-2003) la cual, en ocasiones, utiliza tanto la ballesta como el arco para matar vampiros.

Robin_Hood-costner-1

Un arco, muchas flechas y una gran puntería

Aunque por sí sólo no formaría un género o un subgénero, puesto que se englobaría dentro del cine de aventuras, en el subgénero de capa y espada, sí es especialmente significativo, representativo y único el empleo que de él se hace en films como El halcón y la flecha (Jacques Tourneur, 1950), Ivanhoe (Richard Thorpe, 1952) o Robin Hood, príncipe de los ladrones (Kevin Reynolds, 1991), siendo este último personaje sobre el que más cintas han sido creadas, correspondiendo a él la imagen del arquero por excelencia y haciendo del arco y la flecha sus señas de identidad.

De las últimas películas creadas sobre su figura destaca la histórica Robin Hood de Ridley Scott, protagonizada por un robusto Russell Crowe.

Robin_Hood-flynn-4

Robin como imagen arquetipo del arquero

Sin embargo, una de las más ejemplares del género de aventuras, con el arco y la flecha como elemento central, es la protagonizada por el atlético Errol Flynn, Robin de los bosques (Michael Curtiz y William Keighley, 1938). Un clásico de capa y espada en del que recordamos una de las mejores escenas de acción: la lucha entre dos grandes espadachines de Hollywood, Errol Flynn y Basil Rathbone, cuando realizan el ágil y expresivo duelo final representado mediante sombras proyectadas en el muro del castillo.

Todo un clásico con tres Oscar en su haber, a la mejor banda sonora (Eric Wolfgang Korngold), al mejor montaje (Ralph Dawson) y a los mejores decorados (Earl Jules Weyl). En ese momento, fue la película más cara de la Warner Bros y la primera en rodarse en Technicolor a tres bandas, de ahí el extraordinario contraste entre el verde del bosque y los rojos del castillo.

El argumento transcurre a finales del siglo XII, cuando el rey Ricardo Corazón de León estando en las cruzadas es apresado por Leopoldo de Austria, momento en el cual su hermano, Juan Sin Tierra, aprovecha la circunstancia para traicionarlo y alzarse en el trono.

Esta misma base argumental será utilizada por Richard Thorpe en su Ivanhoe pese a ser una cinta posterior, en una época con mayores avances (se hace habitual el uso del sonido estéreo y el color) no llega al nivel de la de Michael Curtiz, resultando más simple y con un tono moralizante.

ivanhoe-2

El personaje y sus diversos representantes

La ausencia del rey Ricardo y el intento del personaje villano, el opresor del pueblo, de usurpar el trono, ya se trate de su hermano Juan Sin Tierra o del alcalde de Nottingham, será la base habitual en las películas para que Robin Hood, defensor de los desamparados, haga su estelar aparición salvando al pueblo y a sus gentes de la miseria a la que se ven sometidos, haciendo siempre demostración de una de sus certeras flechas.

Como el Robin interpretado por Kevin Costner, quien con su puntería salva en más de una ocasión la vida a varios personajes de su compañía. Siendo una de esas imágenes, la de su flecha lanzada hacia el espectador en un plano corto, utilizada en los anuncios promocionales que el film tuvo en la época, con el tema principal de Bryan Adams como música de fondo.

Sin embargo, es el Robin de Errol Flynn el que le aporta con creces ese descaro y elegancia tan característicos del personaje, con una agilidad en sus movimientos y en el manejo del arco carente en otros, como el interpretado por otro australiano, Russell Crowe, quien con su imagen robusta y su, en ese momento, exceso de peso, no tenía la gracilidad de su compatriota, creando un personaje más serio, contundente, sin picardía, para una película a su vez más seria, siguiendo una línea histórica del personaje.

Robin_Hood-disney-1

La competición

Un momento clave en el cual el héroe debe demostrar su valía es en el torneo, una competición de tiro con arco en la que se reúnen los mejores arqueros del reino. El premio: un beso de la hermosa Marian, como ocurre en Robin Hood de Disney (Wolfgang Reitherman, 1973).

Robin, estando perseguido por la ley, acude disfrazado al evento, puesto que dichas justas suelen ser trampas que su antagonista le tiende para cazarlo. Pero como buen campeón no puede dejar de acudir, pese a ser consciente del engaño, el héroe debe ser el único que gane el beso de su dama.

Por supuesto, Robin siempre vence, es habitual que únicamente su flecha sea capaz de partir en dos la del diestro contrincante que ha acertado en la diana. Una imagen de puntería certera muy recurrente en la temática de las películas de tiro con arco.

El bosque

El bosque de Sherwood es el refugio de los proscritos, Robin y su compañía se ocultan en él y, a su vez, por él están protegidos, puesto que, antiguas creencias feéricas  mantienen a los secuaces alejados de la foresta.

El bosque también es comúnmente un territorio iniciático del héroe, de su viaje heroico, como el del Robin de Kevin Costner quien al adentrarse en él y conocer a sus moradores comienza a pertrechar su misión de salvar y proteger al oprimido y castigado pueblo. Es en este espacio donde el héroe decide comenzar a robar a los ricos para repartirlo entre los pobres. Consigna que define y distingue a este héroe entre otros.

Robin_Hood-flynn-2

Escondidas entre sus ramas y hojarasca es donde tenderá las trampas para asaltar las carrozas, momentos de los que se obtendrán las secuencias de atléticos saltos y acrobacias. Es peculiar el representado por Ridley Scott, donde se ocultan los niños huérfanos a causa de la guerra y de los que cuida Marian, como resultado ese imaginario nos remite a los pequeños guerreros de Peter Pan (J. M. Barrie, 1904), a los niños perdidos, y ella a Wendy.

La arboleda, además, es un paraje de reunión de los amantes, donde pueden dar rienda suelta a sus pasiones. En él es donde la Marian interpretada por Olivia de Havilland se enamora del Robin que interpreta Errol Flynn, cambiando su opinión acerca del arquero y ayudándole desde ese momento en su empresa.

La ausencia del rey

En toda la filmografía la ausencia del rey Ricardo desembocará en el intento de usurpación del trono. Habitualmente el cruel hermano Juan Sin Tierra es el antagonista, un personaje malvado bastante plano, que se opone a todas las características que engrandecen al personaje del rey, conocidas virtudes por lo que de él habla su pueblo no por su aparición en pantalla, pues en las películas apenas hace acto de presencia (cuando lo hace), generalmente al final del film o al inicio, como en Robin Hood de Ridley Scott, que nos presenta a un monarca más veraz, un guerrero brutal y un tanto sanguinario que muere luchando en el campo de batalla, en vez del personaje deificado creado en otras versiones.

Esta película, en un contexto más rigurosamente histórico, nos muestra el inicio del mito de Robin Hood, cómo empieza su gesta al regresar a su tierra tras luchar de arquero en las cruzadas, la forma en la que obtiene el nombre, en definitiva, cómo se forjó el mito y comenzó a seguir la consigna: “Alzaos una y otra vez, hasta que los corderos se vuelvan leones”, grabada en la piedra y en la espada, la cual definirá sus actos futuros y toda su leyenda.

Escribe María González

Robin_Hood-crowe-2