Coda informativa

  13 Marzo 2015

El caloret: estrategia viral de comunicación social

caloret-2Hace unos días, la alcaldesa de Valencia volvió a practicar el esperpento y el insulto a la inteligencia. Por lo visto, el fermento de los humores gástricos le estrangularon la lengua y las ideas. La resultante fue una bochornosa actuación ante un público que pedía fiesta y, sin embargo, se les ofreció una bufonada con coda.

La cuestión a dirimir es si esto fue consecuencia de una sobremesa desproporcionada o parte de una estrategia de mayor alcance. Especular sobre lo primero es parte de lo privado; esto es, el hígado y los humores quedan fuera de nuestra jurisdicción. Nos inclinamos por desentrañar la segunda posibilidad, la que hace al manejo de la opinión pública.

En el momento de los hechos, estábamos en casa compartiendo una merienda con tres jóvenes. De pronto éstos comenzaron a reírse escandalosamente, miraban y comentaban las imágenes que aparecían en la pantalla de sus móviles. De inmediato se pusieron a reenviarlas a sus respectivos círculos de amistades. El discurso de la alcaldesa había logrado “incendiar” las redes sociales con lo sucedido sobre las Torres de Serrano.

La estrategia de comunicación activada, comienza a ser más frecuente de lo deseado. Es la que ha hecho dar la vuelta al mundo a ese vídeo, de apenas dos minutos, en el que un grupo de yihadistas destroza esculturas asirias. Por no aludir al que muestra a un niño palestino atacado por perros de presa del ejército israelí, o ese en el que lanzan al vacío a un joven por su condición de homosexual. En la televisión vemos un corte y luego en las redes se distribuye “acicalado” según los gustos de cada círculo de amigos. Ante uno de estos vídeos, Pedro Piqueras dijo en el informativo que para no herir susceptibilidades sólo se emitiría el fragmento menos escabroso. A los pocos segundos ya estaba en la red un enlace a YouTube con el vídeo completo.

Por cierto, ¿entienden ahora por qué Zuckerberg ha propuesto en Barcelona llevar a todos los rincones el “Internet.org para conectar a las personas entre sí”? Propuesta que han amplificado los diferentes medios informativos sin el más mínimo atisbo de análisis de su trasfondo.

Pero no perdamos el hilo. Pese a los riesgos de la interpretación, admitimos que las noticias se producen para salir en la televisión. Ante lo cual, ésta impone como condición que el escenario de aquéllas sea lo más parecido a un plató. Ahí está el congreso de Barcelona desde el que hablan las multinacionales, y en representación de todas ellas Zuckerberg. El escenario de la alcaldesa no deja de ser más que el escenario de un teatro adaptado a la visualidad de la televisión. Como han sabido ver y explotar de forma magistral los responsables de Podemos o de Syriza, entre otros. Las adhesiones y desafecciones parecen ganarse en los platos de televisión.

La cuestión más delicada es la de discernir qué parte ocupan las retransmisiones televisivas en la teoría económica de la “larga cola” (long tail). ¿Lo televisado es la cabeza o la cola de este modelo? Mi hipótesis es que como ya nadie se cree la mercancía ideológica vendida por la televisión, se gestionan pequeñas cantidades de productos, pero de muchas marcas. Entre otras razones porque la inconclusa TDT nos ofrece la posibilidad de sintonizar cientos de canales de televisión con casi los mismos contenidos. El objetivo no es llegar a grandes masas de público simultáneamente, sino a muchos pocos que además están dispersos. La distribución de lo que queda en la cola se ocuparán las redes sociales.

Retomemos los exabruptos de la alcaldesa para precisar nuestro planteamiento. Los tres jóvenes que recibieron el vídeo viral, estaban en casa pero no viendo la tele. Sin embargo, el fragmento que les llegó era un corte de una retransmisión televisiva con algunos comentarios en texto. Ellas se reían y hacían comentarios de todo tipo, cuando me lo enseñaron, traté de convencerles que eso era un montaje contra el personaje en cuestión. Eso sí, a partir de ese momento nuestra conversación y demás comentarios giraron en torno al vídeo, si bien hasta media noche no corroboramos escuchando la radio, que lo mostrado en el vídeo era auténtico. ¿En cuántas casas pudo suceder algo parecido?

caloret-1

Cuando la comunicación política es casi una ingeniería, no hay lugar para las casualidades. Es posible que a la alcaldesa se le fuera el verbo en ocasión tan señalada, probablemente porque no estaba en las mejores condiciones. Pero si pasamos esa actuación como una excepción, ¿dónde colocamos los insultos que el Presidente de Gobierno le lanzó al jefe de la oposición en el debate del Estado de la Nación? Nadie se explica que en medio de los preparativos de las movilizaciones estudiantiles de la semana pasada, la segunda del Ministerio de Educación, saliera a decir que es necesario subir las tasas para evitar que los malandrines lleguen a las aulas universitarias. Tampoco es casualidad, creo yo, que la vicepresidenta del gobierno en un mitin califique de “telepredicadores” a los responsables de los partidos emergentes. Y así un largo etcétera.

Estos aparentes desaguisados comunicativos, a mi entender, no son tales sino estrategias virales de comunicación social que toman a la televisión como plataforma de lanzamiento. Pero no para alcanzar grandes cuotas de audiencia, sino para distribuir pequeñas dosis de materia ideológica que luego se recrea a través de las redes sociales. Que las cuatro primeras noticias de un informativo de TVE se las dediquen al partido en el gobierno y la quinta sea un asunto de los EREs andaluces, tiene que ver con el citado procedimiento de larga cola. Otro tanto puede decirse del pase a un segundo plano a Floriano, Cospedal y González Pons, dejando por exigencia orgánica a Rafael Hernando y en los platÓs al joven y agraciado Pablo Casado. Las redes sociales harán el resto.

Es más relevante para el orden simbólico que a TVE se le llame el “No-Do de Rajoy” que el ocupar un primer puesto en objetividad y pluralidad informativa. Esto que sería lo razonable, es justamente lo que no suscita el más mínimo comentario en las redes. Sí lo está provocando, sin embargo, el que se le esté preparando la vuelta, en un año plagado de citas electorales, al periodista Alfredo Saenz de Buruaga. Volvería para presentar un programa de debate que piensan titular, nada menos, España opina. Por lo visto no tienen suficiente con el torticero El debate de La 1 y el hipermoderado La noche en 24H (ambos de TVE) que Sergio Martín controla hasta el último argumento. Menos mal que en el consejo de administración no consiguió los votos necesarios para aprobarlo, pero volverán a intentarlo.

En el nuevo panorama comunicativo, la televisión, lejos de desaparecer, se está convirtiendo en una máquina de producir bienes inmuebles para la cabeza. Sólo que el montaje e instalación corre a cargo de cada cual, para eso disponemos del manual de instrucciones. En este contexto parece claro que la oferta se acaba labrando una demanda para los productos disponibles. Si no fuera así, ¿cómo es posible seguir impasible las tertulias políticas de las cadenas generalistas, el acoso a los grupos políticos emergentes o a la mismísima Mariló Montero en las mañanas de La 1 en TVE?

Escribe Ángel San Martín

caloret-3