Los aplausos

  18 Julio 2012

Y una diputada concluyó el relato con “¡Que se jodan!” 

ana-pastorDice Umberto Eco que la afirmación nietzscheana de que no existen hechos sino interpretaciones, es cierta si previamente existe un hecho que interpretar. De este modo el semiólogo italiano pretende desmontar el hegemónico “todo vale” postmoderno. ¡Pero esto no es todo! Un grupo de investigadores de la “neurocosa” cerebral se descuelga ahora con que en la configuración más depurada de nuestro cerebro el tacto es el sentido estrella. Ni la vista ni el oído gozan de tanto privilegio entre nuestras neuronas como el palpar.

Sendas proposiciones me sirvieron para desentrañar lo que mis ojos veían en los informativos de la tele. Las imágenes repetidas en todas las cadenas mostraban a los diputados del PP aplaudiendo a su líder tras anunciar en el Parlamento el retroceso de 40 años de nuestra historia. Para cualquier espectador con un mínimo de sensibilidad, cada palmada era una bofetada al más elemental sentido de la dignidad.

Sin embargo, mediante las palmas los populares representaban de forma primaria su concepto de sociedad. Expresaban de ese modo su solidaridad orgánica con los más poderosos, con los señores de la estafa y de la especulación. Para quienes no hubieran comprendido lo que allí se simbolizaba, una diputada concluyó el relato con el “¡Que se jodan!”.

Como no hay hechos, sino interpretaciones, los portavoces del Gobierno añaden una muletilla con la que exculpar sus despropósitos. Nos imponen el copago en los medicamentos porque dicen que hacemos paellas con los productos de botica. Nos suben el IVA porque al parecer aquí todo el mundo es trincón. Si le rebajan las prestaciones a los parados es porque, según el Sr. Rajoy, prefieren la holganza al trabajo. Caña a los funcionarios porque dedican su tiempo de trabajo al cafelito y a leer el periódico. A los mineros no los apoyan más que los “artistas de la ceja”, según doña Esperanza. Por si quedaba algo sin retorcer, ahí está ya lo de RTVE que, como gozaba del favor de la audiencia y no se merecen disfrutar de ella, ya le han dado la primera estocada.

Hace unos días el público convocado por la Academia de TV, se deshacía en aplausos ante los premios que el gremio le concedía a los informativos de TVE. Se dice en las crónicas que tan emotivos fueron los aplausos y las palabras de reconocimiento para el director, Fran Llorente, que hasta dejó caer alguna lagrimilla. Lo que no sabemos si las soltó de emoción o de pensar que a esta derecha no le gustan nada las buenas prácticas en información. En la mañana de ese mismo día se conocía el nombre de su sustituto, del cual basta con saber que viene de Telemadrid. El resto se lo pueden imaginar ustedes.

marcha-mineros-3

El presidente de la corporación entra por la puerta falsa de una mayoría partidista, nombramiento ahora bajo el escrutinio del Constitucional. Mientras tanto los gestores del momento dulce de la tele pública se están marchando a otras empresas, así como algunas de las caras más representativas del buen hacer informativo, caso de Pepa Bueno. Y la semana pasada Ana Pastor, presentadora de Los desayunos de TVE con múltiples galardones por su labor informativa, despidió la temporada con un enigmático agradecimiento a la audiencia. ¿Se habrá ido para siempre? ¿La habrán despedido? Con menos miramientos han entrado en RNE, de ésta han tirado a Juan Ramón Lucas, Toni Garrido, Pepa Fernández y... ¿Que podremos ver y oír en septiembre de los despojos de RTVE?

De momento, como están haciendo con el resto de instituciones públicas, avanzan en su programa de degradación. Lo de RTVV es paradigmático, incluida la trifulca en vivo y en directo, sin que en ello haya tenido nada que ver la herencia de Zapatero. Por lo pronto la programación de TVE es ya un auténtico baile de reposiciones y fantasmas del pasado. Por cierto, ya que recuperan a Ana y los 7, entre otras muchas, podrían poner las producciones de Estudio 1, aunque no sé si el recientemente fallecido Pérez Puig estaría muy conforme con la idea.

En cualquier caso, a esta clase política no le interesa la cultura, no vaya a ser que la gente se aficione y luego la exija. Así, poco a poco, TVE va perdiendo audiencia, desde junio ya la superan las dos cadenas privadas, estando Tele 5 en cabeza. Aunque la controvertida y muy bien acogida Amar en tiempos revueltos, se negocia su venta a Antena 3, que es más recatada que la cadena berlusconiana.

hospital-central

Sin embargo, la programación de estas dos privadas son un magnífico exponente del ideario pepero. Los hechos que propugna el Gobierno, ellos los transforman en interpretaciones. Sin ir más lejos, el otro día en Hospital central se podía ver cómo la gerente del hospital denegaba pruebas y medicamentos porque eran demasiado caros, se daba de alta a pacientes para que dejaran libre la cama o no se admitía a un paciente porque su póliza no cubría el tratamiento de su enfermedad.

Sí señores, una buena lección para que sepamos lo que será la “nueva sanidad pública”. De la vieja nos podemos hacer una idea en la inverosímil Pulseras rojas (Antena 3).  Por cierto, ahora que se aprueba la fusión entre Antena 3 y La Sexta, ¿podremos seguir disfrutando de La sexta columna o a partir de septiembre será la “novena”?

A los románticos siempre nos quedará en la retina, aunque sea con imágenes recortadas, esos planos nocturnos que nos ofrecieron los informativos de la “marcha negra”. Por la Gran Vía de Madrid subían cantando a coro Santa Bárbara, y miles de madrileños les aplaudían desde los rebordes de las calles. Qué más da que fueran dos o dos millones. Eran ciudadanos que mostraban su repulsa al engaño y a la injusticia. Qué más da que fueran convocados a través de Twitter o por las imágenes de las cargas policiales. Esto sí ha sido un hecho tan digno como indigno el aplauso de los disputados del PP. ¿Tendrán el valor democrático para pedir disculpas a la ciudadanía? ¡Si ya hasta las piden los ejecutivos de la banca!

Escribe Ángel San Martín

Pulseras_rojas-1