Señores descabezados

  19 Marzo 2012

Apaga la tele, enciende tu mente 

de_guindosEn el cartel de una falla alusiva al 15M se podía leer: “Apaga la tele, enciende tu mente”. Desde luego que la primera parte del aforismo no se ajusta a la realidad. Los últimos datos de audiencia dicen que ligeramente sigue aumentando el tiempo dedicado a ver televisión (unos minutillos más al día, cada año, para arrojar en 2011 una media de 239 minutos diarios, según Balovento).

Cambia el negocio y hasta el hábito de verla, pero la fidelidad a la tele se mantiene, sea ante el receptor convencional o a través de los portales de Internet. Respecto a la segunda parte, está por comprobar que sea consecuencia necesaria de la primera.

Tanto favor a la tele no pasa desapercibido para los actores políticos y económicos del sector. La semana pasada se concedieron los XVII Premios Zapping 2011 que, aun no siendo exclusivamente de televisión, sí tienen en ella su principal referente. La fundación TAC, según votación de los telespectadores catalanes, concedieron un premio más a los informativos de La 1 de TVE. Tanto reconocimiento a este servicio público no deja indiferentes a los guardianes espirituales del partido gobernante, tan empeñados en confundir al personal incluso con eso de la “marca España”.

La ofensiva que se hace más patente cuando escuchamos, tras las noticias de los recortes que se avecinan, a la mismísima Ana Blanco introducir el bloque sobre la campaña electoral en Andalucía y Asturias, con lo de “el consejo de informativos de TVE se ratifica en seguir criterios estrictamente periodísticos y no de distribución de tiempos por partido político”. Lo que no queda claro es si las imágenes que ofrecen son propias de TVE o son las cedidas por los partidos.

En cualquier caso, todavía sigue siendo un acto gratificante ver los informativos de la tele pública. Tanto en TV3 como TVE pudimos ver sendos reportajes sobre las entrevistas habidas entre víctimas y confesos etarras. ¡Cómo no agradecer tanto el hecho descrito como el tratamiento periodístico con el que se elaboraron!

Sin dejar la pluralidad informativa, considero un silencio imperdonable que en Informe Semanal, tan sensible a la rabiosa actualidad, no haya dedicado uno de sus reportajes a la carga policial de las semanas pasadas contra los estudiantes en la ciudad de Valencia. ¿El apagón ha sido casual o forzado? Es raro que a un asunto como el citado, con tanta referencia en la prensa internacional que incluso algún analista llegó a calificar como la “primavera valenciana”, no haya sido analizado por el veterano programa.

primavera-valenciana2

Cierto que la prensa afín al aparato de gobierno ya se encargó de desautorizar tales movilizaciones, llenar de infundios los foros y tertulias de las redes sociales y hasta colgar vídeos de otros tiempos y lugares para confundir un poco más. Igualmente los dirigentes orgánicos del PP han llegado a acusar a los responsables de informativos de TVE de confeccionar las noticias sobre lo de Valencia para agradar al PSOE y contribuir a crear más malestar ante las medidas adoptadas por el Gobierno.

Así que a nadie debe sorprender que, pasadas las dos elecciones autonómicas, se fragmente y venda parte de RTVE. Como tampoco debe sorprender, a tenor de las últimas noticias, que la sección de informativos la adquiera algún familiar o deudo de la Sra. Cospedal.

Desde luego, es un “afecto” por la información pública que no comparte su compañero de partido el Sr. Arenas. El candidato no acudió al debate electoral organizado en Canal Sur por el peregrino argumento de que “no ofrece garantías de neutralidad”. ¿Cómo es posible que alguien con tan altas miras intelectuales pueda ser candidato a algo? ¿A dónde va este señorito con esos aires?

Es posible que, tal como recordábamos más arriba, empiece a llegar el momento en el que sería bueno apagar la tele y demás telepantallas. No tanto porque tras el apagón llegue el pensamiento. Más bien para que éste no se sulfate con los pesticidas que nos lanzan desde aquéllas. ¿Qué se puede pensar tras escuchar a Isabel Durán decir, en primer plano, que en Valencia no ha habido recortes a los centros escolares y, por tanto, los manifestantes apaleados lo fueron por dejarse llevar por los agitadores de izquierdas?

ana-blanco

La otra noche, el Gran debate de Tele 5, tras discutir sobre la propuesta de Ruiz-Gallardón de recortar la actual ley del aborto, cierran el programa con una especie de videoclip sobre una familia, ya con 6 hijos, dispuesta a recibir cuantos les enviaran los polvos divinos. ¿Por qué pretende insultarnos así Jordi González? Por cierto, para maniqueísmo, el de la Televisión Valenciana. Como cierre a cualquier crítica de la calle o de la oposición al Gobierno, la “clausuran” con un corte de la Sra. Cospedal.

Con la tele conectada o no, hay que volver a reivindicar el pensamiento. El otro día pudimos ver cómo un ministro alemán le agarraba por el cuello a nuestro De Guindos. La escena, aireada hasta la saciedad, es toda una metáfora sobre lo que nos está pasando y de cómo nos distraen. Los ricos abusan de los pobres y los ricos, tanto en Alemania como en España, ridiculizan a los pobres. Eso sí, para no confundir, en los informativos televisivos, incluidos los de TVE, sólo nos muestran a los tecnoburócratas europeos abstraídos en reuniones infinitas.

Sorprende que sólo se les de voz e imagen a los señores de traje y a la señora del FMI. Escasamente aparece el pueblo llano, así a los pobres se les priva de lo poco que les queda: su cuerpo visible. Creo que si se viera cómo en Europa las clases medias se convierten en pobres, las imágenes suscitarían solidaridad y ésta podría encender la lucha de clases. ¡Talmente como hace un siglo!

¿Nos quedará coraje para ponernos de parte de la ciudadanía que toma conciencia frente a los patrones “invisibles” y de espaldas a los señores que aparecen en la tele?

Escribe Ángel San Martín

Cospedal