La fuerza

  06 Octubre 2018

La nueva temporada de todas las televisiones

la-fuerza-de-la-1Según el sentido común, las vacaciones son propicias para el descanso y reponer fuerzas. Idea que, a buen seguro, ha inspirado a los publicistas de RTVE para presentarse, tras el lapso estival, como «La fuerza de... La 1».

Así que las primeras semanas de septiembre fueron pródigas en la demostración de esa fuerza, tanto en la rejilla de la programación con nuevas caras en la pantalla como en los despachos con cambios de responsables de las distintas áreas, la de informativos entre otras. De todos modos, Ana Blanco vuelve a las noticias de mediodía. Lo cual invita a pensar que Rosa María Mateo hace valer su condición de administradora única de RTVE.

Tras la insistente autopromoción, nos abrumaron una noche con un capítulo enterito presentando la nueva temporada de Cuéntame (La 1), a cargo de la familia Alcántara alrededor de una mesa de camping. Tanto entusiasmo presagia el final próximo de la exitosa serie. Incluso Carlitos (Ricardo Gómez), dijo que la pasaban en los colegios para enseñar Historia. Desde luego que los más jóvenes deben seguirla con bastante interés, pues hace unos días vimos en El Intermedio (La Sexta) que casi ninguno de los jóvenes interrogados en plena calle lograba decir algo sobre el dictador Franco.

Pero la fuerza postvacacional de la tele pública continuó mostrando músculo con otras propuestas. Eliminan al insoportable Cárdenas y su Hora punta, para colocar el estimulante Desafía tu mente (La 1). Apuestan por la ficción de nuevo cuño con El Confidencial que parece está funcionando bastante bien, pese a la competencia.

Los restos los han echado en el entretenimiento como la puesta en antena, pese al descrédito de los másters, de una nueva edición del MasterChef Celebrity con famosas y famosos de la propia tele. Otra apuesta segura es el cazatalentos musical con Operación Triunfo y sus especiales semanales. Ahora habría que saber cómo se llevan con la SGAE y los derechos de autor.

El resto de cadenas, en la lucha por la audiencia, no se han dejado intimidar. Se tomaron el mes de septiembre para contrarrestar la «fuerza» de la cadena pública con productos orientados a fidelizar su clientela.

En el caso de Antena 3 el tirón lo dio con la reposición, una temporada más, de Tu cara me suena. Para los amantes del enredo vespertino, la cita de referencia son los nuevos capítulos de la ficción incombustible —y ya un poco cansina— Amar es para siempre. Mientras que para el momento de máxima audiencia nocturna estrenaron Palmeras en la nieve y Presuntos culpables que, en general, están gozando de buena acogida por parte de la audiencia.

La respuesta de Tele 5 no es muy diferente de aquella a la que nos tiene acostumbrados. De modo que programa a bombo y platillo la nueva edición de GH Vip, recurso fácil de producir, casquería de famosos con la que alimentar una buena parte de su programación con los tertulianos de la farándula.

gh-vip-2018

Ya lo oficie Bertín Osborne o Mariló Montero como si la invitada es Ágatha Ruiz de la Prada, últimamente muy suelta de lengua. Para el consejero delegado de la cadena, Sr. Vasile, la calidad de su programación no mejora por las malas vibraciones del «poder político».

La Sexta, fiel a su afán antitético, sigue acudiendo a todos los acontecimientos calientes y llevando ante sus cámaras a los personajes públicos de mayor actualidad, cualquiera sea el motivo.

De todos modos, para enterarnos de la “verdad” o al menos de una parte de ella, hemos de recurrir a su programa estrella: El Intermedio. A través de sus humorísticas puestas en escena, podemos hacernos una idea aproximada de las disputas entre familiares, gobierno, oposición y clero, ya sea a propósito del valor de la formación académica de nuestros políticos o de los restos del finado dictador. Pero tienen más, exhiben su fuerza otoñal con una promo intrigante anunciando el regreso inminente de las nuevas entregas de Salvados.

Más modosita está siendo la toma de posición de la poderosa Movistar +. La primera parte de la noche la cubren con un espacio humorístico y un tanto descabellado como es Ilustres ignorantes. Continúan con el siempre interesante Late Motiv, oficiado por el incisivo Buenafuente. Un discípulo suyo y de la misma factoría produce La resistencia, conducido por David Broncano. El ingenio y creatividad de este presentador/humorista es innegable. Solo que su gracia no siempre es evidente y sus preguntas en las entrevistas, como marca el libro de estilo, parecen ser más relevantes que las respuestas.

Pero este programa merece alguna otra consideración. Es llamativo el desenfado con el que Broncano hace las entrevistas a sus invitados, generalmente poco habituales de los platós, y suelen ser jóvenes y exitosos/exitosas en su faceta personal. Lo cual cautiva a la audiencia más joven que lo ven y comentan entre ellos. Desde luego, más que resistencia, el programa debería llamarse refugio, porque esto es lo que es para un considerable sector de la audiencia que disfruta todavía de la primera juventud. En directo o en las redes, lo cierto es que ninguna cadena antes les había ofrecido un producto televisivo tan atractivo como el presentado por David Broncano.

la-resistencia

A la fuerza de las televisiones, obligado es reconocerlo, ha contribuido la concurrencia de otros factores. Uno es que los políticos, sin excepción, empezando por las ministras y ministros, han prodigado sus comparecencias ante los diferentes medios de comunicación. Es llamativo que siendo políticos tan jóvenes, repitan el mismo mantra que sus mayores.

Y cuando no son tan jóvenes, como el Sr. Aznar, convierte su comparecencia en la comisión parlamentaria de investigación por corrupción en un espectáculo. El interpelado no suelta ni prenda de las cuentas de su partido, que era dinero de todos, pero todos tenemos que soportar día tras día las ocurrencias que les soltó a sus señorías el Sr. Iglesias o el Sr. Rufián.

Otra circunstancia de este septiembre es que, ya preelectoral, afloran las más variadas pasiones. Así que de vez en cuando emanan  efluvios pestilentes de las cloacas del Estado. Y cada vez que esto sucede, cual ciclón, se echan a temblar ministros e instituciones. Ya no importa nada ni nadie, ni siquiera el tinte ideológico de los medios: una vez pillada la presa el resto de medios comparten, según jerarquía, los despojos del interfecto.

En esta cacería, de momento y de modo poco edificante, el único que ha salido bien parado es el líder del PP, el Sr. Pablo Casado. En fin, como se dice en una escena de la película El reino, el poder protege al poder, o algo parecido. Y algo semejante le dice Kay (Diane Keaton) a Michael (Al Pacino) en El  Padrino, 2ª parte.

El poder puede adoptar muchas manifestaciones, no solo las convencionales de sancre, sexo y dinero. Los medios producen y nos convierten en adictos de las series de ficción. Sus historias nos vinculan a una determinada posición ante el mundo, pero sin desvelar los intereses a los que sirve.

Da la impresión que el aludido eslogan de RTVE es otro recurso narrativo para convocarnos ante la pequeña pantalla, verdadera encarnación de la fuerza invocada. ¿Nos estarán invitando las series a no tomarnos en serio ni a nosotros mismos?

Escribe Ángel San Martín

desafia-tu-mente


Más artículos...