Jolgorio y regocijo

  29 Mayo 2018

Eurovisión, Zaplana, Évole y Boadella

albert-boadellaSi no fuera por el uso y contexto en el que se acuñó la expresión que preside estas líneas, podría decirse que es el chascarrillo más afortunado de cuantos circulan por la plaza pública. Esto es, por las tertulias televisivas y su excrecencia viral que son las redes sociales. Aun a riesgo de caer en la frivolidad, propongo que la citada expresión, pese a tener su origen en un voto particular, se adopte como metáfora descriptiva de nuestro transcurrir diario. Dicho sea, por lo demás, sin ninguna pretensión explicativa.

Lo más llamativo de la cita es que surge de la pluma de un juez para calificar una tragedia, un acto delictivo. Pero siendo esto muy relevante, quizá lo es más el que dicha expresión pone en línea de fuego a uno de los tres poderes del Estado: al  Judicial. Bajo sus negras togas esconden un “problema singular”, según calificativo del ministro Català. Y es singular, según destilan las tertulias matutinas, porque sólo afecta a unos pocos miembros de la institución judicial. Si bien, tras la sentencia “civil” del caso Gürtel, es posible que el mal se haya extendido al resto de los poderes públicos.

Mientras los tertulianos y tertulianas se aplicaban a fondo en la exégesis de la frase aludida, la libertad de expresión se va recortando poco a poco. Seguimos viendo a las trabajadoras y trabajadores de RTVE asomarse cada viernes a las pequeñas pantallas con vestidos negros. Incluso algunos se colocan un lazo negro bloqueando sus labios. Los responsables políticos del medio público parecen estar satisfechos con esta protesta, pues con la boca cerrada no pueden decir nada, ni a favor ni en contra. Es mucho lo que está en juego y las graves consecuencias que acarrea no pueden dejar a nadie indiferente. 

Es inaudito que después de tantos meses de acordada la reforma, el Congreso no haya llegado a un acuerdo sobre la persona que debe sustituir al actual presidente del Consejo de Administración de RTVE. En medio de tanta interinidad, cabe todo tipo de despropósito. Ahí está para nuestro sonrojo la fiestuqui que TVE se montó con la OT, y todo para llevar a dos críos al grimoso festival de Eurovisión. Ni la música de la canción ni la interpretación, al decir de algunos expertos, cumplía con los mínimos, entonces ¿por qué seguir participando en algo tan caduco? Tal vez José María Íñigo, quien tanto sabía de música y en particular de Eurovisión, hubiera podido despejarnos las dudas, pero se fue para siempre. 

Es lógico que si los responsables están con un pie en la calle, la dirección de la casa vaya de aquella manera. TVE no parece tener mayor problema en llenarnos el plato de la comida y de la cena con el boato de la boda habida en la familia real británica o con el canturreo de Marta Sánchez envuelta en la bandera patria. Tampoco es de recibo y hasta resulta indignante la fanfarria que se trae con la victoria en la copa de Europa de un equipo/empresa con una considerable deuda a la hacienda pública.

Si llenan el minutaje con imágenes de fervor, ya sea futbolero, de competición cantoral o de amor patrio, no queda tiempo para otros asuntos. Por las redes y las redacciones de diferentes medios, ha circulado la bochornosa exclusión de un vídeo en el que se oían los abucheos al Sr. Rajoy en Alicante.

La referencia a la sentencia de una pieza de la Gürtel valenciana, fue desplazada a medio telediario de mediodía, abrieron con la comparecencia de un investigado del caso de los Eres de Andalucía. Eso sí, todas las demás cadenas abrieron sus informativos de mediodía con la referencia a la aludida sentencia. Pero no satisfechos con ello, las imágenes de la detención del Sr. Zaplana no pudieron verse en el programa de La mañana de TVE (La 1 de TVE), simplemente fueron censuradas.

Llegados a este punto no queda más remedio que hacerle caso al portavoz del PP, Sr. Hernández, quien les contestó a los partidos de la oposición que si no estaban contentos con TVE que cambiaran de canal. Tal vez sea el mismo consejo que sigue Don Mariano Rajoy, pues las últimas entrevistas se las ha concedido a Tele 5 y Antena 3. Mirando a La Sexta, nos encontramos, por ejemplo, que Iñaki López entrevistó el sábado pasado al unísono a Íñigo Errejón y Tania Sánchez, aunque el que había sido elegido para encabezar la lista de Podemos era el primero. ¿Qué forma más retorcida de visualizar el equilibrio “informativo” entre tendencias?

detencion-zaplana

En la fiesta televisiva cada empresa retoza como le viene en gana. Por ejemplo, en Telemadrid, que no se enteró demasiado de lo de Doña Cristina Cifuentes y mucho menos de lo de Don Pablo Casado, ahora despide a uno de sus trabajadores por haberse ido de la lengua. En La Cuatro (Mediaset), cierra el programa Las mañanas de Cuatro y deja sin curro al polifacético presentador Javier Ruiz. Mientras que el omnipresente del grupo, Jorge Javier Vázquez, se va de promo al Late Motiv (Moviestar) y Buenafuente se lo permite sin mayor recato.

A propósito de la competencia televisiva, la otra noche el conductor de El sábado noche (La Sexta), la preguntó a Albert Boadella sobre un asunto interesante. En medio de la entrevista le espetó, si las y los periodistas de TVE se ponen de negro los viernes, ¿no deberían hacer algo parecido las de TV3? Con su habitual desparpajo sentenció que también TV3 está creada para fomentar el fervor de unos pocos, pero es una televisión muy bien hecha, todo lo contrario de lo que sucede en TVE, que es una televisión mala.

De La Sexta y su programación no le preguntó nada, supongo que esto se lo deja para la sección de Ferran Monegal. En esta cadena y aprovechando el procès catalán, Jordi Évole estrenó la semana pasada Bienvenidas al norte, bienvenidas al sur (La Sexta). Aunque no hay historia, sí buenas intenciones para poner en contacto a un grupo de mujeres andaluzas con otro de catalanas. Nos convierte así a los telespectadores en testigos de lo bien que se lo pasan, además de presumir de una lección de convivencia a los políticos de una y otra parte.

De todos modos lo que más me llamó la atención es que al poner en el buscador el título de este programa, me apareció también el de La isla de los famosos, Supervivientes y La isla. ¿Qué oscuro rastro seguirá el buscador para crear semejante asociación de programas?

Recientemente falleció Pedro Erquicia, inolvidable en el departamento de informativos y supongo que avergonzado de lo que están haciendo con su querido Informe Semanal. No hace mucho decía en una entrevista que lo importante es construir una historia, porque no es suficiente con hacer un inventario de la realidad. Da la impresión que el nuevo programa de Jordi Évole, resulta gracioso pero no llega a contar la historia de un desencuentro tan grave como el actual. Y hablando de historias, ¿una manera de reescribirla no será resucitar RTVV bajo el enigmático nombre de À Punt?

Escribe Ángel San Martín

bienvenidas-norte-sur-1


Más artículos...