Lo siguiente

  13 Diciembre 2018

Dani Mateo y la diferencia entre realidad y ficción

network-dani mateo-2Reconozco que algunas expresiones, por su condición de ser «frase hecha», cuando las escucho me ponen nervioso. Y no son pocas las que se manifiestan con más frecuencia de la deseada. Quienes las utilizan, supongo, no advierten el malestar que crean con semejante flojera verbal. Una de esas locuciones de uso durante estos últimos tiempos es la que invoca «lo siguiente». Esto es, lo que está más allá de todo lo imaginable. Sobre las imágenes de unos rostros desencajados en un campo de refugiados, el periodista los describía: «¡desesperados no, lo siguiente!».

 ¿A qué se estaría refiriendo?

Traigo a cuenta esta expresión, porque me encuentro que La 1 de TVE ha estrenado un programa diario que lo titula con el socorrido Lo siguiente. Claro que la idea de este programa es para emitirse en el espacio horario del inefable Hora punta, presentado por Javier Cárdenas y despedido sin demasiados miramientos a principio de temporada.

El programa estrenado hace unas semanas lo presenta Raquel Sánchez Silva. Tarea para la que cuenta con una amplia nómina de colaboradores y colaboradoras, ya sea en tono de crónica rosa, el comentario humorístico o para loar sin recato las producciones de la casa. Ciertamente su presentadora lo da todo en el plató y casi siempre sale airosa de los variados lances provocados ante las cámaras. Sus colaboradores corren suertes muy diversas y a veces hasta te preguntas dónde habrán dejado su gracia esos colaboradores y colaboradoras.

Con estos mimbres, según los responsables del ente público y del equipo del programa, piensan y diseñan el programa nocturno para disputarle la audiencia a El hormiguero (Antena 3) y a El intermedio (La Sexta). Craso error ponerse una meta tan alta. Como mucho se le puede reconocer el mérito de superar en algunos momentos al soporífero espacio presentado por Javier Cárdenas. Es obvio que la presentadora necesitará dominar más el género del entretenimiento inteligente y exigirles también un poco más a sus colaboradores y colaboradoras.

Sin ir más lejos, una noche dedicaron más de la mitad del tiempo de emisión a despedir la temporada de la serie Cuéntame cómo pasó. Tras Lo siguiente, se emitiría el último capítulo de la temporada. Tanto el referido capítulo como el programa, que contó con la presencia de Ana Duato (Mercedes en la serie), se volcaron en la despedida definitiva de Carlitos...

La simbiosis que consiguieron entre ficción y realidad, fue antológica. Y es que la actriz que encarna a Mercedes, manifestó querer como hijo tanto al actor Ricardo como al personaje que interpreta. Monserga promocional con la que rellenaron casi una hora de televisión, al tiempo que trataban de convencernos que lo mejor que podíamos hacer era asomarnos a este último capítulo para despedir a Carlitos. Desenlace que nos haría soltar algún lagrimón. ¡Curiosa manera de reinterpretar la historia reciente!

network-lo siguiente-1

El asunto, más allá del juego de palabras, tiene su intríngulis. Definitivamente el entretenimiento televisivo parece orientarse a neutralizar los indicios que nos advertían de cuándo estábamos en el territorio de la realidad retratada por la tele y cuándo en el de la ficción. Confusión que se propaga entre la audiencia ya no solo con las series, hoy de fervor popular, sino con otras muchas narraciones televisivas, como la citada. De modo que la cuestión no es ya si nos están contando la verdad o no, si los argumentos esgrimidos resultan convincentes o no. Ahora en la televisión nos cuentan unas historias de las que es muy difícil dirimir cuánto hay de ficción y cuánto de apariencia de realidad.

Ahí está el asunto del humorista Dani Mateo. Otra vez más con los humoristas en la hoguera de la censura. Una de las representaciones del citado cómico, terreno de la ficción, alguna gente la ha considerado como si fuera realidad. Y tan en serio se lo han tomado, que van a conseguir que Dani Mateo acabe sentándose en el banquillo de los acusados. De esta manera, como en los tiempos más negros para la libertad de expresión, la ficción es territorio de aplicación del código penal.

Luego, con las disquisiciones y comentarios de muchos tertulianos y tertulianas, consiguen contribuir a incrementar un poco más el grado de ficción. Lo que no mitiga el furor de una serie de actuaciones judiciales difíciles de sostener en una democracia serena y madura. Por este motivo me interesó esa especie de biopic sobre (Fray) Luis de León cuando era estudiante en Salamanca (la peli se titula: Asesinato en la universidad, dirigida por Iñaki Peñafiel y emitida hace unos días en Cine en TVE). Entonces la guerra por el control del conocimiento era tan cruenta, que pudimos ver cómo el Santo Oficio quemaba los libros prohibidos en la Plaza Mayor de Salamanca, incluso ordenaba enterrar vivos a los monjes que se propasaban con sus pensamientos.

Si eso sucedía tantos siglos atrás y ahora vemos a humoristas, actores y raperos siendo juzgados por sus actuaciones en la ficción, ¿qué será lo siguiente? Es difícil adivinar el futuro, tampoco lo harán desde Lo siguiente. Sé que no es su función principal, pero sí contribuir a que con el entretenimiento todos seamos más tolerantes y que, en ningún caso, se suspendan espectáculos de ficción por amenazas. El ejemplo de respeto, por supuesto, podrían darlo quienes comparecen en la televisión en los debates electorales televisados y, ya de paso, también en los del Parlamento.

¿Esto será lo siguiente?

Escribe Ángel San Martín

network-dani mateo-1


Más artículos...