Clint Eastwood, un cineasta clásico

  04 Febrero 2018

Director, actor, escritor, músico y productor

Clint-Eastwood-1Clint Eastwood (San Francisco, 1930), que el próximo mes de mayo cumplirá 88 años, es uno de los más prolíficos y exitosos cineastas norteamericanos que aún hoy sigue en activo, abordando todavía nuevos proyectos. Su carrera ha sido brillante desde el punto de vista comercial y también ha sido reconocido con diferentes galardones y premios, incluyendo cinco Oscar.

Se trata de un cineasta muy representativo del cine norteamericano. Sus diferentes perfiles como director, actor, escritor, músico y productor con Malpaso, la productora con la que ha realizado la mayor parte de sus películas, con distribución de Warner Bros, hacen de él un clásico vivo dentro de la industria cinematográfica estadounidense.

Cuando afirmamos que el cine de Clint Eastwood es muy representativo de la cinematografía estadounidense, nos referimos a que, además de que sus películas sean técnica y narrativamente muy depuradas y eficaces, concebidas bajo el prisma del espectáculo y estar dirigidas a públicos amplios buscando el éxito comercial, en muchas ocasiones sus historias se apoyan en valores representativos del ciudadano medio estadounidense.

Así, el protagonismo del héroe, la exhibición de la virilidad, la violencia explícita, la presencia de lar armas, el protagonismo masculino, son referencias muy presentes en sus cintas, aunque a lo largo de su amplia filmografía, con más de 50 títulos, ha abordado temáticas muy diversas, incluyendo westerns, historias bélicas o policíacas, pero también melodramas (Los puentes de Madison, 1995), dramas (Mystic River, 2003; Million Dolar Baby, 2004), o el racismo (Gran Torino, 2008), mostrando sensibilidad, convicción y acierto como narrador.

Pero sin duda, la serie de westerns interpretados y realizados por él, son muy representativos en su trayectoria, pudiendo situar el inicio con su participación en la llamada Trilogía del dólar, las tres películas dirigidas por Sergio Leone, rodadas en España, que contribuyen a la creación de su personaje tipo en la década de los sesenta, hasta la culminación con Sin perdón (Unforgiven, 1992), una obra maestra del género.

En este mes de febrero de 2018, Clint Eastwood va a estrenar The 15:17 to Paris, película que narra un suceso real, acaecido en la capital francesa, donde gracias a tres soldados norteamericanos se frustró un atentado terrorista, que un comando yihadista había previsto realizar en el tren que hace el recorrido Amsterdam-París. Eastwood tomó la decisión de que los soldados que impidieron el ataque en la realidad fueran los protagonistas también en la ficción.

Con esta película completa un ciclo de historias basadas en hechos reales y protagonizadas por héroes norteamericanos, que se inició con El francotirador (2014), donde narra la historia del marine de las fuerzas especiales Chris Kyle, que abatió a numerosos enemigos en la guerra de Irak, y se ganó el apodo de leyenda. Fue interpretado por Bradley Cooper. El siguiente proyecto de este ciclo fue Sully (2016), que narra la historia de Chesley Sully Sullenberger, un veterano piloto comercial que con un aterrizaje de emergencia logró evitar una tragedia, posando el avión en las aguas del río Hudson en Nueva York. Historia protagonizada por Tom Hanks.

El próximo proyecto conocido del director californiano aborda la historia real de Leo Sharp, un horticultor de 90 años, premiado por sus lirios, que fue arrestado por traficar con droga en su camioneta para el cartel de Sinaloa. Fue condenado a tres años de prisión, con el atenuante de que la demencia lo había llevado a tomar decisiones equivocadas. El título provisional de este proyecto es La mula (The Mule). Parece que la intención de Eastwood, además de dirigir y producir, es protagonizar esta película, aunque había anunciado que Golpe de efecto (2012), filme ambientado en el mundo del béisbol, iba a ser su última interpretación.

Clint-Eastwood-4

Cineasta inagotable, su llegada al mundo del cine fue, como en muchos casos, fruto de la casualidad. En su juventud desempeñó numerosos trabajos como socorrista, repartidor de periódicos, empleado de tienda, caddie de golf o guardia forestal. En 1951 fue reclutado por el ejército de los Estados Unidos para realizar el servicio militar.

Su relación con el cine comienza en esa época cuando, estando destinado en la base de Ford Ord, cerca de San Francisco, la Universal rueda una película y un compañero de la mili, Irvin Lasper, fotógrafo de profesión, le propone hacer una prueba de pantalla. Vista por Arthur Lubin, un director al servicio de la Universal, le ofrece pequeños papeles sin relevancia. A favor de la futura estrella juega su presencia física, muy alto (más de 1,90 metros), bien parecido y en muy buena forma física. En su contra, unas limitadas capacidades interpretativas.

Entre sus primeras películas (varias de ellas sin acreditar su intervención) figuran títulos como Francis en la Armada (1955) —de la serie la mula Francis—, dirigida por Arthur Lubin, Lady Godiva of Coventry (1955), también de Lubin, La criatura del pantano (1955) y Tarántula (1955), ambas de Jack Arnold, o The First Travelling Saleslady (1956), otra comedia de Arthur Lubin, el director con quien más trabajó Eastwood en estas primeras y efímeras apariciones en la gran pantalla.

En 1959 Clint Eastwood tenía 29 años y su futuro no era muy esperanzador. Algo desanimado por la falta de oportunidades, consigue ser elegido como parte del elenco de una serie del género western para la cadena de televisión CBS, titulada Rawhide, que en España se visionó con el título de Látigo. Su personaje no era el protagonista, ya que Eastwood daba vida al compañero del protagonista principal, interpretado por Eric Fleming.

Clint-Eastwood-3

A lo largo de 217 episodios (8 temporadas) se narra la conducción de ganado desde Texas a Kansas, guiado por los dos personajes de Eastwood y Fleming y superando en cada episodio adversidades y dificultades. Rawhide fue vendida a más de 30 países, en algunos de los cuales obtuvo un gran éxito. Eastwood conseguía al fin un reconocimiento popular gracias a su rol de Rowdy Yates. Un año antes de finalizar su contrato con la serie, Eastwood recibe una oferta para rodar como protagonista un western en España, se trata de Per un pugno di dollari (Por un puñado de dólares, 1964), dirigida por el italiano Sergio Leone. Este es el punto de inflexión en su carrera y el comienzo de su gran popularidad y éxito.

Clint Eastwood siempre se interesó por los aspectos técnicos y narrativos del cine. Y ha reconocido la influencia recibida de directores con los que trabajó, empezando por el citado Sergio Leone. Otra figura de gran influencia, reconocida por el propio Eastwood ha sido Don Siegel. En un reciente libro, titulado Eastwood. Desde que mi nombre me defiende, escrito por Francisco Reyero, se aborda precisamente la relación entre Siegel y la estrella en ciernes. Desde finales de los años 60 esta colaboración se consolida filmando La Jungla Humana (1968), Dos mulas y una mujer (1969), Harry el sucio (1971), El seductor (1971) y Fuga se Alcatraz (1979). En la década de los setenta el actor se consagra como una gran estrella, lo que se refleja en sus honorarios y su tirón en las taquillas.

El policía Harry Callahan, con sus violentos métodos de actuación para enfrentarse a la delincuencia y a la corrupción en las calles de San Francisco, se convierte en un mito cinematográfico, muy copiado en posteriores producciones. Tras Harry el sucio (1971), llegaron como continuación del ciclo: Harry el fuerte (1973) de Ted Post, Harry el ejecutor (1976) de James Fargo, Impacto súbito (1983), dirigida por el propio Eastwood, y finalmente La lista negra (1988) de Buddy Van Horn.

Eastwood dio el salto a la dirección debutando con la muy estimable Escalofrío en la noche (1971), a la que siguieron en los años setenta Infierno de cobardes (1972), El fuera de la ley (1976) y Ruta suicida (1977). En paralelo trabajó a las órdenes de directores reconocidos, protagonizando títulos muy populares, como el musical La leyenda de la Ciudad sin Nombre (1969), de Joshua Logan, o Los violentos de Kelly (1970), de Brian G. Hutton. También protagonizó Joe Kidd (1972), de John Sturges, o Un botín de 500.000 dólares (1974), de Michael Cimino, entre otras.

Pero su interés por la dirección y el control de la producción le llevaron a asumir la responsabilidad plena en películas como El aventurero de medianoche (1982), Firefox, el arma definitiva (1982), El jinete pálido (1985) o El sargento de hierro (1986).

Clint-Eastwood-5

Recibió elogios como director gracias a películas como Bird (1988), filme sobre el músico de jazz Charlie Parker, y Cazador blanco, corazón negro (1990), además de la ya mencionada Sin perdón (1992), un western crepuscular, por el que ganó el Oscar al mejor director y a la mejor película, además de ser nominado como mejor actor.

Otros títulos de su filmografía son En la línea de fuego (1993) de Wolfgang Petersen, y las dirigidas por el propio Eastwood: Un mundo perfecto (1993), Los puentes de Madison (1995), Medianoche en el jardín del bien y del mal (1997), Space Cowboys (2000), junto a las premiadas Mystic River (2003) y Million Dollar Baby (2004).

En Banderas de nuestros padres (2006) y Cartas desde Iwo Jima (2006) ofrecía dos versiones desde diferentes perspectivas de los combatientes durante la Segunda Guerra Mundial, en la isla de Iwo Jima. Su prolífica carrera como director continuó con cintas de temáticas muy diversas, como el thriller psicológico El intercambio (2008) con Angelina Jolie (2008), Invictus (2009), con Morgan Freeman en el rol de Nelson Mandela, la historia de corte sobrenatural Más allá de la vida (2010), con Matt Damon como protagonista, o J. Edgar (2011), película biográfica sobre J. Edgar Hoover, el que fuera durante muchos años el director del FBI, con Leonardo DiCaprio como estrella. Su siguiente proyecto como director fue Jersey Boys (2014), un biopic sobre el grupo musical Four Seasons.

A estas alturas resulta llamativo recordar cómo en el inicio exitoso de la brillante y longeva carrera cinematográfica de Clint Eastwood, se encuentra su trabajo en España en una película, titulada finalmente Por un puñado de dólares, cuyo rodaje fue caótico, y su llegada a la misma fue en cierta medida casual, después de que Sergio Leone no pudiera contratar a los actores que quería (James Coburn, Charles Bronson o Henry Fonda).

El gran éxito de esta película, dio paso a otras dos más (La muerte tenía un precio, 1965 y El bueno, el feo y el malo, 1966) que lanzaron a la fama a Eastwood. Esto ha sido reconocido siempre por el propio actor, y así se recoge en el libro de Francisco Reyero antes citado, cuando el actor afirma: «Después de los westerns que hice en España me convertí de repente en Clint Eastwood. (…) Mira a ver si lo entiendes».

Escribe Juan de Pablos Pons

Clint-Eastwood-2