Luna nueva (25): La fatigosa presencia de los superhéroes en el cine

  28 Febrero 2015

A propósito de Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia)

birdman-1La presencia de personajes nacidos en las páginas de los comics norteamericanos en las pantallas del cine y la televisión constituye una realidad fehaciente. De hecho, en este año 2015 que acaba de empezar, habrá una presencia significativa de superhéroes en el cine.

A este fenómeno, consistente en trasvasar personajes del comic a la gran pantalla, lo que no es precisamente novedoso, cabe añadir el denominado crossover que lleva décadas presente en el tebeo. En sus primeros pasos, se limitaba a la aparición de un personaje destacado en la colección de otro con el fin de atraer la atención. La visita, que generalmente era correspondida, también servía para satisfacer las fantasías de un público que soñaba con ver interactuar a sus héroes y villanos favoritos.

En la actualidad, tanto en el formato de comic-book como en las películas de este subgénero de acción, se acude a la fórmula de unir a diferentes personajes en una misma historia.

Así, en el próximo mes de mayo se estrenará Los Vengadores: La era de Ultron. En esta entrega Iron Man (Tony Stark/Robert Downey Jr.) inicia un programa con el objetivo de mantener la paz en el planeta, creando un robot de alta inteligencia llamado Ultron (James Spader), para detectar amenazas globales.

Las cosas se complican cuando Ultron, obtiene una conciencia propia y se decide a destruir a toda la humanidad. Entonces los héroes más poderosos del planeta, incluyendo a Iron Man, Capitán América, Thor, El Increíble Hulk, La Viuda Negra y Ojo de Halcón, todos ellos personajes de la editorial Marvel, asumirán el reto de enfrentarse ante ese peligro, ya que el destino de la Tierra está en juego.

La saga continúa puesto que la Warner estrenará en marzo de 2016 Batman v. Superman: Dawn of Justice, la primera película en la que aparecerán juntos los dos superhéroes más conocidos del noveno arte. Dirigida por Zack Snyder, el reparto estará configurado por Ben Affleck que será quien encarne a Batman y Henry Cavill que repetirá como Superman. El resto de actores que componen el reparto son Gal Gadot (Wonder Woman), Jason Momoa (Aquaman), Jesse Eisenberg (Lex Luthor), Jeremy Irons (Alfred), Ray Fisher (Cyborg). Además, de rostros reconocibles como Amy Adams (Lois Lane), Laurence Fishburne (Perry White) o Diane Lane (Martha Kent).

De esta forma, Batman, Superman y Wonder Woman deberán dejar sus diferencias a un lado para frenar a un ecoterrorista y sus retorcidos planes si no quieren que la Tierra sufra un destino apocalíptico. Tres leyendas del cómic formando los pilares de la “comunidad superheroica” de la editorial DC Comics.

Hablando de películas que abordan el género de los superhéroes, lo hace una de las candidatas a triunfar en la próxima edición de los Oscar: Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia), con nueve nominaciones.

Dirigida por el mexicano Alejandro González Iñárritu, esta estimable película que recupera la brillante idea formal que el maestro Alfred Hitchcock ya plasmó en La soga (1948), desarrollando toda la historia mediante un único plano secuencia, transmitiendo de esta manera a los espectadores la sensación de acompañar a los personajes en tiempo real, y por tanto acercando el cine al teatro.

El guión propone un viaje interior a la mente de su protagonista, un actor ya veterano que trata de remontar su carrera montando una obra de teatro en Broadway. Sus temores, inseguridades y estados de ánimo, influidos por sus vicisitudes personales y por quienes le acompañan en esta apuesta arriesgada, constituyen los componentes de esta sugerente historia sobre el mundo del teatro, pero narrada desde claves cinematográficas. Su protagonista, Riggan Thompson, interpretado por un inspirado Michael Keaton, es el hilo conductor de este viaje al interior de la mente humana.

batman-Keaton

Esta fábula sobre el ego se desarrolla en clave de comedia donde los discursos sobre la familia, los críticos o los superhéroes se suceden. Iñárritu juega con el imaginario fílmico que nos remite a un Michael Keaton joven, intérprete hace 25 años del Batman de Tim Burton.

La sobreexposición que los espectadores actuales sufren con la cascada de películas con superhéroes que no cesa, da pie a la propuesta que hace Birdman, mostrando a un actor que se hizo famoso encarnando a un hombre pájaro con poderes, y que ahora añora esos superpoderes que le ayudarían a salir de las dificultades de la vida cotidiana.

El juego metalingüístico que propone la película al contar la historia de un superhéroe ya retirado con el mejor Batman que haya tenido el cine, habría sido imposible con otro actor distinto a Michal Keaton. Con referencias directas como la ruidosa aparición de Birdman e indirectas como las menciones al vengador Jeremy Renner o al mutante Michael Fassbender.

También hay mensajes cómplices hacia los espectadores apoyados en el elenco de la película, ya que Edward Norton fue el primer Hulk de Marvel Studios y Emma Stone encarnó a Gwen Stacy en las dos últimas películas de Spiderman.

Es una lección de cine y teatro, una parábola sobre la fama y el poder sobrenatural del personaje principal que soporta toda la trama creada por los guionistas Alejandro González Iñárritu y Armando Bo. A su alrededor pululan su hija, su ex esposa, su productor, su actor némesis, su nueva novia, su compañera de reparto y todos ellos configuran un mundo aparentemente cerrado, a la vez real y onírico. Historia que nos habla a través del punto de vista de un superhéroe en horas bajas de cuestiones sobre la ética, la justicia, las emociones humanas y la identidad personal.

En todo caso, se trata de una reflexión inteligente y burlona sobre las películas de superhéroes, que ridiculiza los efectos especiales, tan presentes en este tipo de filmes y que, salvando las distancias, nos remite a la aventura quijotesca que Cervantes nos propone sobre un avejentado y descentrado caballero andante, fuera de tiempo y razón. Las novelas de caballerías que Cervantes parodia en El Quijote son el trasunto de las películas de superhéroes que visten y piensan de manera estrafalaria y no tienen encaje en el mundo real.

Escribe Juan de Pablos Pons

birdman 2