Luna nueva (8): Homenaje a la invención del cine

  09 Marzo 2012
La invención de Hugo, de Martin Scorsese 

La_invencion_de_Hugo-1La última película de Martin Scorsese, titulada en España La invención de Hugo, es un sentido homenaje de su autor, gran amante y estudioso del cine, a la invención del cine y a sus inicios como instrumento artístico.

Utilizando con maestría las modernas tecnologías y el formato 3D, Scorsese ha elaborado una película dirigida inicialmente al mundo infantil, es decir, a la mirada del niño que permanece en nosotros, presentando un relato basado en un cuento ilustrado de Brian Selznick (La invención de Hugo Cabret, Ediciones SM, 2007). El libro está inspirado en un pasaje de Edison’s Eve, escrito por Gaby Wood.

La historia se centra en la colección de autómatas que perteneció a Georges Méliès. Tras su muerte, la colección fue desechada por el museo al que fue donada. Selznick, un gran admirador de Méliès y de los autómatas, quedó fascinado por el relato original, imaginando cómo un niño robaba una de aquellas maravillas mecánicas.

La historia se sitúa a finales de los años veinte en París, donde un joven huérfano, Hugo Cabret, al que da vida en el filme el niño-actor Asa Butterfield, vive oculto en el entorno de la estación de tren de Montparnasse. Allí ha llegado después de la trágica muerte de su padre (Jude Law), un inventor con el que compartía la afición a los mecanismos móviles y los autómatas. Oculto en la estación de tren observa cada día el incesante movimiento de pasajeros y la entrada y salida de los trenes, aunque su atención preferente se dirige a la tienda de juguetes mecánicos que regenta Georges Méliès (Ben Kingsley). Al conocer a Isabelle (Chloë Moretz), la nieta del señor Georges, se abrirán las puertas de la aventura para el joven Hugo.

El sentido último de la película de Scorsese no es tanto presentar las aventuras del protagonista como realizar un homenaje a los pioneros del cine a través de la figura de Georges Méliès. La concepción del cine como espectáculo y como puerta hacia la imaginación se gesta con pioneros como este ilusionista francés nacido en 1861.

Méliès fue un cineasta prolífico e innovador que desarrolló técnicas con resultados sorprendentes como la utilización de la exposición múltiple, la fotografía en lapso de tiempo, las disoluciones de imágenes o los fotogramas coloreados a mano. Sus películas contaban viajes extraños, surrealistas y fantásticos inspirados en las obras de Julio Verne.

La invención de Hugo está rodada en unos excelentes decorados de estudio realizados por Dante Ferretti: la estación de tren, los estudios de Georges Méliès, el interior de la torre del reloj, la gran biblioteca y la vivienda oculta de Hugo. La recreación de rodaje de El reino de las hadas por Méliès es una lección de amor al cine.

Este homenaje de Scorsese rinde también tributo a la literatura, especialmente a las obras que fueron el soporte de las primeras historias cinematográficas: la literatura popular anglosajona del siglo XIX, en la estela de los grandes personajes de Charles Dickens y sus seguidores.

Hugo2

Este homenaje a los orígenes del cinematógrafo está realizado desde una perspectiva plenamente contemporánea, por lo que el papel jugado por la música resulta fundamental. En este sentido la labor de Howard Shore es altamente valiosa. Otro aspecto a destacar es el uso riguroso del 3D, al servicio de la historia presentada. Hay críticos que han hablado de Hugo como la primera película que utiliza esta tecnología de manera madura y coherente.

La invención de Hugo propone una aproximación instructiva al sentido del cine, presentando sus orígenes en clave de narración decimonónica, incorporando permanentemente referencias a pioneros como Georges Méliès, David W. Griffith,  Charles Chaplin, Harold Lloyd o recuperando imágenes como la mítica llegada del tren a la estación de la villa de Ciotat, uno de los primeros filmes de la historia del cine.

La simultaneidad de esta película en las pantallas comerciales con The Artist, la película francesa dirigida por Michel Hazanavicius que rinde homenaje al cine mudo con una arriesgada fórmula (1), y triunfadora a lo largo del año en todos los premios cinematográficos más importantes, incluidos los Oscar, nos viene a recordar que el cine desde sus orígenes es un fenómeno global por sus historias universales. De tal manera que, la incorporación de la fantasía de magos y literatos a las narraciones cinematográficas viene colmando desde hace más de cien años la necesidad que todos tenemos de que nos cuenten historias que nos emocionen y nos interpelen sobre la condición humana de nuestros sentimientos.

Escribe Juan de Pablos Pons


Nota 

(1) En un cine de mi ciudad donde se proyecta esta película, el cartel anunciador se acompaña con la siguiente nota: “Se comunica a los señores clientes que la película The Artist simula una película de los años 20 por lo que es muda y en blanco y negro”.

Hugo3