Wonder Woman

  03 Julio 2017

A propósito del fenómeno cinematográfico del verano

wonder-woman-20El mundo de los cómics ha servido de inspiración a la industria del cine comercial a lo largo de muchas décadas, y en los últimos años con grandes éxitos de taquilla como Spider-Man (2002), Batman: El caballero oscuro (2008), Los Vengadores (2012) o Iron Man (2008) entre otras franquicias. En este trasvase de personajes del dibujo a la pantalla ha resultado llamativa hasta ahora, la ausencia de superheroínas en papeles protagonistas.

A inicios de la década pasada, las compañías editoras dominantes en el ámbito del cómic, Marvel y DC Comics, aportaron de sus catálogos dos de sus personajes femeninos más populares para dar el salto a la gran pantalla. Hablamos de Elektra (2005) y Catwoman (2004), protagonizadas por las actrices Jennifer Garner y Halle Berry, respectivamente; ninguna de estas producciones resultó exitosa.

En una publicación reciente titulada Superheroínas (Redbook ediciones), la escritora Anabel Vélez propone un repaso a la evolución de los personajes femeninos en el mundo del cómic. De hecho es también una revisión sobre el papel de la mujer en la sociedad a lo largo del tiempo, desde la década de los 40 hasta la actualidad. Precisamente, en los años 40 nació Wonder Woman. Según la autora citada, en aquella época las mujeres tenían más libertad de la que tuvieron a partir de los años 50, cuando llegó el Comics Code Authority y la censura se impuso. A partir de entonces los personajes femeninos perdieron protagonismo y su presencia fue reducida a roles secundarios respecto a los superhéroes masculinos.

La Mujer Maravilla es una creación del consultor y guionista de DC Comics William Moulton Marston que se inspiró en los movimientos sufragistas de principios del siglo XX, a los que quería rendir homenaje, al crear esta heroína. Un personaje femenino fuerte e independiente que podía valerse por sí mismo y que fuera un ejemplo para las niñas y adolescentes que leían historietas. Diana, una princesa de las amazonas, cuyo origen se apoya en la mitología griega. El personaje apareció publicado por primera vez en la revista All Star Comics el 8 de diciembre de 1941. La actriz Lynda Carter interpretó a la Mujer Maravilla en una serie de televisión emitida entre 1975 y 1979.

Ahora en 2017, se estrena una nueva versión del personaje cuyos orígenes mitológicos se narran en la película; la primera película de superhéroes protagonizada por una mujer en 12 años, desde Elektra.

En formato de superproducción, el filme dirigido por Patty Jenkins, directora que realizó en 2003 la interesante Monster, arranca en la isla secreta de Themyscira, en la que una comunidad de amazonas guerreras vive al margen de la humanidad. Entre estas semidiosas se encuentra la joven Diana que, bajo la protección de su madre, se prepara para ser una guerrera.

La tranquilidad del lugar se quiebra cuando un piloto americano se estrella en la isla. Éste transmite a sus salvadoras los horrores de la Primera Guerra Mundial, Diana cree que es obra de Ares, el dios de la guerra, a quien considera que debe derrotar para poner fin al ciclo eterno de violencia que asola a la humanidad. Con ese fin toma la iniciativa de trasladarse a Europa para tratar de conseguir detener la guerra.

El primer aspecto a destacar es que la película, a diferencia de otras producciones de superhéroes, presenta una historia en la que los personajes actúan con motivaciones explícitas y, por tanto, se va más allá de presentar simples estereotipos que interactúan entre sí. El mal se identifica con el horror nazi y sus ansias de destrucción de la humanidad. La narración transcurre con fluidez aunque pueden considerarse innecesarios sus 141 minutos de metraje. El carácter épico de la historia queda subrayado a lo largo de toda la película por una convincente banda sonora creada por Rupert Gregson-Williams. Los imprescindibles efectos especiales (visuales y sonoros) cubren la vertiente más espectacular, haciendo creíble para los espectadores un final apocalíptico.

wonder-woman-22

El elenco artístico está encabezado por Gal Gadot una modelo y actriz israelí que proyecta bien un personaje como icono de belleza pero también con empoderamiento femenino. La directora Patty Jenkins no disimula su gran belleza, ya que es un rasgo esencial del personaje, pero a la vez presenta a una joven inteligente, idealista, pura y que sufre por el mal ajeno. El resto del equipo artístico en el que figuran Chris Pine, Connie Nielsen, Robin Wright, David Thewlis, Lisa Loven Kongsli y Elena Anaya, entre otros, cumple con su cometido.

Gal Gadot fue elegida para interpretar a Diana/Wonder Woman en Batman vs Superman: El amanecer de la Justicia (2016) papel que ahora repite como protagonista absoluta; y próximamente también aparecerá en las dos partes de La Liga de la Justicia, próximas a estrenarse, que narran las aventuras de un equipo de superhéroes integrado por los principales personajes del Universo DC. Previamente, la actriz había tenido presencia en varias entregas de la saga Fast & Furious.

Wonder Woman (2017) es una buena película de estudio, sin esta condición hubiera sido imposible superar la barrera de los 100 millones de dólares en el fin de semana del estreno, ni mantener un rendimiento que le ha llevado a embolsarse hasta el momento más de 570 millones en todo el mundo. Es un filme que contiene ingredientes inusuales en el cine comercial porque pone sobre la mesa cuestiones de ética y de humanidad a la hora de hacer frente a la guerra, considerada un mal innecesario.

El 21 de octubre de 2016, la Organización de las Naciones Unidas nombró a la Mujer Maravilla como Embajadora Honoraria de la buena voluntad ante la ONU para el Empoderamiento de las Mujeres y Niñas en el mundo, en una ceremonia a la que asistieron el secretario general de las Naciones Unidas Ban Ki-moon, Lynda Carter y Gal Gadot.

Escribe Juan de Pablos Pons

wonder-woman-21

 


Más artículos...