Kirk Douglas

  09 Febrero 2020

Adiós a una estrella del Hollywood clásico

kirk-douglas-0Kirk Douglas, una de las grandes estrellas de la época dorada de Hollywood, ha fallecido el 5 de febrero, a los 103 años de edad, en Beverly Hills (California). Había nacido el año 1916 en Amsterdam (Nueva York). Su nombre real era Issur Danielovitz Demsky, miembro de una familia de rusos judíos emigrados. En su juventud tuvo que trabajar en varios oficios, entre ellos el de jardinero o como luchador profesional, para conseguir pagar su acceso a la Universidad St. Lawrence, donde comenzó a interesarse por el teatro. Después, estudió interpretación en la American Academy of Dramatic Arts de Nueva York, donde conoció a Lauren Bacall.

En su último libro publicado en España, titulado Yo soy Espartaco, que escribió a la edad de 95 años, rememora algunas facetas de su interesante periplo vital. El actor y productor que participó en algunas de las películas más famosas de la historia del cine (rodó casi 100 películas entre Estados Unidos y Europa) repasa algunas de sus experiencias: como la profunda y negativa impresión que sufrió al convivir con el proceso de las listas negras elaboradas por el Comité de Actividades Antiestadounidenses, creado en 1938 y promovido por el senador Joseph R. MacCarthy, que encausó a muchos artistas vinculados al mundo del cine, bajo la acusación de ser miembros del partido comunista. Algunos de los amigos o colaboradores del actor sufrieron incluso cárcel y la imposibilidad de volver a trabajar en Hollywood.

Kirk Douglas, de convicciones progresistas, solidario y coherente con sus ideas, tuvo la valentía de recuperar a algunos de estos artistas encarcelados, como el guionista Dalton Trumbo o el novelista Howard Fast, en una época en que resultaba peligroso hacerlo, dado el estado de miedo y terror que imperaba en Hollywood. A contracorriente contrató a ambos para su proyecto de producir la película Espartaco (1960).

Al llegar la década de los años 50, después de haber trabajado con éxito en diferentes teatros de Broadway, Kirk Douglas era ya una auténtica estrella del cine. Había debutado en la gran pantalla con el filme El extraño amor de Martha Ivers en 1946, bajo la dirección de Lewis Milestone. En este su primer rodaje parece que la relación con la estrella principal, Barbara Stanwyck, no fue muy cordial.

En 1949 se había estrenado su octava película, El ídolo de barro (Champion), que le valió su primera nominación al Oscar como Mejor Actor, premio que nunca obtuvo, a pesar de interpretar películas fundamentales de la historia del cine, como El gran carnaval (1951), una dura denuncia contra el periodismo sensacionalista, dirigida por Billy Wilder. En la obra maestra de Vincente Minnelli Cautivos del Mal (1952), Douglas interpretó al productor cinematográfico Jonathan Shields, papel por el que obtuvo de nuevo una nominación al Oscar.

Kirk Douglas se caracterizó por ser un actor carismático, de gran versatilidad y poderosa gestualidad, que dotó siempre a sus personajes de una gran fuerza expresiva y dinamismo, lo que le permitió mantenerse durante muchos años como cabecera de reparto, a lo que hay que añadir su faceta como productor, labor en la que desarrolló también una excelente carrera.

kirk-douglas-2

A lo largo de la década de los 50 protagonizó películas importantes, como Río de Sangre (1952), de Howard Hawks; 20.000 leguas de viaje submarino (1953), adaptación de la obra de Julio Verne, producida por Walt Disney y dirigida por Richard Fleischer; Pacto de honor (1955), un western de André De Toth que fue su primera película como productor y que protagonizó con Elsa Martinelli; La pradera sin ley (1955), otro western que fue dirigido por King Vidor; El loco del pelo rojo (1956), biografía del pintor Vincent Van Gogh, dirigida por Vincente Minnelli, por la que fue nominado al Oscar por tercera y última vez como mejor actor.

Entre 1955 y 1986 con su productora Bryna produjo 18 películas. Entre ellas, algunos títulos tan importantes como Senderos de gloria (Stanley Kubrick, 1957), Los vikingos (Richard Fleischer, 1958) o Espartaco (Stanley Kubrick, 1960).

En la década de los sesenta cabe destacar los trabajos del actor en filmes como El último atardecer (1961), de Robert Aldrich; Los valientes andan solos (1962), de David Miller; Dos semanas en otra ciudad (1962), de Vincente Minnelli; Ataque al carro blindado (1967), de Burt Kennedy o Mafia (1968), de Martin Ritt.

En la siguiente década participó en la peculiar y original El día de los tramposos (1970), dirigida por Joseph L. Mankiewicz; y La furia (1978), de Brian de Palma, junto con títulos menos interesantes.

kirk-douglas-00

Su amplia trayectoria queda bien reflejada en su primer libro autobiográfico, El hijo del trapero, en el que relata numerosas anécdotas y situaciones vinculadas a su dilatada carrera cinematográfica. Durante los años 80 en adelante compaginó la televisión con la gran pantalla.

La Academia de Hollywood le otorgó un merecido Oscar honorífico por toda su carrera en el año 1995. Su última película fue Illusion (2004), cinta dirigida por Michael A. Goorjian, en la que interpretó a un director de cine. Su último trabajo como actor fue  en el telefilme Los asesinatos del Empire State (2008).

Kirk Douglas se casó en dos ocasiones, la primera con la actriz Diana Douglas, con la que coincidió en Pacto de honor (1955); y la segunda con Anne Buydens, con quien contrajo matrimonio en el año 1954. Tuvo 4 hijos, entre ellos, el famoso actor y productor Michael Douglas, hijo de Diana nacido en 1944.

La mítica figura de Kirk Douglas forma parte hace tiempo de la historia del cine por méritos propios y siempre estará presente en nuestro imaginario cinematográfico. Nuestro adiós a una leyenda de Hollywood.

Escribe Juan de Pablos Pons

kirk-douglas-1


Más artículos...