Luna nueva (32): Hitchcock, más allá de la leyenda

  20 Octubre 2016

Una exposición sobre Hitch como autor y creador

expo-hitchcock-0El presente año está siendo excelente en cuanto a las exposiciones que se han venido ofreciendo en Madrid, y sin duda una de las más interesantes y exitosas ha sido la que el Museo del Prado ha dedicado a Jheronimus van Aken, El Bosco, con motivo del quinto centenario de su muerte. Un pintor muy original en los temas abordados, de gran calidad técnica y poderosa concepción visual.

Y en esa línea de exposiciones excelentes, la Fundación Telefónica ha abierto recientemente la que dedica al cineasta Alfred Hitchcock. Esta muestra presenta un recorrido con referencia no solo, aunque también, a sus películas; puesto que en ella tienen una importante presencia aspectos de su vida privada, sus colaboradores, y una iconografía, en definitiva, muy reconocible y vinculada a la historia del siglo XX.

Alfred Hitchcock (1899-1980) es uno de los artistas de referencia del pasado siglo y desde esa perspectiva es representado en la exposición, que permanecerá abierta hasta febrero de 2017. Hitchcock nació en Londres en 1899, en el seno de una familia humilde y católica, casi a la vez que el propio cinematógrafo.

Aprendió el oficio de cineasta comenzando a trabajar en 1920 como diseñador de rótulos para la productora americana, que se instaló en Londres, Famous Players-Lasky bajo la presidencia de Adolph Zukor. En esa tarea se mantuvo durante dos años. Poco a poco fue subiendo en el escalafón aprendiendo las diferentes facetas de la producción cinematográfica.

De manera autodidacta aprendió a elaborar guiones, a lo que le ayudó su afición a la lectura, siendo gran admirador de narradores como Edgard Allan Poe. Y ya en 1922 dirige su primera película Number thirteen. Pocos años después, en su primer filme sonoro, La muchacha de Londres (1929), Hitchcock aparece de manera episódica, peculiaridad que mantendrá en toda su filmografía, hasta su último trabajo, La trama, rodado en 1976, donde su silueta se puede ver a través de un cristal semi-translúcido, en el que se  lee "Registro de nacimientos y defunciones".

Hitchcock es un creador que domina todos los elementos de una película, y como señala François Truffaut en su imprescindible libro El cine según Hitchcock, impone en todos los estadios de la realización sus aportaciones personales, siendo un autor muy reconocible, dueño de un estilo propio, a lo que se denominó “el toque Hitchcock”.

Sin embargo, el éxito no le llegó de manera rápida; la crítica tardo en reconocerle, menospreciándole como simple artesano o director comercial. Por el contrario, el público comenzó a aceptar sus películas y mantuvo ese interés durante décadas. Su personalidad, marcada por los miedos padecidos en su infancia, y el complejo de culpa, que la religión católica le infundió, le encaminaron hacia temáticas e historias de suspense de las que llegó a ser un maestro indiscutible.

La exposición, titulada Alfred Hitchcock. Más allá del suspense, comisariada por el cineasta Pablo Llorca, retrata a Hitchcock como autor, como creador. Al recorrerla, vamos descubriendo aspectos significativos que explican el éxito de las películas de este cineasta británico.

expo-hitchcock-1

Así, se destaca en ella el papel de sus colaboradores: guionistas como John Michael Hayes, que escribió La ventana indiscreta o El hombre que sabía demasiado; el diseñador Saul Bass, que creó títulos de crédito memorables para algunas de las más exitosas películas de Hitchcock, como Vértigo o Psicosis; el director de fotografía Robert Burks; la diseñadora de vestuario Edith Head (ganadora de ocho Oscar); el músico Bernard Herrmann; y desde luego la labor fundamental de su esposa Alma Reville como asistente de rodaje y guionista.

El tratamiento visual aportado por Hitchcock creó escuela y ha tenido gran influencia en muchos cineastas de sucesivas generaciones. Tal como se ha recogido en la amplia bibliografía dedicada al director británico, siempre aplicaba el principio de que aquello que pudiera contarse con imágenes no debía contarse con palabras.

La representación de la mujer en el cine de Hitchcock es otro de los aspectos presentes en la exposición. Sus personajes femeninos protagonistas respondían a un modelo idealizado. Actrices como Madeleine Carroll, Ingrid Bergman, Kim Novak, Tippi Hedren y Grace Kelly dieron forma a las ideas de Hitchcock sobre el género femenino, que parece incluían las obsesiones y frustraciones del propio director.

También se recoge en la muestra dedicada a la obra de Hitchcock su faceta como retratista de su época. Para ello contó con creadores en otras vertientes, tal es el caso de modistos como Dior o Balenciaga para vestir a sus musas. Con Salvador Dalí para dar forma a los sueños. Y también con artistas como Julio Le Parc o Pablo Picasso.

expo-hitchcock-4

 

La mirada del cineasta buscaba representar una realidad reconstruida y manipulada, aunque verosímil, que fascinó a los espectadores durante muchos años, a lo largo de las 55 películas que rodó, tanto en Inglaterra como en Estados Unidos. Las series de televisión que creó, entre 1955 y 1962, le aportaron una gran popularidad, siendo uno de los directores más conocidos y reconocibles del siglo XX.

En las diversas salas, a través de vídeos, fotografías, documentos, publicaciones, dibujos, trajes, storyboards y diagramas, accedemos a las interioridades del mundo creativo de Hitchcock. La exposición se presenta en cuatro grandes bloques. El cine que le influyó en sus orígenes, como las películas de las vanguardias europeas, que pudo ver en la London Film Society. Otra de las salas presenta la relación hombre-mujer en el cine del director británico. En ella podemos ver a las principales actrices que encarnaron a las criaturas ideales del cineasta.

Se ha montado una instalación del artista Jeff Desom, que ha unido en 20 minutos todos los planos de La ventana indiscreta, rodados desde el punto de vista del personaje interpretado por James Stewart, y un montaje de la secuencia de la ducha de Psicosis sin música, como la quería el director, y con la música final de Bernard Herrmann.

En definitiva, una exposición muy recomendable para los amantes de la obra de Hitchcock, que permite recuperar muchas de sus poderosas imágenes y aportaciones al cine; pero también oportuna para que las nuevas generaciones puedan rescatar y conocer a uno de los mejores directores de cine de todos los tiempos.

Escribe Juan de Pablos Pons

expo-hitchcock-2


Más artículos...