El jodido ABC de Quentin, ese maldito bastardo

  29 Enero 2016

Sexo, mentiras y cintas de vídeo

Quentin TarantinoCinéfilo, cinéfago, copión, voyeur, mentiroso compulsivo y, en ocasiones, genio del cine. Tarantino es un hombre tan denostado por su actitud chulesca (Death Proof podría ser autobiográfica) como admirado por sus soluciones cinematográficas (alguna larga secuencias de Malditos bastardos resulta francamente genial). En cualquier caso, no deja indiferente.

Un número más, este abecedario intenta meterse "en la piel" del homenajeado, por lo que promete aplausos e insultos a partes iguales... o quizá más de lo segundo. En cualquier caso, esperamos no dejar indiferente a nadie.

Infame columna a cargo de Alan Smithee y Mr. Kaplan 

Autodefinido

Aunque cualquier parecido sea mera coincidencia, Tarantino se confiesa: "Howard Hawks me enseñó a contar una historia" y "Godard me enseñó a experimentar". Consecuencia de la asimilación de esas formas y del frenético consumo de contenidos de diverso pelaje el director se destaca en tres puntos: comedia inverosímil ("conseguir que el mundo se ría con cosas que en realidad tienen poca gracia"), uso del diálogo ("los personajes hablan mucho y muchas veces para decir cosas aparentemente irrelevantes"), y jugar con la estructura de la historia ("yo ruedo utilizando esa libertad de la que hacen gala las novelas").

Basura

¿Han visto Death proof y Planet terror? ¿Y no despiden un cierto tufillo a cine barriobajero? Pues busquen en el videoclub Four rooms y verán de dónde les viene la inspiración a Tarantino y Rodríguez: el corto inicial es inenarrable, con unas jovencitas tetas al aire invocando una suprema bruja que nunca llega porque una de las admiradoras se ha tragado el semen de su hermano en vez de traerlo envasado para ofrecerlo en la ofrenda. Sin comentarios. Y todo ello en un hotel de lujo. Ya lo decía Iquino: La basura está en el ático.

Casi fue

Quentin estuvo a punto de interpretar a uno de estos personajes. ¿Adivinan cuál?
Hugh Hefner en Temporada de conejos.
El Dioni en Ojos que te acechan.
Belén Esteban, en No sin mi hija.

Quentin, antes de cocinero fue fraile... como prueban sus ensayos para 'Kill Bill'

Debutando

La primera aparición de Tarantino fue, vestido de Elvis, en la mítica serie Las Chicas de Oro. Luego mejoró la idea en uno de los guiones que no llegó a dirigir: Amor a quemarropa, donde Kurt Russell (al que nunca vemos la cara) interpreta un Elvis imaginado por el protagonista.

Sobre los castings: "¿Y quien puede ofrecer una buena interpretación cuando toda tu puta vida depende del resultado?".

Los comienzos son duros y hay que echar el resto, seguro que Blanche Devereaux sacó lo mejor del bueno de Quentin.

Espectadores

"No creo en el elitismo. No creo que la audiencia sea esta persona tonta inferior a mí. Yo soy la audiencia".

Si creyera lo contrario sería Lars von Trier.

Fobias

Su mayor miedo: "Me aterrorizan las ratas, es algo que no puedo controlar. Es totalmente irracional, me dan pánico".

En cuanto a géneros "dicen que me gusta todo el cine. ¡No es verdad! Odio las películas de época y no puedo soportar los biopics, son simples vehículos para las grandes estrellas".

Desde Encadenados le proponemos su auténtico Desafío total: que realice para Disney un biopic sobre el ratoncito Mickey.

Grandes diálogos (de Reservoir dogs)

-"Me importa tres cojones lo que sepas o no sepas... voy a torturarte de todas formas".

-"No creo en las propinas".

-"Tienes dos maneras de hacer las cosas, la mía... ¡o la puta calle!".

-"¿Por qué yo el Sr. Rosa?". -"Por maricón, ¿vale?".

-"¿Vas a ladrar todo el día, perrito, o vas a morder?".

-"Like a Virgen (de Madonna) es una metáfora sobre las pollas grandes".

-"Ahora mismo en este tío es en el único en quien confío. Es demasiado asesino para estar con la poli".

-"¡Cuánto hijo de puta y qué pocas balas!".

'Reservoir dogs' un manual de estilo para el guionista interesado en escribir diálogos

Haciendo del diálogo puro arte

-"Me llamo Mulo y hablando no podrás salvar tu culo".

-"Comerle el coño a una zorra o masajearle los pies no es la misma jodida cosa".

-"Mira, tú has sido el que ha traído una zorra moribunda a mi casa, así que tú le pones la inyección. El día que yo traiga una zorra moribunda a tu casa, se la pondré yo".

-"Estoy a mil jodidas millas de estar bien".

-"Practicaremos el medievo con tu culo".

-"Estoy a 30 minutos de ahí, llegaré dentro de 10".

-"Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas".

-"Bueno, pero no empecemos a chuparnos las pollas todavía".

(todas ellas extraídas de Pulp fiction).

Imprescindibles

"El bueno, el feo y el malo (Sergio Leone, 1966): Simplemente, es la mejor película de todos los tiempos. Abbott y Costello contra los fantasmas (Charles Barton, 1948): La vi de muy pequeño y se convirtió automáticamente en mi película favorita. Cuando aparecían Abbott y Costello te partías de risa, y el monstruo era terrorífico. A aquella edad, no tenía ni idea de lo que eran los géneros, pero ya los distinguía y me fascinó cómo estaban mezclados en esa película. Y, al final, eso es lo que he acabado haciendo a lo largo de toda mi carrera: mezclar géneros".

Entre otras muchas, a cada entrevista que se lee suya surgen infinidad de títulos que se añaden a su top particular: Taxi Driver, sin ir más lejos.

Jodida música

"Siempre he pensado que mis soundtracks funcionan bastante bien, porque básicamente son equivalentes profesionales a una mezcla que haría para que escuches en tu casa".

Efectivamente, nosotros usamos las bandas sonoras de Kill Bill para prepara carpaccio. Y Stuck in the middle nos lo reservamos para animar a nuestros redactores cuando no entregan a tiempo sus críticas de estrenos.

El doctor Quentin siempre atento a meter el dedo en el ojo... perdón, en la llaga

Kilos de diálogos inolvidables (Malditos bastardos)

-"Vamos a ser crueles con los alemanes, y dejaremos rastros de esa crueldad en los destripados, desmembrados y desfigurados rostros de sus hermanos. No seran capaces de olvidar jamás las imágenes de crueldad a la que los sometimos con nuestras manos, con nuestras botas y con nuestros cuchillos".

-"Dí <Auf Wiedersehen> a tus huevos nazis".

(gentileza del Teniente Aldo Raine)

Lector y relector

-"Robo de cualquier película alguna vez hecha".

-"Todo lo que aprendí como actor, lo he aplicado básicamente a la escritura".

-"Verdaderamente pienso que una de mis fortalezas es el relato de historias".

Miénteme

Tarantino salió como actor de reparto en el filme King Lear (Jean-Luc Godard), en Zombi (George A. Romero) y en Emanuelle negra. Cuando iniciaba su carrera infló su currículum inventándose algunos trabajos. Una de las tres, nos la hemos inventado nosotros. ¿Adivinas cuál?

Notas musicales

"Trato de decidir qué canción voy a usar para la secuencia de los créditos, porque básicamente me parece que si estoy poniendo una canción, una pieza musical sobre la secuencia inicial de créditos, ése es el ritmo que tiene que seguir la película".

Probó con La tarara para el comienzo de Pulp fiction, pero pensó que era dar demasiadas pistas sobre su estructura de puzzle.

Caperucita Rosa y el Lobo, dos de los tipos curiosos de 'Pulp fiction'

Niño hiperactivo

Nuestro jodido protagonista abandonó la escuela a los quince años, seguía en sexto de bachiller. No le encontraba sentido a las clases. Era tan nervioso que su caligrafía parecía la letra actual de Michael J. Fox, le recetaron el calmante Ritalin, para calmar sus impulsos (lo que no le funcionó) y para mejorar la atención (y no le quitó ojo a la tele). La madre de Quentin se opuso a la medicación, Quentin no.

Olores

Cuenta la periodista Jami Bernard que Tarantino adora la comida basura, mientras que Jeff Dawson, otro plumilla, desvela que el director "tenía problemas" con su higiene. Y estos dos escritores, evidentemente tienen problemas con sus contenidos. Así cualquiera escribe una columna diaria, o incluso publica un libro.

Producción ejecutora

Don Murphy, coproductor de Asesinos natos, cuestionó la capacidad artística de Tarantino, acusándole de robar ideas e imágenes de otros filmes; impresionante hallazgo el suyo, este tipo se merece el Nóbel de los coproductores con capacidad de habla. Su tirria le llevó a confesar que "celebraría la muerte de Tarantino". Don quería celebrar algo, al cruzarse con Quentin en un restaurante se pusieron muy católicos y repartieron hostias. La fiesta acabó en el juzgado con Murphy reclamando cinco millones de dólares por daños y perjuicios. A eso se le llama hacer amigos entre los productores.

¿Quint , Quinlan o Quentin?

Nació en 1963, un 27 de marzo, fecha que cae más o menos entre fallas y pascua. Su nombre real es Quentin Zastoupil, sin comentarios. No conoció a su padre, y su madre, asistenta social, lo mandaba al cine.

De casta le viene al galgo, su nombre le viene de Quint, personaje al que daba vida Burt Reynolds en Gunsmoke... aunque ella no sabía cómo se escribía y así nació Quentin.

Rebobine por favor

Como dependiente de un videoclub, era el tipo más duro del lugar. Una vez propinó una paliza a un cliente que se negaba a pagar un retraso de varios meses en la entrega de películas. En otra ocasión a un cliente, por no rebobinar una cinta se la introdujo por el mismo sitio por el que evacua su transito intestinal.

Curiosamente, nunca lo encarcelaron por salvaje... aunque sí por impago de unas multas de tráfico.

No es Quentin un tipo que se chupe el dedo... aunque si es de los pies de Uma, uno nunca sabe

Sus personajes

"Todos mis personajes son reales. No hay ningún jodido ordenador por medio. Estoy harto de toda esa basura. Si quisiera esas chorradas computerizadas, me hubiera ido a casa para meter la polla en la Nintendo".

Una bonita manera de tener un joystick de los antiguos.

Trabajos delegados

"Hacer una película de acción y dejar que un segundo equipo se encargue de rodar las escenas de acción es como hacer el amor durante dos horas y dejar que venga otra persona para tener el orgasmo".

De ahí que Quentin, que ya ha trabajado en el cine porno y en las superproducciones de Hollywood, prefiera ser en sus filmes como Juan Palomo: yo me lo guiso, yo me lo como.

Una de crítica sesuda

Para lo que les gusta ver más allá: "Yo no intento <decir> ninguna cosa, sino crear personajes y contar una historia a partir de la cual <el sentido> puede aparecer".

Y para que quede claro lo que quiere decir, he aquí una frase que resume su forma de abordar los problemas. Atención, sesudos críticos:

-"Puede que mi culo esté tonto, pero no soy tonto del culo".

Y ahora la pregunta: ¿sabéis ya por qué Pam Grier fue elegida la prota de Jackie Brown?

Pam Grier y Quentin: puede que sus culos estén tontos, pero no son tontos del culo

Videos y violencia

"La cámara se inventó para la acción y la violencia". En el Video Archives, videoclub donde trabajó, vio tantas películas que no se convirtió en el Hannibal Lecter de Manhatan beach porque "los filmes violentos no hacen que los niños se conviertan en personas violentas".

Sabias palabras. Si acaso, puede que los convierta en directores de películas violentas.

Writen by QT

¿Recuerdan el curso de guión que impartimos hace unos meses? Este era el argumento neutro:

Una viuda está a punto de morir. Su mayor deseo es que su hijo se case y le dé un nieto. El joven es gay, pero su madre no lo sabe. Decide darle una alegría y habla con una amiga para que se haga pasar por su novia. La madre muere feliz y contenta. El hijo se acaba enamorando de la chica y se casa con ella.

Y esta la versión de Quentin:

En la iglesia una joven está embarazada, y todos los asistentes sonríen, excepto ella.

En el cuarto de baño de una despedida de soltero, un joven mira hacia Connecticut y lleva una bola de billar en la boca, el novio está abofeteándole las nalgas mientras lo sodomiza.

La madre del novio, consciente la gravedad de su dolencia, le dice a la futura pareja que después de sacarse del culo el reloj de su padre, lo que más le gustaría es verle casado y que le diera un nieto. "Está bien", responde. Y su madre sonríe, pero él espeta: "No nos chupemos las pollas todavía".

La pareja discute: "¡Que nos casemos o que me des un masaje en los pies, no es el mismo jodido juego!".

La novia en la iglesia, mientras busca algo detrás del gran crucifijo, grita: "Ningún puto maricón me va a dar por el jodido culo". (Comienza a sonar un tema de Morricone sacado de un viejo western). Saca una escopeta, se da un culatazo en la barriga y comienza a sangrar patas abajo. Acribilla a toda la familia del novio al grito de "Putos bastardos".

Quentin, un tipo con un punto de vista muy... muy... muy particular

X (pura pornografía)

Fue a pedir trabajo y le enseñaron lo de abajo. A los dieciséis trabajó en el Puschy Cat Theatre, un cine porno: empalmando bobinas y repartiendo pañuelos de papel.  De ahí le pueden venir algunas de sus metáforas: "No quiero convertirme en uno de esos condenados viejos directores que han perdido su impulso sexual y que hacen películas para pagar facturas de la piscina. ¿Qué pasa cuando un director ignora su polla? Hace películas de calzonazos. Quiero hacer películas de hombre joven, quiero que la gente vea que el tipo que ha hecho la película tiene una polla dura".

A esto se le llama tener un manual de estilo.

Y más constantes

Tarantino suele pasarse el orden cronológico de los acontecimientos por el forro de sus gayumbos, si disparan a alguien: nos cuenta su desangramiento, la pedicura que se hizo el día de antes, su entierro o cena de la noche siguiente y finalmente el momento en el que recibe el disparo.

Abundan los planos de gente abriendo y cerrando puertas, planos muy cortos de los personajes, tomas de las manos y fetichismo con los pies, contrapicados desde el interior de un maletero y algunas tomas de larga duración.

Es probable que tres o más pistoleros se apunten entre ellos, muchos personajes tendrán un alias, puede que vayan a comer al  restaurante ficticio Big Kahuna Burger y alguno de ellos se encienda un pitillo con un Zippo que se ha visto en todos sus filmes.

Zanjando cuestiones

Sobre el poder del cine y su ideas: "Lo que me sedujo fue que el cine se convierte en texto y subtexto. Es decir, no se trata de plantear que el cine acaba con el mal desde  un punto de vista teórico, va más allá. No es una mera abstracción. Las películas se convierten en un arma. La idea me vino a la cabeza pensando en la capacidad que tiene el celuloide de arder.  El nitrato es un material altamente inflamable. El hecho de que se convierta literalmente en un explosivo me seduce enormemente. Bendigo esos momentos de inspiración en los que se me ocurren cosas como estas".

Nosotros también, maldito bastardo.

Efectivamente, si yo fuera el autor de este abecedario sólo tendría una salida honrosa...