Editorial abril 2008

  19 Abril 2008

Encuentros en la tercera fase
Escribe Adolfo Bellido López

1.- La importancia del guión

lafamiliasavages0.jpgEl problema del cine actual radica en los guiones, en lo mal que están escritos. Basta revisar cualquier filme medio del cine norteamericana realizado entre los años cuarenta y los setenta del siglo pasado para comprender por qué sigue estando vivo. No son títulos filmados por grandes realizadores, ninguno de ellos fue probablemente un gran éxito, pero hoy pueden verse sin cansancio, sin tener la sensación que asistimos a películas “viejas”. Parte de ello, sin duda se debe a que esas películas están construidas a través de guiones de hierro: claros, diáfanos, lógicos... Acciones y diálogos se ensamblan como si se tratase de relojes suizos.

Hoy nada de eso ocurre. Los guiones en su mayoría, incluso los de películas consideradas importantes, están repletos de grandes incoherencias. Se trata de películas insostenibles desde una lógica narrativa. No me refiero a “la realidad”. No, la lógica del cine es otra cosa diferente a la realidad en la que vivimos. Existen películas que funden ambos conceptos (Ladrón de bicicletas, Calle mayor, La sal de la tierra, La soledad, La familia Savages y muchas, muchas más), pero lo normal es que esto no ocurra. Por lo general, la realidad nuestra de cada día no tiene parentesco con lo que contemplamos en un cine. Pero la pantalla que miramos nos debe bien devolver una lógica o bien “expresarnos” su inverosimilitud con una precisión tal que podamos admitir como lógico lo que vemos.

Un ejemplo, entre muchos, de las películas que podrían incluirse en el primer caso serían las de ciencia ficción. En el segundo caso, como gran ejemplo, citaría los filmes de Hitchcock.

Pues bien, a los guionistas actuales, los norteamericanos incluidos, esto de la lógica les trae sin cuidado. Lo suyo es amontonar secuencias sin orden ni concierto, abundantes de acción, pero en las que ni se aclara,  ni se entiende casi nada. Diría que incluso la propia película no funciona. Lo asombroso es que el espectador se traga, admite todo llegando incluso a aplaudir el sin sentido.

enelpuntodemira0.jpg¿Cómo admitir el punto de partida de películas, por citar algunos de los últimos títulos estrenados, de En el punto de mira o La noche es nuestra? Por supuesto que entre las dos hay una gran diferencia de calidad, al menos en cuanto a las intenciones de los que en ella han intervenido, pero la realidad es que los puntos de partida de ambas son poco o nada admisibles. La primera “entra” con la inauguración de un evento internacional abierto a todo el público en una inmensa plaza; la segunda da por sentado que la mafia desconoce que el gerente de uno de sus afamados locales es el hijo del jefe de policía que les persigue. En estos dos títulos, y muchos otros, se podrían indagar más en estos aspectos, comprobar hasta dónde llega el desatino de lo que acontece. Se puede aducir que, con todo, el cómo se cuenta es brillante, pero eso no es la cuestión que aquí planteamos.

Mucha culpa de la mediocridad del actual cine radica en los poco trabajados guiones, en esa impresentable forma de acumular hechos o de buscar la solución más impensable. Fuegos de artificio, en definitiva, carentes de brillantez.

2.- La labor del IVAC, la Filmoteca Valenciana

rialto.jpgLa Filmoteca de la Generalitat Valenciana es un ejemplo de coherencia. Un concienzudo trabajo realizado muchas veces en unas condiciones lamentables. Desde hace un año, el Edificio Rialto (que es donde se encuentran las oficinas, la biblioteca y la sala de proyección) se encuentra en obras. Obreros, pintores y personal de todo tipo, por aquí y por allá, mientras todos sus trabajadores, director incluido, tienen que sufrir ruidos insoportables, trasiego de gente, molestias sin fin... El edificio es un mundo de ciencia ficción con mobiliarios envueltos en celofán, despachos solitarios, personal trabajando, ejerciendo sus funciones, en los sitios más inesperados y con los medios más increíbles.

¿A quée se debe todo ello? Simplemente a que se está reformando la sala de proyección para además de modernizarla hacer posible, entre otras cosas, que más público pueda acceder a las proyecciones. La antigua sala Juan Piqueras, con capacidad de menos de doscientas localidades, dará paso (al menos ese el plazo inicialmente  previsto) en 2009 a la nueva sala con más comodidad y muchas más localidades.

La sede central de la filmoteca está situada en un sitio privilegiado, en pleno centro de Valencia (la Plaza del Ayuntamiento), lo que supone una gran comodidad para acceder a las proyecciones. Sábados y domingos era normal que la sala estuviera a rebosar y que muchas personas se quedaran sin poder entrar a varias proyecciones. También aquí, en este lugar, tenía una de sus sedes el festival Cinema Jove y ahí volverá a estar en 2009.

En este espacio de tiempo de obligado cierre, la programación de la filmoteca ha tenido que buscar otro lugar de proyección. Al ser un organismo dependiente de la Consellería de Cultura, ha encontrado una sala de proyecciones, para salir del paso, en el IVAM o sea en el edificio que alberga el Instituto Valenciano de Arte Moderno. No es una sala ideal por lo que respecta a la proyección, al sonido, a las propios asientos, pero mucho menos lo es en cuanto a la situación: mal localizada para la movilidad y transporte de los posibles espectadores. Todo ello ha repercutido en la asistencia de público. Los grandes llenos de antes no se están producido. Y es una pena que los “cómodos” espectadores se estén perdiendo o se hayan perdido los estupendos ciclos que la filmoteca está ofreciendo últimamente.

raoul_walsh.jpgLa Filmoteca Valenciana publica una importante revista de cine (Archivos de Filmoteca), así como excelentes libros agrupados en diferentes colecciones. También organiza seminarios propios o en colaboración con otros estamentos y, por supuesto, pone en marcha ciclos de cine inolvidables. Quien esto escribe no puede olvidar la contemplación, por citar un único ciclo, de la obra completa del gran Yasuhiro Ozu, que tuvo lugar hace unos años.

Durante la primer parte de 2008, en su sala improvisada sigue apostando por grandes ciclos. Ahí está, por ejemplo, uno completísimo sobre Raoul Walsh dividido en varias partes, con algunas películas inéditas en España.

Otro dedicado a la interesante directora japonesa Naomi Kawase (El bosque de luto), con una filmografía dedicada casi en su totalidad a su familia y en especial encaminada a la búsqueda-encuentro de los padres que la abandonaron de pequeña.

También destacar uno sobre el cine de animación de Gil Alkabetz (conocido por los créditos y secuencias de animación de Corre, Lola, corre, 1998, de Tom Tykwer).

valerio_zurlini.jpgY, en fin, el que sin ninguna duda podemos considerar como el ciclo “estrella” durante este mes de abril: una completa  visión (los cortos y los ocho largos que realizó) sobre Valerio Zurlini, uno de los grandes realizadores del cine italiano. Unos largometrajes que abarcan desde Las muchachas de San Frediano (1954), hasta El desierto de los tártaros (1976), y en el que se encuentran obra tan inolvidables como La chica con la maleta (1961) o Crónica familiar (1962). Un cineasta incapaz de englobarse en un determinado  movimiento o relacionarle temáticamente con otros realizadores de entonces. Su personal cine se basa en los sentimientos, bucea en la profundidad de los seres. El título que se le ha “colgado” al ciclo es sugerente y exacto: Paisajes del alma. Un ciclo enorme para una estupenda filmoteca.

3.- ¡Qué gozada de festivales!

Abundan los festivales de cine. Hay decenas en España y cientos en el mundo. Festivales algunos especializados en géneros o temáticos, otros generalizados. No hay mes en el que no surja alguno en algún lugar, ya sea en la gran ciudad o en un pueblo tan perdido, que, para saber donde está situado, hay que buscarlo en los cientos de caminos a los que nos abre la red.

festivalmalaga0.jpgAhora mismo acaba de terminar el Festival de Málaga (1), dedicado al cine español. Poco antes había tenido lugar el de Las Palmas (2).

A mediados de abril se realiza uno muy singular el del Sahara (3), que tiene lugar en un campo de refugiados saharauis. Actividades, coloquios, proyecciones se alternan en un festival solidario, que cuenta con la presencia “in situ” de varios profesionales del cine español. Este año asistirá Javier Bardem, siempre preocupado con estos temas (suya era la producción del interesante documental Invisibles). Un festival donde se pueden encontrar experiencias y actividades tan curiosas como una carrera de camellos.

No es un caso aislado; en febrero, la ciudad de Cáceres ya había acogido otro certamen de cine solidario (4).

Cogerá el relevo del certamen de Sahara, el festival de cine y derechos humanos que se desarrollará en San Sebastián (5), una ciudad que cuenta con varios festivales más, como el internacional o el de cine de terror (temática en cierta manera compartida con el veterano de Sitges).
Mayo se abrirá con otro certamen, el de cine documental de Madrid (6). Antes, en el mes de febrero, Pamplona ya había tenido su certamen dedicado al cine documental (7).

Junio albergará varios más, como los veteranos de Huesca (8) o Cinema Jove en Valencia (9) uno de los muchos que existen en la comunidad Valenciana (Mostra de Valencia, Peñíscola, Elche, L’Alfàs del Pi...).

A partir del mes de septiembre será el momento en que aún abundarán más los certámenes: Huelva, Sevilla, Valladolid...

cinema_jove.jpgLo dicho por lo que se refiere únicamente a España, ya que en el extranjero la acumulación de certámenes es lógicamente mayor. Hay varios de primera línea, o sea, los de Cannes, Venecia y Berlín. A ellos les siguen los de Roma, Londres, Moscú, Locarno, Bergamo, Florencia, Mar de Plata, Sundance, Rotterdam...

Tal cantidad de certámenes será una auténtica pasada, una delicia o un martirio (vaya a saberse) para críticos y aficionados. No a todos ellos acuden estrellas de primer orden, eso es privilegio de los más selectos... que no quiere decir que sean los mejores.

Nosotros, a partir del festival de Málaga (los diferentes artículos se encuentran en nuestra sección Todo lo demás) vamos a intentar hacer un seguimiento de varios festivales. Estará siempre en función tanto de nuestras posibilidades como de la recepción que nos dispensen los propios certámenes. La que nos ha otorgado Málaga ha sido muy buena, como también lo está siendo la de Documenta Madrid, que será el próximo que cubramos.

Aún desde el interés que todos ellos nos suscitan y muy en especial los más pequeños (sabemos lo que significa estar en un festival, dada nuestra implicación durante años en Cinema Jove), debemos plantearnos una duda razonable: ¿hay tanto cine bueno en el mundo como para “llenar” tantos festivales? ¿A cuántas temáticas tan variadas y diferentes se pueden abrir los certámenes cinematográficos?

Aunque pensemos lo contrario, me temo que el mundo cinematográfico es cada vez más limitado, por ello hay ocasiones en que unos festivales terminan por dar lo mismo que otros. Los originales son escasos aquí y allá. Pueden darse una vuelta por la red simplemente para comprobar cuántos aquí y fuera están especializados en, pongamos por ejemplo, animación, documental, cortometrajes, terror... 

Entonces, detrás de todo esto y los mercados a los que abren los distintos certámenes ¿qué hay? ¿Ganancia o derroche? Depende para quién.

*****
(1) http://www.festivaldemalaga.com/
(2) http://www.festivalcinelaspalmas.com/
(3) http://www.festivalsahara.com/
(4) http://www.festivalcinecaceres.com
(5) http://www.cineyderechoshumanos.com/
(6) http://www.documentamadrid.com/
(7) www.cfnavarra.es/puntodevista
(8) http://www.huesca-filmfestival.com/
(9) http://www.cinemajovefilmfest.es/