Editorial diciembre 2007: hemos vuelto

  25 Diciembre 2007

Escribe: Adolfo Bellido López

adolfo-1.jpg
 Adolfo Bellido

Después de idas y vueltas, de esperas y desesperos al fin nuestro "encadenados" ya está nuevamente en la red. Podemos, parafraseando a Fray Luis de León, decir eso de: "como escribíamos ayer" (si hace un instante, en un pasado cercano) tenemos ilusión para seguir escribiendo sobre cine. Con todo lo que ello implica. No se trata de una labor rápida y alejada del mundo. Por el contrario una reflexión sosegada y un contacto con la realidad que tenemos a nuestro lado y que no podemos ignorar.

Creemos en el cine, como creemos en la cultura y en la libertad y en un mundo de realidades donde las cosas pueden ser mejor de lo que son. En este año que hemos estado "invernando" han pasado muchas cosas. Unas dentro y otras fuera del mundo de la imagen. Unas mejores y otras peores. Han seguido, y eso está bien, apareciendo revistas de cine en la red. Realmente los lectores potenciales de estas revistas superan en mucho a los lectores de las revistas (queridas, deseadas, amadas) de papel. Pero, por fortuna, esas también siguen existiendo y apareciendo alguna nueva. Es el caso de Cahiers du cinema, la mítica revista francesa que ha decidido (no sé la razón) en convertirse en viajera y conceder una especie  de franquicias a otros países (realmente no entiendo cómo se produce ese tránsito en el terreno cultural). Así  "Cahiers" además de en España se encuentra ya en Inglaterra y en Japón. Y probablemente pronto también estará en Italia. Una revista que viene a llenar un espacio en el que ahora, después de la desaparición de Nikelodeon, sólo reinaba Dirigido por. Por supuesto, existen otras revistas de cine en papel, pero son bastante minoritarias, bien por su tratamiento u orientación o por estar adscritas a entidades u organismos locales. Hay otro tipo de revistas generalistas (Imágenes de actualidad o la eterna Fotogramas), pero su planteamiento corresponde a un revoltijo de publicidad, cotilleo e información.

Está claro que el futuro está en las revistas digitales. La nuestra es de las pioneras que existieron en el país. Surgió, como ocurre con las grandes aventuras, de forma casual (ah, pero ¿existen las casualidades?). Lo nuestro había sido siempre (y desde tiempos casi perdidos en la memoria) las revistas de papel (los boletines del cineclub Universitario de Salamanca, Cinestudio, Nikelodeon, la primitiva Encadenados...) y en aquel distante 1998 (¡diez años ya!) tuvimos que cambiar el chip, ver qué era eso de una revista digital. Diez años en los que hemos cambiado de diseño varias veces, cada uno de las cuales se corresponde a una nueva etapa de "encadena dos" (si, así separado queda más "exacto" el título). En estos diez años han aparecido, como queda dicho, varias revistas, menos que en algunos países hispanoamericanos (ejemplo en Argentina) pero en cantidad notable. Desgraciadamente, cada uno parecemos ir por libre, mirar por encima del hombro, ignorar a los otros y pensar que estamos en posesión de la verdad. Creo que las cosas no deben ser así. Tenemos unas ideas comunes y por ello entre nosotros debía haber más relación, comprensión y unión. No somos enemigos. Todo lo contrario, debemos ser amigos, compañeros en busca del mismo objetivo: acercar el buen cine -y su forma de verlo- a los espectadores, reconocer aquella obras que han nacido "malditas" y que deben ser salvadas de las aguas, frente a otras (falsas, erráticas, mentirosas) encumbradas a los altares de adoración mediática. Tenemos una labor que cumplir, desde perspectivas distintas, y por ello cualquiera de nosotras que ponga su sincera honestidad como norma de trabajo, debe ser respetada.

¿Cómo será nuestra nueva etapa recién inaugurada? Veamos. Cuando comenzamos este caminar por la red había algo seguro: una revista digital tenía que ser diferente de una tradicional. Pero ¿en qué? Creemos que el medio es lo que provoca su especifidad. Y, por ello, debe ser algo que late de forma regular. Sí, una revista digital debe ser algo vivo, siempre en constante creación. Algo muy difícil si los que trabajan en ella no viven de ello (eso sí, no tienen que poner dinero para poder seguir adelante) y por tanto no pueden dedicar todo el tiempo del mundo a las actualizaciones constantes de la revista, como lo hacen los periódicos digitales.

En la medida de la posible vamos a intentar hacer de nuestro "en cadena dos" (mejor aún partido de esa manera) una revista cambiante. Lo único que dará una unidad a los números (que dejan de existir como tal) es el tema central, esa sección de Rashomon en la que siempre nos hemos volcado. Un estudio, este bloque central de la revista, que dedicamos a un director, una película, un género... Una variada visión de un determinado tema a la manera de las distintas versiones que homologa el título de la sección: una película que hablaba de tres visiones diferentes del mismo hecho. Acompañando a este bloque habrá otros (normalmente las secciones específicas o generalistas) que se mantendrán en la red durante un determinado tiempo. Pero, los demás, los temas de actualidad, como las noticias o eventos, festivales que son del "hoy", del "ahora mismo", estarán actualizándose en la red de forma regular. Y, por supuesto, también el apartado de críticas de estrenos, recogidas en la sección Sin perdón, y el de las calificaciones de películas. En la portada se podrán "ver" estos cambios. Y aquellas informaciones o críticas que vayan "desapareciendo" de la red podrán encontrarse introduciendo los correspondientes datos en el potente buscador que ha sido incorporado por nuestro informático.

El título de algunas secciones ha cambiado. La razón estriba en evitar que estos títulos fueran demasiado largos. Pero su espíritu permanece.

Respecto a nuestra forma de trabajar: no va a cambiar. Por una parte, trataremos de hacer un análisis cinematográfico de las películas sobre las que escribamos. Análisis desde el rigor y la objetividad. No nos interesa si una película es aburrida o divertida, ya que esos adjetivos se pueden convertir para otros críticos en todo lo contrario. Lo que nos interesa es lo que quiere decir y cómo lo dice. Adentrarnos en los filmes y ver qué hay en ellos, cómo se han construido.

Como en nuestras etapas anteriores, "en cadena dos" estará abierta a todos aquellos que, desde sus conocimientos fílmicos, quieran comunicar lo que saben. Es decir, estamos abiertos a los trabajos de aquellos que tengan algo que decir. Desde esta web ha sido "lanzado" al mundo de la crítica cinematográfica más de un y una joven. Y de eso me congratulo como persona perteneciente al mundo educativo.

El nuevo "en cadena dos", tanto vuestro como nuestro, está entre vosotros. Una nueva etapa se abre ahora, en el año 2008, en que nuestra revista cumple su décimo año de existencia en la red. Esperamos que sea fructífera tanto para los que escribimos como para los que acceden a nuestros trabajos. Y, por supuesto, felicidades a todos por la "vuelta" de la revista y por su décimo cumpleaños. A los que nos dejaron y a los que siguen. A los que nos leen y a los que nos critican. Un@s y otr@s, en definitiva tod@s, hicieron posible la existencia de nuestra revista, la revista de tod@s.

Adolfo Bellido López - Director de En cadena dos 


Más artículos...