Editorial enero 2013

  25 Enero 2013

De una a tres 

holy-motors-1Hemos comenzado el año cinematográfico como casi siempre. Por ello el mundo del cine hace balance del año. De acuerdo a ello se votan películas, las mejores, por parte de revistas de cine, de periódicos de grupos de amigos o de entidades, organizaciones, academias, países. Todo vale.

El problema de estas votaciones, al igual que el de cualquier otra, es que se trata de, digamos, listados si no manipulados sí relativos porque, aunque nos ciñamos a las películas que se estrenan —pongamos por en ejemplo en España— no creo que exista nadie que haya visto todos los estrenos del año. Estrenos que, por otra parte, no corresponden en muchos casos al año actual. Puede ser que sean producciones de dos, tres o más años atrás si se trata de filmes no norteamericanos. E inclusive de ahí. De acuerdo a ello ya me dirán quién ha visto Margaret un estupendo filme de Kenneth Lonergan, escritor y dramaturgo con sólo otro filme en su haber como realizador, la también excelente Puedes contar conmigo.

Pocos espectadores y no demasiados críticos vieron, e incluso aguantaron, disfrutaron o se sintieron estafados ante la original y moderna Holy Motors.

Y si hablamos de películas españolas, salvo esas que todos sabemos, comprobaríamos que muchas de ellas entraron y salieron, cuando lo hicieron, en las salas cinematográficas a la velocidad de un cohete supersónico

Ciñéndonos a los diarios y revistas, a su relación de mejores que han publicado (1), encontramos algunos datos curiosos.

Citemos las votaciones de dos medios.

En el diario El país se dio a conocer (como en la mayor parte de medios) una doble clasificación: la de los expertos y la de los lectores. Dividida además en películas españolas y las del resto del mundo como si nuestro cine fuera tan inferior que no pudiera competir con la grandeza del cine de fuera.

Para dicho diario las cinco mejores películas extranjeras dictaminadas por los expertos (casi todos de esa casa) fueron Take Shelter, Holy Motors, Moonrise Kingdom, Los descendientes y En la casa. Las cinco españolas fueron Blancanieves, Grupo 7, Una pistola en cada mano, Lo imposible y Extraterrestre.

El público votante se decidió en el apartado extranjero por Argo, Shame, En la casa, Moonrise Kingdom y Los descendientes. La sexta votada fue Holy Motors. Las cinco españolas votadas fueron El mundo es nuestro, Infancia clandestina, Blancanieves, Lo imposible y Grupo 7.

Lo que nos deja perplejos son las dos primeras películas españolas votadas por los lectores ya que El mundo es nuestro no se estrenó en muchas ciudades y, en las que lo hizo, pocos se enteraron, mientras que por su parte Infancia clandestina se estrenó muy a finales de diciembre. En ambos casos, presumiblemente, fueron dos títulos escasamente vistos.

argo

Por su parte, la revista Caimán (menos mal que no hace distinción entre españolas y extranjeras) contabiliza el voto de los cinco mejores filmes de la siguiente forma: Holy Motors, The deep blue sea, The Turin horse (2), Casa de tolerancia y Cosmopolis. La única película española de la lista aparece en el lugar 16 y es, naturalmente, Blancanieves.

Las mejores para los lectores fueron Holy Motors, The Turin horse, Casa de tolerancia, The deep blue sea y Shame. Blancanieves, la primera al igual que en el caso anterior, aparece en séptimo lugar.

Resulta curiosa la unanimidad en las primeras posiciones en las votaciones señaladas de Holy Motors. A lo que se une además la presencia, bastante insólita, entre las mejores para los lectores, en el caso de Caimán, de The Turin horse e incluso de Casa de tolerancia

Si nos vamos al otro lado del océano contabilizamos los Globos de Oro. Tan sorprendentes ellos que regalan los primeros premios a Argo (mejor filme dramático) y a Los miserables (mejor comedia o musical). No contentos con esa soberbia elección otorgan el premio al mejor guión a Tarantino por Django desencadenado. Sudarían tinta los votantes para llegar a esta inverosímil decisión. El premio, ese cantado, al mejor filme extranjero fue para Amor (3), mientras que el mejor filme de animación (también discutible) fue para Brave.

Nosotros, la gente de Encadenados, este año pasado como pueden ver en la correspondiente sección (Todo lo demás) realizamos la votación entre todos los que escribimos en la revista, bueno entre todos los que escribimos y quieren participar de este juego.

Una votación que hizo que tres películas subieran juntitas al primer puesto. Las tres destacables, una más difícil que las demás, otra quizá incomprendida, y la tercera, en fin, una especie de puesta de largo de un realizador nada convencional. La invención de Hugo, hermoso canto al cine, no aparece en la mayor parte de las votaciones de otros medios (4), mientras que Moonrise Kingdom sí está en puestos privilegiados, y Holy Motors en varios medios se lleva el primer premio. Realmente es bastante difícil entender la aceptación tan general del filme de Leos Carax

tabu-1Y, claro, por supuesto, Blancanieves ha sido también para nosotros la película española que mejor posición obtiene en el cómputo total. Un estupendo filme, incomprensiblemente eliminado de las nominaciones a los Oscar.

La película de Berger tiene puntos de contacto, tanto en su utilización tanto del blanco y negro como de la inexistencia de diálogos en su segunda parte, con el admirable Tabú de Miguel Gomes, un  filme que probablemente será ninguneado por aquellos que gustan exclusivamente de un cine adocenado y esquemático. Como Holy Motors es fresco, novedoso, original, renovador en su búsqueda de nuevas formas expresivas.

En esta historia de películas sin diálogo sin embargo la agraciada con parabienes y premios injustos fue la tan melosa como falsa The artist. Una injusticia como tantas otras existentes en el mundo del cine en particular y del arte en general.

Tabú se ha estrenado sacando pecho frente a películas grandes en metraje, en dinero, en poderío del tipo que sea (director famoso, filme esperado, brillantez falsificada).  Se enfrenta, al igual que David contra Goliat, a títulos de ahora mismo como Django desencadenado de Tarantino o el hinchado Lincoln de Spielberg, sin olvidar el falso tono documentalista, trufado de ambigüedad de La noche más oscura de Bigelow o la pretenciosidad de la que hace gala The master de Anderson.

Europa vence al menos en calidad, que no en taquilla, en los cines en estos días, ya que a la sorprendente Tabú se une el siempre respetable Haneke con su tremebundo y doliente Amor, aunque para algunos, entre los que me encuentro, no sea superior a su anterior película, La cinta blanca.

El año también, todo se repite, ha comenzado con gente del cine que nos ha dicho adiós como es el caso de aquel buen director de cine japonés provocador que fue Nagisha Oshima o, por citar a uno de acá, la desaparición de un actor de calado (mas en teatro que en cine) como fue Fernando Guillem, perteneciente a una familia mítica dentro del mundo de la interpretación.

Se abre un nuevo año lleno de expectativas, de esperanzas, que en muchos casos se romperán, dando paso a la desilusión y a nuevas esperanzas.

En el panorama cercano se anuncia la llegada de Hitchcock, un filme no sobre el maestro sino sobre el rodaje de esa obra maestra que fue Psicosis, una más de las muchas geniales de un director genial. Realizada en el año 1960, vino precedida de otras dos obras imperecederas, Vértigo (considerada en la votación mundial de la crítica de cine realizada ene 2012 por la revista de cine inglesa Sight and sound como el mejor filme de la historia del cine) y Con la muerte en los talones. El glorioso remate, por si faltaba añadirlo a tamaño monumento, correspondió a Los pájaros, realizada por Hitch a continuación de Psicosis.

En el anterior editorial les hablaba de un tráiler de Hitchcock bastante endeble. No es el único existente, un segundo, que he visto recientemente, tiene una cierta gracia. En él se imitan las apariciones de Hitchcock en su serie televisiva.

Ya veremos y les contaremos qué nos parece ese filme que cuenta con buenos intérpretes, Anthony Hopkins (Hitch), Helen Mirren (Alma Reville), Scarlett Johansson (Janet Leigh) y un director cuya película anterior, su debut en el cine, no era desdeñable: Anvil, el sueño de una banda de rock (2008). Pero Hitch es demasiado Hitch como para ser encorsetado en un filme que además no es sobre él sino sobre el rodaje de una gran película. Así que paciencia y a esperar lo que nos depara Sacha Gervaise, su director

El primer mes del año está rodando, que ruede bien para toda la buena familia cinematográfica. Y también para el resto.

Escribe Adolfo Bellido López

oshima

Notas

(1) Casi a finales de enero ni Dirigido por ni Fotogramas han enseñado sus cartas, lógicamente porque al tratarse de revistas mensuales su clasificación de las mejores no aparecerá hasta finales de mes. Caso curioso es el de la revista de cine Caimán que ya en el número 12 de enero 2013 daba a conocer sus mejores de 2012. A eso se llama ir por delante. Y eso que este número se vendía en kioscos y librerías a finales de diciembre.

(2) Este filme, que también fue señalado en nuestra votación por algunos críticos, se vio en muy pocas salas cinematográficas españolas.

(3) De forma harto curiosa Amor ha sido nominada al mismo tiempo al Oscar a la mejor película y a la mejor película extranjera. Alcanzar ese doble premio, prácticamente imposible, sería tan curioso como insólito: una efectiva ceremonia de la confusión.

(4) Hay que hacer notar que en las votaciones de las películas del año tiene también importancia la fecha de su estreno. La mayor parte de las que alcanzan los primeros puestos, por proximidad en el tiempo, suelen haberse estrenado en la segunda parte del año. ¿Será por simple casualidad?

fernando_guillen