Editorial mayo 2012

  31 Mayo 2012

Nosotros también…

Te

dirigidoTe, os, enviamos a todas las revistas cinematográficas que habéis celebrado sendos aniversarios en estos meses, nuestra enhorabuena y nuestra amistad.

En estos tiempos de recortes, de prisas, de diversiones inmediatas donde las cosas parecen cogidas por alfileres (1), alegra encontrar publicaciones, y sobre todo de cine (pero ¿interesa a alguien lo que es y significa el cine, una película?) que siguen adelante. Contra viento y marea, luchando contra el tiempo y sobre todo con los costes.

Aquí en Valencia tenemos una cartelera, todo lo discutible que se quiera, pero mítica en sí misma y en lo que representa, la Turia, a punto de cumplir los cincuenta años de existencia, que, hoy por hoy, trata de evitar ser ahogada, como tantas otras publicaciones, por la falta de publicidad. Y es que una revista o un periódico no puede sostenerse sólo por la compra de ejemplares. Necesita ayudas, mecenas que tiren de cartera o… publicidad.

Ahí sigue, ya que en realidad toda ella es publicidad, Fotogramas. Y en otro lado la legendaria Dirigido, una de las más veteranas. Ha pasado por diferentes etapas, unas mejores que otras, sostenida por un plantel de críticos, salvo unos pocos, en constante cambio.

No quisiéramos hablar de ella, ni de Cahiers España reciclada desde comienzos de este año en Caimán (2), sino de Cine para leer, un clásico en la elaboración de libros —primero anuales, luego semestrales— en los que aparecen críticas (con su correspondiente ficha técnica) de todos los filmes que se estrenan en España.

cineparaleerUna de sus ramas es la desaparecida e interesante, Reseña, una ausencia que no ha impedido que Cine para leer siga adelante protegida por el paraguas de una editorial, Mensajero, que también publica libros de cine. Reseña ha cumplido hace muy poco cuarenta años de existencia, cuyas velas cumpleañeras, sopló en el pase de prensa madrileño de la notable Profesor Lazhar. Hoy día Cine para leer cuenta también con una web en la que los colaborados  y redactores (entre los que se encuentra nuestro compañero José Luis Martínez Montalbán) analizan, más extensamente que en la publicación semestral, los estrenos más sobresalientes.

Es más difícil mantener una publicación impresa que otra digital, de eso no hay duda. Existen, en los caminos dibujados por la informática, demasiadas publicaciones, unas personalizadas en forma de web, otras como blog.

Como todo en el mundo, de Internet requiere una selección y una atenta búsqueda para separar grano y paja. Podemos encontrar desde simples páginas de noticias, chascarrillos, chismorreos o publicidad encubierta, hasta revistas de cine heterogéneas que agrupan, por parte de sus escribientes, diferentes propuestas o enfoques a la hora de enjuiciar una película.

Nosotros pronto cumpliremos quince años, una larga edad para un sistema joven. Cuando iniciamos esta etapa digital en 1998, este mundo de Internet era un misterio. Nos adentramos en una aventura, cuya historia puede seguirse en nuestra sección Retorno al pasado al revisar el diseño de los primeros números. Larga vida, en estos tiempos de recortes y crisis, a todos los que, de una u otra forma, estamos poniendo nuestro granito de arena para dar a conocer lo que es el cine en general y el bueno en especial.

Quiero

Toro_salvajeQuiero ser como Beckham ha sido uno de los primeros artículos de nuestro nuevo Rashomon dedicado al deporte en el cine. Un número que puede dar, de acuerdo a la temática planteada, mucho juego aunque puede ocurrir también que se piten demasiados fuera de juego.

Y es que, por una parte, la temática es tan amplia que a veces no se sabe hasta dónde puede llegarse; tanto en lo que se refiere al propio concepto de deporte como a las películas que pueden entrar en esa categoría.

Está claro que Alí, Toro Salvajeext, Grand Prix, Evasión o victoria, Once pares de botas, Olimpiada o El ingenuo salvaje entran de forma directa en la categoría por si misma y por el deporte. Pero ¿qué decir de filmes del mundo antiguo o del medieval que incluyan deportes de aquella época? Incluso podemos ir más lejos al tratar de definir lo que es en realidad deporte y, por tanto, cuáles son las películas hablan de ello. ¿Es el billar un deporte? ¿Y el ajedrez? ¿Qué se puede decir de la caza y la pesca?

Si eso se refiere a los deportes en sí, ya me dirán hasta dónde se producirá el encuentro o desencuentro con un filme que se pueda considerar específicamente de deporte. Sostendremos que podrá entrar dentro de ese grupo cualquier título donde en la trama el deporte tenga un papel relevante en sí mismo o en su desarrollo. Entonces, podríamos preguntarnos, si títulos entre otros muchos, como Muerde la bala; Un instante, una vida; El hombre tranquilo; Extraños en un tren; El colegial; La soledad del corredor de fondo o El nadador podrían entrar en este apartado.

En uno u otro sentido el tema, heterogéneo en sí mismo, daría lugar a múltiples variaciones y a un conjunto muy difícil de abarcar.

Libre

patino-1Muchos lectores habrán leído en la prensa de estos días de finales de mayo del recortado año de 2012 la noticia, que creo apuntamos hace meses, de la nueva aventura fílmica de Basilio Martín Patino.

Retratista de nuestra historia reciente, del mundo que desde el ayer ha generado este hoy, en el que la tormenta (aquella que se acercaba imparable en Take Shelter) está explosionando sobre nuestras cabezas. Un hoy donde unos cuantos tratarán de salvarse pasando por encima de otros, negando las libertades como generadoras de los males padecidos o señalando el camino de mortificaciones y enmiendas inculcándonos falsas ideas sobre pecados de nuestras vidas (nada) orgiásticas.

Patino ha buscado a los jóvenes que buscan esperanzados nuevas salidas para un mundo que se ahoga en sus propias contradicciones. Su mirada se detiene en el movimiento que hace un año surgió en Madrid en la Puerta del Sol, el 15 M, para asombro y espejo de toda España y del resto del mundo.

Es lógico que este joven de 81 años se embeba y se regocije de esas ansias de cambio que unos jóvenes, nada contentos con el hoy, tratan de impulsar. Libertarios que dejan claro que la libertad vivida no es real. Tratan de encontrar un nuevo orden, una nueva forma de orquestar el mundo. Frente a la sin salida, un asomarse a la existencia, buscando el sentido del futuro, fuera de las caducas normas e ideas de este antiguo mundo coartado por múltiples coacciones.

Patino deja claro, como siempre, que lo importante es la libertad y que no hay que tenerle miedo. Su película, su nuevo documento, busca la razón de un pueblo que grita pidiendo ser escuchado y dejando claro que nunca renunciará a la libertad, esa que tanto nos costó rescatar en el pasado, y que ahora, por unos u otros vaivenes, parece vivir un retroceso.

Los jóvenes, que llenaron la Puerta del Sol de Madrid de manos de Patino, muestran que no son un grupo de alborotadores radicales sino una juventud preparada. Saben que el camino a seguir es muy distinto que aquel señalado por una sociedad avejentada y sin ideas.

El documental, siguiendo la letra de la canción de Amancio Prada que se escuchaba en aquel filme de Patino que era Los paraísos perdidos (3), se llama, Te quiero libre: Nosotros también lanzamos esa querencia en libertad por tantas cosas. Y también por la excelente obra de Patino, un realizador que supone un maravilloso soplo de libertad en la fenecida estructura tópica o lapidaría de una gran parte del cine que se realiza en España.

Larga vida, en libertad, Basilio.

Como Basilio, también nos aferramos a esa libertad en el pensar, actuar y hacer. Ese hacer que es y representa el cine grandioso de Basilio Martín Patino

Esperamos que su filme pueda, pronto, verse en los cines, en las plazas, en internet, donde sea, y disfrutar con su visión de una explosión libertaria.

Escribe Adolfo Bellido


Notas

 (1) Esta boba sociedad de la diversión, en palabras de Michael Haneke, un realizador que, como otros alejados de un cine al uso, trata de hacer reflexionar con sus películas a los espectadores, para enfado de aquellos vividores de festivales o eventos fílmicos que se bañan exclusivamente en el cine de evasión. Un cine, el de Haneke, que con su nueva película, Amor, ha sido encumbrado en Cannes, como ocurriera con la anterior, la excelente La cinta blanca. Gracias a directores como él, el cine sigue abriendo caminos y mostrando que es algo más que una simple diversión.

(2) Varios de los que han hecho posible Cahiers España-Caimán proceden de la mejor etapa de Dirigido.

(3) ¿Será acaso el momento de recuperar aquellos paraísos idos?

patino-2