Uno de nosotros (Let him go, 2020), de Thomas Bezucha

  12 Diciembre 2021

La elección de la corbata

uno-de-nosotros-0James, el hijo de George y Margaret, ha muerto tras sufrir un accidente mientras montaba a caballo. El animal vuelve sin su montura a casa, y es su padre quien corre a buscar al hijo temiendo lo peor, temores que se confirman.

Todo está dado con una extrema sobriedad, de la que está excluido cualquier amago de sentimientos descontrolados. El descubrimiento del cadáver da lugar al arranque de la película, en claro contraste con la alegría que irradia el hijo-nieto en las escenas anteriores.

Y entonces llega una de las escenas más hermosas del filme. George y Margaret están vistiéndose para algún tipo de celebración que aún desconocemos. La muerte del hijo que acaba de suceder en la pantalla nos lleva a pensar que se trata de su funeral, pero pronto sabremos que no es así. La confusión, sin embargo, forma parte de la narración con un alto valor significativo.

La habitación en la que el matrimonio se viste aparece en un primer momento vacía, evocando la ausencia del hijo. La penumbra que la envuelve y el tema musical que acompaña contribuyen a acentuar la sensación de tristeza del conjunto. Cuando los personajes aparecen en escena comprobamos sus vestimentas discretas, sin ningún rasgo que denote que se preparan para una celebración alegre, y lo primero que vemos de ellos es su reflejo en un espejo, el cual nos devuelve una imagen que no se corresponde con lo que son, con su ser, sino como una desvaída copia de lo que alguna vez fueron.

George ha de elegir la corbata que vestirá, y no sabe por cuál decidirse. Se acerca a Margaret y será esta quien tome la decisión; sin hablar, sin preguntas, ejerciendo una tarea que tiene perfectamente asumida a fuerza de repetirla ya muchas veces. Su carácter ya lo habíamos descubierto un instante antes en la escena del baño del niño, y aquí queda completamente confirmado. Es ella misma quien anuda la prenda alrededor del cuello de su marido, el cual asiste, pasivo, a la operación, la misma sumisión, preñada de cariño, que recorrerá toda la película. Con un breve gesto el director ha definido de forma magistral a ambos personajes.

Sin solución de continuidad asistimos a la ceremonia para la que se preparaban, que resulta no ser un funeral sino una boda, algunos años después, como atestigua la edad del niño, de la nuera viuda. Lo que debería ser una celebración alegre está impregnada de la tristeza de los funerales, no solo en recuerdo del hijo que va a ser sustituido, sino presagiando la muerte que de ella surgirá.

Un momento espléndido que dibuja la estructura de toda la obra.

Escribe Marcial Moreno

uno-de-nosotros-1

uno-de-nosotros-2

uno-de-nosotros-3

uno-de-nosotros-4

uno-de-nosotros-5

uno-de-nosotros-6

uno-de-nosotros-7

uno-de-nosotros-8

 

uno-de-nosotros-9