Thelma (2017), de Joachim Trier

  16 Abril 2018

Una plaza llena de gente

thelma-0La puesta en escena, el montaje, la planificación, el movimiento de la cámara… Son todos recursos que el cine utiliza para construir su lenguaje, los específicamente suyos, los que ofrecen sus inconfundibles señas de identidad.

En Thelma tenemos un ejemplo excelente de cómo un pequeño movimiento de cámara puede tener un alto valor expresivo. Surge de comparar la escena inicial (tras el prólogo) y la escena final. Hay algún otro aditamento que acentúa el significado, pero ese movimiento resulta decisivo.

En la escena del comienzo vemos una plaza por la que transita una importante cantidad de gente. Van y vienen sin que parezcan dudar de la dirección de sus pasos. La cámara va acercándose muy poco a poco, hasta que vemos que enfoca a una muchacha que proviene de la izquierda del encuadre. En un momento dado se detiene a consultar unas notas, y parece que duda sobre el camino correcto. La cámara se ha acercado tanto que la ha aislado del resto. Casi la vemos a ella sola. Sigue su camino y el plano enlaza con otro donde está en otro lugar de la ciudad.

Con ese pausado acercamiento la cámara ha descrito la manera en que la muchacha se siente. Ha mostrado la soledad en la que se encuentra, lo ajena que resulta respecto a quienes la rodean.

Al final la puesta en escena es muy similar, y la cámara actuará en sentido opuesto.

Estamos en la misma plaza, ahora tomada desde el ángulo contrario. Thelma vuelve a aparecer por la izquierda, aunque ahora acompañada por su amiga. El camino que va a realizar es, por lo tanto, contrario al inicial. Es una forma de decirnos que la situación ha cambiado por completo aunque parezca idéntica.

Aquí la cámara va a ser utilizada con el mismo criterio que al principio, aunque el mensaje sea distinto. Se comienza con un plano corto de las dos chicas para poco a poco ir alejándose hasta reconocer la misma plaza con la gente transitando por ella. Obvio es decir que Thelma ya no se va a detener porque esta vez sí que sabe a dónde se dirige. El alejamiento del plano lo que hace ahora es integrarla, a ella y a su amiga, en la multitud, situándola en el seno de una sociedad a la que ya pertenece. Antes era una persona peculiar, imposible de identificar con el resto. Ahora es una más.

Entre una y otra escena ha transcurrido toda la película. Lo que se nos ha narrado es el tránsito de la una a la otra, lo que hace posible ese tránsito, la explicación que permite entender, en definitiva, el cambio de dirección en el movimiento de la cámara. Y esta variación es la perfecta síntesis de lo que se nos ha contado.

Escribe Marcial Moreno

Thelma - 1 Thelma - 2
Thelma - 3 Thelma - 4
Thelma - 5 Thelma - 6