Psicosis (Psycho, 1960) de Alfred Hitchcock

  28 Marzo 2018

El pájaro caído

psicosis-0Marion (Janet Leigh) ha sido asesinada en la bañera. Norman Bates (Anthony Perkins) acude desde la casa (esa casa extraña, siniestra, inspirada en la pintura de Edward Hopper) al motel presintiendo la tragedia. Entra en la habitación de Marion, mira en el cuarto de baño y se encentra con la tragedia. Horrorizado se apoya en la pared, con lo que obliga a que un cuadro colocado en ella caiga al suelo.

No es casual, es algo pretendido por Hitchcock, como absolutamente todo lo que ocurre en sus películas, y cuya importancia se refuerza en el plano siguiente, en el que muestra, como sin darle importancia, lo que se representa en el cuadro: un pájaro.

¿Por qué Hitch quiere que fijemos la vista en el cuadro caído? Está claro que si se dedica un plano, aunque sea de corta duración, al cuadro y su contenido se debe a que el director nos induce a que nos fijemos en ello.

Pensemos: momentos antes ha tenido lugar una larga conversación en la oficina del motel entre Marion y Norman, mientras aquella toma un sándwich. Una secuencia desarrollada al igual que una sesión psicoanalítica, donde los personajes/pacientes expresan sus culpas con el fin de redimirse/salvarse.

Momento además cuando aparece uno de los temas esenciales del filme y de toda la obra del realizador: la culpabilidad, que pasa de un personaje (Marion) a otro (Norman). Uno, después de la sesión, quedará liberado y, después de una simbólica ducha (el agua purificadora al igual que un nuevo bautismo) volverá al mundo… si antes no recibe la condena por su culpa. Es el caso de Marion. El otro, o sea Norman, es incapaz de liberase de lo que le ata, de asumir su culpa y seguirá, por tanto, inmerso en la locura.

En esa maravillosa secuencia, centro y clave del filme, Hitch parece anunciar su próximo título, Los pájaros, ya que la habitación está repleta de pájaros… disecados. Norman dirá a Marion que su forma de comer se asemeja a la de un pájaro, para a continuación dejar claro que él se dedica a disecar pájaros.

El vínculo, pues, Marión-pájaro es patente, una secuencia que presagia su muerte (terminará igual que los animales que la rodean) y en las que se nos presenta al disecador/asesino.

Dicho esto, volviendo a la escena en que el cuadro cae al suelo, la relación entre ambos momentos es clara, como el hecho de quién ha tirado el cuadro. ¿Hay acaso una manera más elegante de decir al espectador que el asesino es el propio Norman? Está claro quién ha tirado el cuadro, entonces…

Y es que, aunque alguien dude, Hitchcock no es un director tramposo. Enseña las cartas de forma clara. Otra cosa es que el espectador esté dispuesto a recogerlas. Algo que no es problema del director y sí del espectador.

Escribe Adolfo Bellido López

Psicosis - 1 Psicosis - 2
Psicosis - 3 Psicosis - 4
Psicosis - 5 Psicosis - 6