Carol (Carol, 2015) de Todd Haynes

  24 Octubre 2016

“Nosotros no somos así”

carol3Carol es una mujer escindida. Su vida se mueve en la contradicción entre lo que ella es, y quiere ser, y aquello que la rodea. En su mundo privado, ése que se desarrolla en los espacios cerrados (el coche, la habitación del hotel), es feliz, pero el exterior le resulta agresivo, hostil. Porque Carol, además, no asume esa escisión. Le gustaría reconducirla, encontrar la coherencia que no tiene. Pero le resulta imposible.

Uno de los lugares donde se observa la disonancia en la que vive se sitúa en su ámbito familiar: La relación con su marido y el proceso de divorcio en el que está embarcada. Y es en la escena en la que se va a resolver la separación donde queda perfectamente recogida la situación en la que se encuentra esta mujer.

Entra al lugar en el que se va a negociar el acuerdo. La cámara la acompaña. Un breve suspiro, una mirada cansada, anticipan lo que allí va a encontrar. Vemos su espalda mientras contempla a aquellos que van a decidir su futuro. Los litigantes (abogados, peritos…) hablan y hablan, discuten, gritan, mientras ella parece ausente, ajena a lo que está  ocurriendo. Carol es de otro mundo. Aunque sea tan importante lo que se va a decidir no puede entrar en la lógica en la que la escena se desarrolla. La cámara es ella misma. La suavidad de sus movimientos, la elegancia con la que recorre la habitación, contrasta con la brusquedad de quienes discuten, al tiempo que rima con su delicadeza y acompaña su ternura.

Y entonces Carol toma la palabra. El contraste es absoluto. El silencio sustituye a la algarabía. La cámara se detiene. Se dirige a su marido (Harge, el atormentado marido, enamorado de Carol, viendo que se le escapa sin remedio, con la mirada baja, a la vez avergonzado, incrédulo y esperanzado) y le hace su propuesta. No espera respuesta, porque ella ya no discute, no subasta sentimientos o actitudes. Su manera de estar arraiga en lo más profundo de su naturaleza, justo en el mismo lugar en el que anida su sentimiento por Therese, el que le ha llevado a esa situación. Y cuando al acabar su discurso se levanta y se va, añade: “Nosotros no somos así”.

En esa frase está contenida una vida. Marca distancias, se remite a un mundo que no es el que está viviendo, que quizá ni siquiera existe ya, pero que ella se empeña, al menos en el ámbito privado, en defender. Pero al mismo tiempo tiende puentes, crea una conexión. El “nosotros” que contiene reivindica una comunidad que, aunque se esté rompiendo, ha existido y tiene que perdurar. El “nosotros” desactiva la violencia que allí se concentra, nos traslada a otro mundo, a un momento en el que el entendimiento fue posible. Es un estilo, el que Carol observa con amargura que se está perdiendo.

Harge hace un amago de levantarse y le suplica: “Carol”. Pero Carol ya ha salido. Sin remedio.

Escribe Marcial Moreno

Carol 1 Carol 2
Carol 3 Carol 4
Carol 5 Carol 6