Hasta que llegó su hora (Once upon a time in the West, 1968), de Sergio Leone

  12 Agosto 2018

La escena inicial

Cera-una-volta-il-West-1Gracias al extraordinario éxito de las tres películas que Sergio Leone realiza, agrupadas bajo la denominación «la trilogía del dólar» —Por un puñado de dólares (1964), La muerte tenía un precio (1965) y El bueno, el feo y el malo (1966)—, protagonizadas por Clint Eastwood,  el director italiano rueda en 1968 un nuevo western titulado Hasta que llegó su hora (C’era una volta il West).

Con estos cuatro filmes Leone fija el canon del llamado spaghetti western, género que durante más de veinte años tuvo un gran éxito comercial. En este nuevo western, con producción norteamericana, Leone consigue contar con Henry Fonda y Charles Bronson, lo que había intentado antes sin éxito. También incorpora a Jason Robards y Claudia Cardinale, entonces una joven promesa del cine italiano.

Hasta que llegó su hora (1968) presenta de una manera ya muy depurada los principales componentes expresivos que Leone incorpora a su western: personajes perfilados mediante una planificación enfática que alarga artificialmente el tiempo narrativo, una acción directa con diálogos cortantes, música estridente y una violencia explícita coreografiada de manera casi operística, acompañada de una ambientación realista, sucia y polvorienta.

La secuencia inicial de Hasta que llegó su hora, que apoya los títulos de crédito, nos presenta a tres pistoleros que aguardan en una destartalada estación la llegada de un tren en el que viaja un personaje llamado Harmónica, al que al parecer esperan. La idea inicial de Sergio Leone era que estos tres personajes fueran encarnados por Clint Eastwood, Lee Van Cleef y Eli Wallach (los protagonistas de El bueno, el feo y el malo); al negarse Clint Eastwood, esta idea se descarta y son asumidos por Jack Elam, Woody Stroode y Al Mulock, tres actores muy característicos del western norteamericano clásico. Se dio la circunstancia de que este último se suicidó durante el rodaje de esta secuencia, lo que se resolvió mediante la utilización de un doble filmado de espaldas o alejado de la cámara.

Con una duración de casi diez minutos la secuencia está rodada como un ejercicio de estilo, llevando hasta el extremo la espera de los tres pistoleros y la manera en que cada uno aguarda la llegada del tren. En ese espacio de tiempo solamente se escuchan sonidos naturales y el chirriar de un molino cercano. Una espera que Leone convierte en una coreografía visualmente impactante que, con el apoyo del trabajo actoral, remite a referentes clásicos del género, como Solo ante el peligro (1952) donde el tiempo real se confunde con el cinematográfico.

La secuencia se cierra con la llegada del tren y el enfrentamiento con Harmónica, interpretado por Charles Bronson.

Escribe Juan de Pablos Pons

Cera-una-volta-il-West-11 Cera-una-volta-il-West-13
Cera-una-volta-il-West-14 Cera-una-volta-il-West-12

   


Más artículos...