Berlinale, 72 Festival Internacional de Berlín (7): The Novelist’s Film

  28 Febrero 2022

Lo último de Hong Sangsoo

berlin-novelist-film-0The Novelist’s Film es la última película del realizador de Corea del Sur Hong Sangsoo. Un director muy prolífico y desde el 2008 muy presente en las diferentes secciones de la Berlinale. The Novelist’s Film se llevó el Gran Premio del Jurado de esta edición.

Se trata de una película muy íntima con estética en blanco y negro, realizada de manera muy sencilla y que para los que no conocíamos todavía la obra de este realizador significó un pequeño y delicado descubrimiento.

Una de las cosas que me llamó la atención es que el director no es solo director, sino también cámara, editor, guionista y productor. Su actriz Kim Minhee no es solo actriz, sino también productora ejecutiva. Una pequeña familia que va desarrollando sus historias según las respuestas e interacciones de los propios componentes del equipo. Hong Sangsoo suele, por ello, comenzar sus películas con pocas páginas del guion escritas, dejando que la historia surja y se desarrolle durante el proceso de trabajo con su equipo.

The Novelist’s Film narra una serie de encuentros, en su mayoría accidentales, que llevan a Junhee, una famosa novelista en proceso de crisis de escritura, a conseguir realizar un sueño, el hacer una película: «En estos días no puedo escribir. Supongo que he perdido la fuerza para ello», dice Junhee en un momento de la película.

El punto de partida del filme es un día atípicamente primaveral. Esto que parece poco importante, en realidad, sirve de motor para que los personajes se muevan en los exteriores, en los paseos o en los parques, haciendo que se presten más los encuentros casuales y a las coincidencias. Junhee visita a una antigua conocida suya dueña de una pequeña librería a las afueras de Seúl. Junhee parece algo triste o desilusionada al ver que su conocida ha abandonado la escritura.

Después coincidirá también con un realizador de cine y su mujer. Este decidió no llevar su novela al cine. Es curioso cómo se van desarrollando los diálogos y las escenas. Junhee es una persona sensible, con carisma, pero debido a sus experiencias, también es muy directa, esto incomoda al realizador que decidió dejar de lado la adaptación de la novela de Junhee por no ver en ello una ganancia económica suficiente.

Estos encuentros llevarán a otros de tipo más accidental, todo muy natural y espontáneo. Junhee se deja llevar por las casualidades, pero interviene de manera activa en ellas, su postura es amable, pero también decidida. Ella también coincidirá con Kilsoo, una actriz que ya dejó de actuar para grandes producciones, al no sentirse atraída por ello, prácticamente una postura opuesta a la del realizador. Entre ellas se forma la chispa del entusiasmo, una mutua admiración y un entendimiento inusual debido a su amor a la creatividad y al arte.

Estos encuentros, diálogos, paseos, comidas y bebidas hacen que ese día atípicamente primaveral sirva como escenario vital de estas dos mujeres. El accidente, la casualidad se nos muestra como parte integrante del proceso creativo. Lo importante es la disposición y las ganas de llevarlo a término, y no tanto la capacidad económica o las posibilidades técnicas.

berlin-novelist-film-2

Hong Sangsoo explicaba durante la rueda de prensa de presentación de su película la relación que se establece entre control y casualidad en su obra: «uso el control, pero dejo también que surja el elemento de la casualidad, de lo accidental. Control y casualidad son los dos aspectos que yo siempre relaciono en una película, también en el reparto de los papeles, quizás sea esto lo más importante para mí en las películas, y aunque el actor o actriz ya haya trabajado a menudo conmigo, ocurre que al principio en cada nuevo proyecto el primer encuentro me deja una impresión de la persona, y esta impresión produce algo en mí. Por eso, es que normalmente el primer día de mi encuentro con los actores sea exactamente el día en el que la idea principal se desarrolla, en esta película fue la idea principal de una novelista haciendo su propia película».

Una de mis escenas favoritas es cuando la conversación tan amable, casi superficial, entre Junhee, el director de cine, su mujer y Kilsoo deviene en una conversación más concreta y directa. Junhee quiere salir exactamente de lo que se suele decir por convención o por amabilidad, y en ese momento se vuelve inquisitoria, reflexiva y, por tanto, incómoda para sus acompañantes, excepto para Kilsoo. «¿Un desperdicio? ¿Sabes lo que esa palabra implica realmente?,» pregunta Junhee al director de cine, cuando este no entiende por qué Kilsoo decide dejar de actuar en películas comerciales, eso sería un «desperdicio» o una pérdida de su talento, según su punto de vista más o menos convencional.

Sobre el proceso creativo y «accidental» de The Novelist’s Film detallaba Hong Sangsoo durante la rueda de prensa en Berlín: «Primero decidí que trabajaría con Kim Minhee en el papel principal y después decidí hacerlo con Lee Hye Young, que ya había trabajado conmigo en la película anterior. Ellas fueron el punto de partida. En los días de preparación tuve esa idea de la escritora que decide hacer su propia película. Después, pensé sobre qué tipo de película podía tomar allí. La escritora quería hacer un cortometraje y, entonces, me vino el recuerdo de un corto que yo mismo hice hace uno o dos años. A veces, tomo mi cámara pequeña cuando voy a algún sitio, grabo y por la noche edito con clips de música por encima. Yo ya tenía en mi archivo ese tipo de fragmentos. (…)  No había guion, ningún pensamiento que desde el principio se hubiera desarrollado o que yo quisiera expresar y pensé que debería establecer una comparación entre este tipo de material y el trabajo que los tres actores hacen basándose en un guion. Eso es lo que he intentado. He intentado hacer que los actores actuaran lo más naturalmente posible y tuve la curiosidad o el pensamiento de que quizás hubiera diferencias entre el material fílmico, los fragmentos que yo antes había hecho y el material que surgió en este proyecto, teniendo como base el guion. No sé si ustedes pueden ver esa diferencia, pero para mí fue un pensamiento importante, un punto de partida también, para el proyecto durante la preparación».

No sé si el espectador puede notar esa diferencia, aunque Hong Sangsoo nos da pistas de ello, por ejemplo, cambios en la iluminación, en la actitud vacilante y tímida de los personajes o en la aparición sorpresiva del color. En cualquier caso, Hong Sangsoo lanza una reflexión sobre el cine y el proceso creativo que este a su vez envuelve.

Escribe Laura Bondía | Fotos Jeonwansa Film Co. Production 

berlin-novelist-film-4