Sevilla, 18º Festival de Cine Europeo (2): inauguración

  08 Noviembre 2021

Tres títulos de la Sección Oficial

sevilla-2-0La gala inaugural de la decimoctava edición del Festival de Sevilla ha sido el marco para la presentación de la última película del director francés Jacques Audiard, titulada París, Distrito 13 (Les Olympiades).

Conocido por películas como Un profeta (2009), galardonada con el Gran Premio del Jurado en Cannes, y Deephan (2015) con la que obtuvo la Palma de oro. Se trata de un creador de amplio recorrido que ha trabajado en Hollywood (Los hermanos Sisters, 2018) pero también interesado por temas sociales.

Ahora nos propone una historia situada en el barrio de París que da título al film: construido a inicios de los años setenta, alrededor de ocho rascacielos que homenajean a los juegos olímpicos. Sus habitantes, según el director, conforman «una clase social media, joven y cultivada, pero a la que le cuesta salir adelante».

Filmada en un excelente blanco y negro, la película se basa en un guion escrito por las jóvenes cineastas Céline Sciamma y Léa Mysius, junto con el propio Jacques Audiard. El punto de partida son tres relatos publicados por el autor de comics Adrian Tomine.

Los protagonistas de las tres historias resultantes son cuatro jóvenes representativos de una generación multicultural, proveniente de una clase media que se ha empobrecido y desilusionado; y a la que le cuesta encontrar una estabilidad emocional y económica; trabajando en ocupaciones que están por debajo de su preparación y expectativas. También es relevante la visión que se plantea en la película sobre las redes sociales y su facilidad para hacer daño.

El relato nos va presentando a unos jóvenes ya con experiencia, que se conocerán y terminarán estableciendo entre ellos unos vínculos afectivos. Tres están en la treintena y han tenido dificultades (encontrar alojamiento o trabajo). Todos atraviesan una crisis vocacional, no se comprometen afectivamente y su vida sexual no busca estabilidad, sino desahogo.

Camille (Makita Samba) es un joven profesor de origen africano, desilusionado por el sistema escolar. Nora (Noémie Merlant) una treintañera que llega de Burdeos para reanudar sus estudios universitarios en París. Émilie (Lucie Zhang) es una joven de origen chino, que después de una amplia formación eligió vivir el día a día, saltando de un trabajo a otro (teleoperadora, camarera) sin un rumbo claro. Y Amber Sweet (Jehnny Beth) trabaja en una web porno.

Las relaciones entre estos cuatro personajes le permiten al director proyectar una visión crítica sobre la respuesta que da la sociedad a estos jóvenes preparados, que no terminan de encontrar su rumbo en la vida. A pesar de ello, la película no transmite un mensaje pesimista, ya que da un voto de confianza a esta generación de jóvenes deseosos de no malgastar su vida y sus ilusiones.

Otra de las intenciones del cineasta francés ha sido mostrar una imagen de París alejada del tópico, ya que se muestra una imagen no convencional o turística de la capital francesa.

En definitiva, una película con un interés evidente, bien filmada, que contiene un mensaje interesante sobre la situación de los jóvenes urbanitas y sus dificultades para salir adelante, frente a una sociedad capitalista que no les ha dado lo que prometió.

sevilla-2-olympiades-3

En las primeras sesiones del festival, también hemos tenido ocasión de ver las dos películas premiadas (ex aequo) con el Premio del Jurado en la última edición del Festival de Cannes. Se trata de Ahed Knee (La rodilla de Ahed), del israelí Nadav Lapid, y Memoria, del director tailandés Apichatpong Weerasethakul.

Ahed Knee es una película valiente en la que su director hace una denuncia explícita contra el gobierno de Israel, por su política de represión de las libertades. Más específicamente señala la censura que se realiza sobre la creación artística.

La narración gira en torno a la experiencia de un director de cine (Avshalom Pollak) que viaja a una pequeña aldea en el desierto de Aravá para presentar su última película. Los diálogos con una funcionaria del gobierno (Nur Fibak) que acude a supervisar esta actividad cultural, en un lugar donde apenas hay habitantes, generan situaciones de una gran tensión, con un desenlace sorprendente.

La película de Nadav Lapid recurre desde un punto de vista narrativo a una serie de recursos no habituales para reflejar los estados de ánimos del protagonista de su película (¿él mismo?), como arriesgados movimientos de cámara, combinación de sonidos naturales y grabaciones musicales.

La película contiene un sentido homenaje a su madre, recientemente fallecida, que era la habitual montadora de sus películas.

En síntesis, película de denuncia, en la línea de sus últimas producciones, que lanza un claro mensaje sobre el empobrecimiento moral de Israel, motivado por las políticas aplicadas por sus gobernantes.

sevilla-2-rodilla-ahed-2

Memoria, cuyo director ya fue premiado en Cannes hace algunos años, es un poema cinematográfico para paladares exquisitos.

La trama nos presenta a una botánica británica establecida en Colombia (Tilda Swinton) atormentada por un sonido que parece no abandonarla. Después de diferentes experiencias, emprende un viaje que la llevará hasta la selva amazónica en busca del origen de ese ruido, que solo ella parece oír.

Se trata de un film en el que los sonidos juegan un papel principal en el relato, y con un tratamiento del tiempo, alejado de lo que consideramos habitual en la cultura occidental.

A destacar, la interpretación de Tilda Swinton, con una presencia permanente en pantalla (con gran parte de sus diálogos en español) que resuelve con gran eficacia los estados de ánimo del personaje que sostiene una narración, que parece fluctuar constantemente entre la realidad y las experiencias oníricas.

Película sensorial que exige la plena implicación del espectador para poder disfrutarla.

Escribe Juan de Pablos Pons

sevilla-2-memoria-2